Golpe al cártel de Sinaloa en Los Ángeles; detienen a 15 personas

Redacción

Un pequeño decomiso de fentanilo "a nivel de calle" que se realizó hace un año en el condado de Ventura, al norte de Los Ángeles, condujo a las autoridades al golpe más grande que le han dado en esa zona al cártel de Sinaloa: desmantelaron una célula de esa organización tras el arresto de 15 personas -incluidas 5 mujeres- y el decomiso de narcóticos valorados en más de 10 millones de dólares.

La Oficina del Alguacil del Condado de Ventura -al noroeste de Los Ángeles- informó sobre el decomiso de drogas ilícitas evaluadas en más de 10 millones de dólares de un cártel que operaba en los condados de Los Ángeles y Ventura.

La investigación inició en septiembre del año pasado y condujo a la captura de "importantes miembros del cártel de drogas de Sinaloa", dijo en rueda de prensa el vicealguacil de Ventura, Gary Pentis.

"Esta droga vino desde Sinaloa (...) La mayoría se ordenaba directamente en México", dijo Pentis.

En la indagatoria se incautaron 285 libras de metanfetamina, 121 libras de cocaína, 13 libras de heroína proveniente de México y más de 600 píldoras de fentanilo, presentadas como si fueran de oxicodona.

Según dijo Pentis, la droga incautada estaba siendo ofrecida "a los ladrones y adolescentes que están robando paquetes de su porche, hurtando su correo, robando artículos de su automóvil y saqueando sus hogares".

El grupo estaba liderado por Omar Ángel, de 29 años, residente del Valle San Fernando y su principal función era traer drogas desde Sinaloa y distribuirla en los dos condados californianos, según la acusación.

Este grupo criminal hacía pedidos directos a narcotraficantes en Sinaloa. Esos cargamentos eran cruzados a través de la frontera y después llegaban a varias casas clandestinas operadas por Rangel en los condados de Los Ángeles y Ventura, detallaron las autoridades en una conferencia este martes.

"Estos idiotas mezclaban fentanilo y heroína"

A principios de este año, 22 de los 32 fallecimientos por sobredosis en Ventura involucraban fentanilo, dijo Pentis. En 2016, en esa región se registraron 116 muertes por ese motivo. Una simple pizca de esa sustancia, que se vende más barata que otras drogas, significaba una dosis letal.

"Estos idiotas mezclaban fentanilo y heroína para agregarle pureza", expresó enfadado el subjefe del Sheriff de Ventura. "Imaginen lo que esta droga significa estando en las calles".

Las autoridades creen que la organización de Rangel es responsable de la proliferación de fentanilo en Ventura. Hasta el 2016, los alguaciles de esa zona realizaron pocos decomisos de la sustancia, la cual provenía de farmacias y veterinarias que habían sido robadas. Pero un año después vieron un salto, el cual atribuyen a cargamentos que provenían de laboratorios clandestinos en Sinaloa.

Con información de La Silla Rota