• Sociedad

"Hipocresía" de Peña Nieto, premio a Las Patronas: Solalinde

El defensor calificó un acto de "incongruencia" el reconocimiento mientras existan vejaciones a migrantes

El sacerdote Alejandro Solalide Guerra, fundador del albergue pro migrante "Hermanos en el camino", de Ciudad Ixtepec, Oaxaca, fue el gran ausente en la ceremonia oficial en donde el presidente Enrique Peña Nieto otorgó el Premio Nacional de Derechos Humanos a'Las Patronas', mujeres defensoras de los migrantes en Amatlán de los Reyes, Veracruz.

Solalinde dijo que su ausencia en la ceremonia será "una medida de protesta" en contra de abusos de los migrantes, que continúan de forma indiscriminada en todo el sureste del país, sin que las autoridades hagan algo al respecto.

“No asistí por varias razones: porque no se vale la total incongruencia, la hipocresía de dar un premio a una persona defensora de los derechos humanos, como me lo dio a mi el presidente (en 2012), y tratar mal a los migrantes todo el año mediante el Instituto Nacional de Migración (INM) con las políticas restrictivas y persecutorias que tiene”.

Agregó, “yo no puedo asistir a un acto en donde me van a poner en primera fila, tenga que saludar al presidente y tenga que tomarme la foto con él, yo no me quiero tomar la foto con el presidente, me niego, y no puedo hacerlo porque estoy en protesta contra esa política inhumana y cruel que atropella todos los derechos humanos de los migrantes”.

El sacerdote defensor de derechos humanos de los migrantes, dijo que tal decisión la tomó después de investigar el amotinamiento de migrantes registrado el viernes 22 de noviembre, en la garita del Instituto Nacional de Migración (INM) en Acayucan, Veracruz.

Dijo que en las averiguaciones realizadas tras el amotinamiento de migrantes, él, un representante del Senado y un representante de la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos del gobierno federal, Mercedes del Carmen Guillén Vicente, atestiguaron una reconstrucción de hechos en la garita de Acayucan, Veracruz, donde los testimonios de los migrantes indican que las oficinas de Instituto de Migración se han convertido en puntos para la extorsión de migrantes.

En la reconstrucción de hechos, el sacerdote y las autoridades escucharon el testimonio de dos migrantes de origen ecuatoriano en donde quedó evidenciado que personal del Instituto Nacional de Migración utiliza la información que proporcionan los migrantes para extorsionarlos.

“Los dos muchachos, menores de edad, relataron que estaban en su celda en la garita, y un día los llamaron de la oficina, bajo el pretexto de que les hablaba por teléfono un familiar suyo. Cuando llegaron a la oficina no estaba ningún familiar sino un abogado que decía que podía sacarlos de ahí en dos días si su familia pagaba los abogados. Se comunicaban con el papá, con los datos que migración había obtenido de ellos, les decían que su hijo estaba detenido. Nunca le dicen que ya lo van a repatriar sino que está detenido, y que lo puede sacar si enviaban 10 mil dólares en un caso, y 12 mil en otro, los padres pagan, pero los guardias no los dejan irse”.

Además, testimonios de los migrantes narraron agresiones físicas, golpes, toque eléctricos por parte de Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (CUSAEM), “está lleno de CUSAEM las estaciones migratorias, tenemos fotos, lo tenemos documentado, y esto es cortesía de la política implementada por el gobierno federal en turno”.

“Esto es el colmo de las vejaciones y abusos que viven los migrantes, y por eso no voy (al homenaje a Las Patronas)”, dijo Solalide quien también denunció que la política migratoria de Peña Nieto es errónea, que en lugar de mejorarla la empeoró al "policializarla": “al menos Calderón no hacía eso, sí los detenía y había una corrupción tremenda, pero que yo sepa, entrar a una agencia migratoria, administrativa, y tener a la gente ahí detenida, llena de niños y mujeres, eso no lo hacía”.

Solalide Guerra ofreció una disculpa a 'Las Patronas' por no acudir a la ceremonia, y les pidió que “este premio no las maree, que no las compre, no las calle, no las domestique, que no las alinee, que sigan siendo luchadoras, valientes, que sigan siendo luchadoras valientes”.

Versión para impresión