• Sociedad

Anuncián ausencia de obispo en Diócesis de Orizaba

Debido a la elección del nuevo prelado.

Orizaba, Ver.- Monseñor Marcelino Hernández Rodríguez, dio a conocer que al menos entre 6 y 8 meses la diócesis de Orizaba podría estar sin obispo, esto debido a que debe de designarse a un nuevo prelado, por lo que algunas acciones dentro de la iglesia como nombramientos e incluso trámites pueden quedar detenidos. 

De acuerdo a información de El Mundo de Orizaba, el nombre del nuevo obispo se desconoce totalmente ya que el nombramiento se hace en secreto desde Roma. Lo único que se conoce es el día en el que deja la Diócesis, que será el 6 de enero debido a que se debe presentar en Colima el 10 de enero.

“Todo lo que hubiera de candidatos y propuestas es bajo secreto hasta que el Papa dice quién va a ser, lo guardan confidencial pero aún no hay, la verdad es que van a pasar unos meses pues todavía no se empieza el trámite”, señaló.

Dijo que toma esta acción como parte del peregrinar que asume al ser parte de la iglesia, “somos peregrinos y estamos así, de aquí para allá, es el último estirón del ministerio episcopal pues a los 75 años debo renunciar y tengo 67, ya me quedan escasos ocho años”, comentó.

Por lo anterior, explicó que aún puede dar sacramentos, pero los organismos estructurales de la diócesis deben detenerse al menos que sea algo muy urgente o grave, “se te retira la autoridad en el momento en que te dicen vas acá y no puedes estar en dos lados”.  

Refirió que el día 10 toma posesión de la Diócesis de Colima y ese día al finalizar misa activa todas las licencias y nombramientos que se suspendieron mientras se hacia el cambio.

En el caso de la Diócesis orizabeña, dijo que el Colegio de Consultores elige al administrador diocesano, quien estará a cargo, mientras no hay un obispo. 

Dejó ver que lo que se detiene es lo jurídico y administrativo pero no la economía pues se deben de cubrir ciertos aspectos “la iglesia no puede parar las cosas que son básicas, hay casos como los nombramientos de decanos o del consejo prebisterial o hacer transacciones, eso no se puede pues es el obispo quien autoriza”, dijo.

En cuanto a la reunión de la Conferencia del Episcopado Mexicano que se llevó a cabo la semana pasada, dijo que la nueva evangelización se analizó y reflexionó a partir del contexto violento que se vive.

Finalmente dijo que la evaluación a los sacerdotes será en el mes de mayo en Roma, donde se darán a conocer las acciones de evangelización a la cual él asistirá a pesar de ya no pertenecer a la Diócesis de Orizaba, sin embargo  presentará a detalle las acciones que se realizaron en las parroquias.

Versión para impresión