• Nación

Control de Michoacán es por el Estado: Murillo

  • E-consulta
Alfredo Castillo dijo que desconocía los antecedentes criminales de Juan José Farías.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, rechazó que los grupos de autodefensa que entraron a Apatzingán -centro de operación de Los Caballeros Templarios- el pasado sábado tengan el control de ese municipio o de Michoacán.

Es el Estado, agregó, el que se ha hecho cargo de la situación. “En Michoacán el que está actuando es el gobierno”, sostuvo el funcionario federal según una nota del periódico Milenio.

En tanto, el comisionado nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, afirmó que la presencia de las fuerzas federales en 27 municipios de la Tierra Caliente de esa entidad ha dado paz y aseguró que el gobierno federal “va por buen camino”.

Los funcionarios fueron entrevistados en el Castillo de Chapultepec, adonde acudieron para la ceremonia del 101 aniversario de la Marcha de la Lealtad.

Murillo se refirió ahí al encuentro del comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo, con los grupos de autodefensa, en el que estuvo presente uno de los cabecillas del cártel de los Valencia (Juan José Farías).

“Creo que tendrían que preguntárselo más bien a quienes debieron haber tenido alguna razón (para reunirse), y no necesariamente es una mala razón, puede ser incluso una buena razón. Desconozco el asunto; no puedo opinar”, indicó.

Respecto a cómo elegir con quién reunirse en Michoacán, Murillo apuntó que  eso depende de la circunstancia local.

En cuanto a los indicios de que las autodefensas se hayan armado con apoyo del cártel de Jalisco Nueva Generación, el titular de la PGR señaló que tiene la misma información que a finales de enero. “No hay ningún dato nuevo”.

También se le preguntó sobre la entrada de los grupos de civiles armados a Apatzingán, una de las plazas principales de los templarios. Rechazó que hayan tomado el municipio y reiteró que el Estado tiene el control.

Manuel Mondragón celebró la coordinación que han logrado en Michoacán las fuerzas federales y la autoridad local.

“Lo que está haciendo el comisionado (Alfredo Castillo) es adecuado; ha establecido gran coordinación con el gobierno estatal, con los gobiernos municipales y, sin duda, está muy vinculado con el Ejército y la Policía Federal, lo cual nos complace mucho”, expresó.

Sostuvo que precisamente esa coordinación ha permitido tener los primeros resultados en el restablecimiento del orden en Tierra Caliente.

Castillo desconocía que Farías era de cártel de los Valencia

Alfredo Castillo, comisionado federal en Michoacán, aseguró que desconocía los antecedentes criminales de Juan José Farías, lugarteniente del cártel de los Valencia, cuando se reunió con él.

Dicho encuentro tuvo lugar el pasado 5 de febrero en una bodega de Tepalcatepec, según se informa en otra nota del periódico Reforma.

Según Castillo, realizó la visita a Tepalcatepec para reunirse con productores de la región.

En entrevista, explicó que justo cuando los funcionarios de Sedesol detallaban los alcances de la Cruzada contra el Hambre, le hicieron llegar un reporte sobre ciertos movimientos de los grupos de autodefensa.

El ex Procurador mexiquense refirió que los datos lo obligaron a retirarse de la mesa para sostener un improvisado encuentro con los dirigentes de guardias comunitarias, que también se encontraban en el lugar.

De acuerdo con Castillo, sus movimientos provocaron inquietud entre los asistentes, por lo que decidió abandonar el local, de manera improvisada, y trasladarse a una bodega que se localizaba en la misma zona.

El comisionado reconoció que cuando ingresó al lugar, ya lo esperaba "El Abuelo", quien de inmediato lo abordó para pedirle ayuda.

El funcionario federal explicó que Farías se acercó a él para pedirle que su caso fuera investigado por las autoridades con apego a derecho y sin la participación de testigos protegidos, como ocurrió en el sexenio anterior.

Según Castillo, en la reunión también estuvieron presentes mandos de las fuerzas federales, sin que ninguno le advirtiera sobre los presuntos vínculos de Farías con el crimen organizado.

"Cuando entré a la bodega, a mí se me acercó una persona y me dijo: 'Oiga, quiero decirle que yo soy fulanito de tal. Yo no ubiqué el nombre ni ubiqué a la persona; yo ni sabía", relató vía telefónica.

