• Sociedad

Claman madres de desaparecidos anular trámite de visa a centroamericanos

  • E-consulta
"Queremos una migración libre de violencia para nuestras hijas e hijos": Caravana de Madres 'Emeteria Martínez'

Antes de dejar el país, la Caravana de Madres que buscan a migrantes desaparecidos “Emeteria Martínez” hizo un enérgico llamado a las autoridades mexicanas, para que cesen los agravios a los derechos humanos de los migrantes, y eliminar el requisito de visa para los centroamericanos.

Este viernes 13 de diciembre, la caravana de madres migrantes salió del comedor de migrantes Las Patronas, ubicado en Amatlán de los Reyes, en el centro de Veracruz, con dirección a Centroamérica, después de recorrer toda la ruta migratoria del país, por estados como Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Hidalgo, Estados de México.

En el comedor de migrantes, Ana Celaya, de El Salvador, Lucia Macario Pérez, y Carmen Lucia Cuarezma, de Nicaragua, narraron las historias de sus hijos perdidos en algún punto del territorio, donde la constante son las desapariciones sin nadie que dé detalles de su paradero.

En este contexto, Rosa Reyes Santos, de Honduras, una integrante de la Caravana dijo durante un encuentro con periodistas: “antes nuestros migrantes podían haber muerto del sol, del hambre, del frío, de picada de vívoras, en terrenos pantanosos, pero eso dejó de ser y ahora si no es La Bestia es el crimen autorizado, ya no es un crimen organizado, sino un crimen autorizado, donde elementos del Instituto Nacional de Migración son cómplices de los delitos, porque las cárceles del INM ya no son para tener a los migrantes mientras se espera que se llene un autobús, para deportarlos, ahora es ahí donde se les recluta para el crimen”.

Rosa Neli Santos, dijo que seis años después de haber fundado la caravana, y realizar viajes a México, cada año, en busca de sus familiares por toda la ruta migratoria, ahora “ es el momento de pedir a las autoridades mexicanas que detengan los abusos contra nuestros hijos, y nos permitan viajar sin visa.

“Nosotros, como madres, pedimos que se respeten los derechos humanos de nuestros migrantes, sino entienden que es realmente el amor de una madre, sino lo perciben, si no tienen hijo, no tienen madre, les digo que estamos aquí las madres para visibilizar esa situación, pedimos que ya no nos pidan las visas”.

“Estamos aquí para pedir un alto, un alto a todas esas violaciones que se le hacen a nuestros hijos. Un alto para que ya no sean enterrados en esas fosas clandestinas. En agosto firmamos un convenio para que equipo Forense de Argentina entrara a fosas de Tamaulipas y Cadereyta, pero nosotros pedimos que nos den permiso para buscar en todas las fosas de la ruta migratoria, donde está enterrada nuestra gente, esa que avientan desde el tren, que matan, que entierran clandestinamente”.

Rosa Neli expuso: “nosotros no queremos más huesitos, no queremos cenizas, queremos encontrarlos vivos, porque como decimos en nuestras consignas 'vivos se los llevaron, vivos los queremos', nosotros sabemos que andan por ahí, viviendo en las sombras porque tienen miedo, y nosotros las madres no tenemos miedo, vamos a luchar hasta que los encontremos, no queremos más detención de nuestros jóvenes, queremos una migración libre de violencia para nuestros hijas e hijos”.

Anita Celeya de El Salvador, dijo que “México dejó de ser un México lindo para ser un México hediondo, una podredumbre. El país está dinamitado con fosas clandestinas con cuerpos de nuestros familiares.

Celeya pidió a las autoridades y a los ciudadanos de México, que se den cuenta que “los migrantes no son criminales son trabajadores internacionales, que trabajan aquí y allá de lo que les toque”, y que “detrás de cada migrante que toma la decisión de irse a Estados Unidos, hay una historia dolorosa, hay una madre esperando, hay una familia esperando, hay esposas, hay hermanos, que si ustedes les preguntan que sienten, se le hace un nudo en la garganta”.

“Es el amor el que nos hace meternos en donde sea y decirles un basta ya, que nuestros hijos son torturados, decimos basta ya: que nuestros hijos son torturados, basta ya; que nuestros hijos han caído del tren y están mutilados, basta ya. Ya no queremos eso, estamos denunciando, lo sabemos, nos damos cuentas, estamos unidas a nivel centroamericanos, y venimos cuatro países de Centroamérica a pedir a las autoridades que respeten los derechos de los migrantes.

Versión para impresión