"En materia de seguridad México no es Suiza: la estrategia se mantiene"

Redacción

En el país hay una desaceleración en los índices delictivos, "esto no es Suiza, no estamos bien, no es un reconocimiento, ni es para echar las campanas al vuelo, hacerlo sería muy irresponsable", dijo David Pérez Esparza, titular del Centro Nacional de Información del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Durante la mesa de debate de El Heraldo de México y La Silla Rota, bajo la conducción de Isaías Robles y Jorge Ramos, el funcionario afirmó que sí que hay un proceso que es de esperarse se confirme la próximas semanas, en el que el crecimiento elevadísimo que se tenía se desaceleró en al menos 5%

Consideró que es falsa la percepción de que el gobierno está cruzado de brazos frente a la inseguridad, pues las encuestas del INEGI como la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción (ENVIPE) como la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) muestran que la percepción de inseguridad está cayendo de manera sustancial desde diciembre.

"La gente se siente marginalmente más segura ahora de lo que se sentía hace un año. Pero también sería irresponsable limitarnos, porque hay problemas muy evidentes, lo que pasó en Aguililla, lo que pasó en Culiacán, en Minatitlán, son casos gravísimos que hay que atender", agregó.

David Ramírez Garay, coordinador del Programa de Seguridad de México Evalúa, dijo no creer que el gobierno se haya cruzado de brazos, porque desde su perspectiva al gobierno sí le importa el problema. Sin embargo, de qué forma lo hayan hecho es otra cosa.

"La crítica más fuerte a la actual estrategia, es que no tiene contemplado un plan, un mecanismo de acciones específicas para atender las dinámicas locales que alimentan la inseguridad y la criminalidad. Por supuesto tenemos en el país un problema muy grave con el crimen organizado y hay lugares donde la realidad nos lo ha mostrado en las últimas semanas. Pero esto no se puede atender bajo una perspectiva que vea la problemática de una manera homogénea, se tienen que dar soluciones basadas en las características de los lugares donde están pasando esas cosas, y ahí no vemos que ni lo que se presenta públicamente, ni en las acciones que vaya aparejado en una estrategia para atender este tipo de problemas", explicó.

Dijo que parte fundamental para trabajar sobre la dimensión local que hacen posible la criminalidad pasa por la variable de las policías locales, a las cuales el gobierno de inicio les dio un mensaje muy claro, que no sirven, para apoyar la Guardia Nacional, pero se necesitan.

Desde el punto de vista de Pérez Esparza, el tema de Culiacán revela en gran medida una transformación que tiene su aspecto positivo y su aspecto negativo.

"Muchos critican al presidente Andrés Manuel López Obrador por su estrategia para pacificar el país, pero al mismo tiempo muchos otros lo critican porque dicen que es la misma estrategia de las administraciones previas. Me parece que ambas críticas no caben en el mismo cajón, desde mi perspectiva si existe un interés de reducir la delincuencia de una manera drástica", agregó.

Y en un ejercicio de autocrítica, dijo que la dinámica es tan intensa en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, por parte de Alfonso Durazo y el mismo presidente, que los ha imposibilitado –y es algo que se tiene que corregir- la manera en que comunican, la rapidez o la eficiencia con la que se comunican los problemas y las soluciones.

Con información de La Silla Rota