"Ahí estaban el jefe de la Policía Federal, estaba el jefe de la Zona Militar de ahí, y en ningún momento nadie me hizo señalamientos sobre esta persona".

El diario Reforma reveló el sábado el encuentro que tuvo Castillo con Farías, quien fue detenido en 2009 e identificado por el Ejército y la PGR como "narcotraficante" y "lugarteniente de la organización criminal 'Los Valencia'", principal responsable de las ejecuciones en Michoacán.

Farías acudió a la reunión como uno de los líderes de los grupos de autodefensa que hablaron con Castillo.

"El Abuelo" también es vinculado con Zhenli Ye Gon y Rubén o Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho", actual capo del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Según Castillo, durante el diálogo, el presunto capo le dijo que fue absuelto por el delito de delincuencia organizada, pero que tuvo que purgar una pena de tres años por portación de droga y un arma.

El funcionario confesó que, al ver a Farías en libertad y cerca de autoridades federales, supuso que no tenía pendientes con la justicia.

"Yo pensaría que, si tuviera una orden de aprehensión vigente o algo así, estaría loco de presentarse ahí, cuando estábamos todas las autoridades", señaló.

¿Y qué respondió a su petición?, se le preguntó.

"Le dije: 'Páseme su nombre, y yo voy a pedir qué antecedentes existen'", expresó.

El comisionado refirió que no ha requerido datos a la PGR, pero que solicitó información de manera extraoficial luego de que Reforma revelara que la persona con la que conversó fue indagada por autoridades federales.

"Yo pregunté ya cuando vi la nota en el periódico.

"Vamos, si no ha salido en el periódico, posiblemente ya ni me hubiera acordado del tema", señaló.

Adelantó que, en caso de que exista una orden de aprehensión en contra de Farías, revelará su ubicación.

Llegan autodefensas a Apatzingán

Comenzó la penetración a la médula templaria. Llegaron a la cabecera municipal de Apatzingán pero no será fácil para las autodefensas seguir avanzando, porque el cártel concentra allí su base social, sus mayores centros de seguridad y es el centro de sus operaciones.

Según otra notad e diario 24 Horas, el Consejo de Autodefensas calcula que 50% de la población, en las distintas comunidades y rancherías del municipio apoya a Los Caballeros Templarios, y las autoridades estiman que familiares jóvenes forman parte de sus líneas de halconeo, sicariato, así como células de control y sometimiento del comercio y agricultura.

Por su ubicación central, en la zona de Tierra Caliente, se convierte un puente de comunicación entre la costa y las rutas férreas y carreteras para el traslado de heroína, mariguana, químicos esenciales para producir drogas sintéticas y productos pétreos. También permite el control de la región, por ser un punto económico y de paso.

El sábado, las autodefensas llegaron a la cabecera municipal, acompañados con Policía Federal y el Ejército, quienes comenzaron a tomar el control de toda la seguridad de la zona. En la avanzada estaban también agentes de la Procuraduría General de Justicia del estado.

El municipio, aunque es uno de los más poblados, apenas cuenta con unos 124 mil habitantes distribuidos en comunidades pequeñas y rancherías dedicadas a la agricultura, ganadería y recursos forestales.

Pero este es apenas el primer paso para las guardias comunitarias en la búsqueda de desarticular el epicentro templario y es, quizá, el más riesgoso, pues puede provocar las mayores reacciones violentas después de las registradas en mayo pasado, con el bloqueo de carreteras, quema de vehículos y asesinatos.

Estanislao Beltrán Torres, vocero del Consejo de Autodefensas, aseguró que Apatzingán era clave para el cártel, es “ahí donde tenían sus raíces y toda su familia”, y eso representa un problema para “limpiar” toda la zona, sin que se pudiera registrar enfrentamientos.

“Casi un 50% del pueblo están coludido (con los Templarios) de alguna manera. Y todavía vamos a llegar a pueblos, a comunidades pequeñas donde al 100 por ciento de los pobladores, por necesidad o porque son su familiares, están con los templarios”, subrayó Beltrán Torres en entrevista con 24 Horas.

Versión para impresión