• Nación

Busca la PGR nexos de funcionarios con el Chapo Guzmán

  • E-consulta
Pese a las solicitudes para extraditarlo a EU, ese procedimiento no se dará.

Antes de ser trasladado al Penal del Altiplano, funcionarios de la PGR interrogaron a Joaquín "El Chapo" Guzmán sobre los funcionarios que habrían protegido sus actividades criminales.

De acuerdo con una nota del periódico Reforma, fuentes del Gobierno aseguraron que la autoridad está interesada en conocer quiénes lo ayudaron a escapar del Penal de Puente Grande en enero de 2001 y le brindaron, a partir de entonces, protección.

"Todavía no hay confirmación de ningún tema. Ese interrogatorio apenas fue el principio. Se decidió que, por su peligrosidad, el detenido fuera trasladado a Almoloya en el menor tiempo posible.

"Más adelante será visitado en el penal para continuar con los interrogatorios. Hay un gran interés del Gobierno en saber cómo escapó y qué autoridades le ayudaron a fugarse", reveló un funcionario federal.

Una fuente consultada por separado afirmó que un alto mando de la PGR habló en privado con "El Chapo" en una sala del hangar de la Marina y videograbó el encuentro, el cual duró alrededor de una hora.

Remota la posibilidad de que El Chapo sea extraditado

Tras su histórica recaptura, la lista de quienes desean la pronta extradición del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, desde Estados Unidos, comienza a crecer e incluye a congresistas y fiscales federales que han dado un paso al frente para solicitar al gobierno de México considerar la posibilidad de entregar al capo del narcotráfico para evitar su posible fuga, al igual que ocurrió en enero de 2001.

“Quisiera pedir a los mexicanos que consideren la extradición a Estados Unidos, donde sería puesto en una prisión de máxima seguridad y bajo fuertes medidas de vigilancia. Ahí no puede escapar y sería llevado ante la justicia para enfrentar una pena de cadena perpetua”, aseguró el presidente del Comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, según otra nota del periódico El Universal.

A la petición de McCaul, republicano por Texas y un conocido del presidente Enrique Peña Nieto, se han sumado las voces de fiscales en Nueva York que se han apresurado a demandar la extradición del capo.

Bob Nardoza, portavoz de la oficina de fiscales para el distrito este de Nueva York, confirmó ayer que la Fiscalía de Brooklyn buscará la extradición del narcotraficante. Sin embargo, las causas pendientes contra Joaquín El Chapo Guzmán en distintas cortes federales de Texas, San Diego, Chicago o Nueva York dificultan conocer el orden de prioridad que tendría una eventual petición de extradición.

Además, según adelantó el embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, el líder del cártel de Sinaloa tendría que enfrentar los nuevos cargos que se le imputan en el país antes de siquiera comenzar a hablar de un proceso de extradición: “Es importante que primero enfrente los cargos contra él ante la justicia en México”. Aunque la Procuraduría General de la República tiene una petición de extradición del capo a Estados Unidos desde 2001, y sólo tendría que formalizarla, indicaron autoridades federales.

A tenor de lo declarado por el representante de México ante el gobierno de Estados Unidos, un nutrido grupo de analistas consideran como muy remota la entrega del líder del cártel de Sinaloa a Estados Unidos. A pesar de ello, la petición de extradición para juzgarlo y encerrarlo de por vida en una prisión de máxima seguridad, se ha convertido en un tema que ha escalado en la agenda política de quienes consideran que su captura ha sido un logro histórico del gobierno mexicano, y que su extradición para ser juzgado en tribunales estadounidenses completaría ese éxito.

“Lo que ha ocurrido [con la recaptura] es muy importante en términos de la cooperación con México”, añadió McCaul. “El presidente Peña Nieto ya ha demostrado que será muy duro con estos cárteles. Tras capturar al líder de Los Zetas, que es sin duda el cártel más mortal, su gobierno ha conseguido ahora al pez más grande, y ese es El Chapo”, consideró el republicano.

“Sería bueno que pudiéramos traerlo para que haga frente a las causas que enfrenta en ciudades como San Diego, Chicago, Nueva York, etcétera”, indicó.

Ahora el objetivo es El Mayo Zambada

El Gobierno federal tiene identificados dentro de su lista de objetivos prioritarios contra el crimen organizado a seis personas “clave” del Cártel del Pacífico, desde líderes hasta lugartenientes y operadores financieros, y cuya captura es fundamental para desarticular de forma definitiva a la organización criminal más poderosa del continente.

Según otra nota del diario 24 Horas, autoridades federales señalaron que si bien la captura de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, es un daño operativo y moral al cártel, las actividades delictivas del grupo, que opera de forma similar a una empresa, están delegadas en otras personas que continuarán delinquiendo.

Por cuatro de los seis objetivos identificados para su detención inmediata hay recompensas que alcanzan los 80 millones de pesos.

También se encuentra un sujeto apodado El Licenciado, ex director del penal de Puente Grande y que se volvió un hombre cercano al Guzmán Loera hasta la actualidad, y su hijo, el cual estuvo a punto de ser detenido hace unos días en Baja California, según las fuentes consultadas.

Ismael Zambada García, alias El Mayo, es uno de los tres líderes históricos del cártel y su función operativa es posiblemente de mayor relevancia que la de El Chapo. Es responsable del control de las rutas de trasiego de drogas, de la resistencia a grupos rivales, y también del manejo de numerosos recursos económicos, humanos y materiales.

Por Zambada la PGR ofrece 30 millones de pesos. Su presencia operativa se extiende por todo el país, pero su mayor influencia es en Sinaloa, Sonora y Chihuahua. En Estados Unidos cuenta con órdenes de arresto.

Para eludir a las autoridades Zambada opera con las siguientes identidades falsas: Gerónimo López Landeros, Javier Hernández García, Ismael Zambada García, Mario Zambada, Jesús Loaiza Avendaño, Javier García Hernández, Ismael Reguera Rentería.

Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul, no tiene la misma influencia operativa pero sí la misma jerarquía de El Mayo. Capo histórico del cártel, se tiene identificada su importancia clave en la administración de recursos económicos del grupo y en la cooptación de autoridades de todos los niveles.

La PGR también ofrece una recompensa de 30 millones por su captura y cuenta con órdenes de aprehensión por delitos contra la salud, delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Dámaso López Núñez, alias El Licenciado, es según las investigaciones federales, el hombre posiblemente más cercano a Guzmán Loera de quien incluso es “compadre”.

López, siendo director del Cefereso 2 en Jalisco, donde se encontraba recluido El Chapo, apoyó a la fuga del capo en el 2001 y desde ahí se convirtió en uno de sus lugartenientes y operador financiero de confianza.

En marzo del año pasado se hizo pública en Estados Unidos una orden de aprehensión solicitad por la Corte este del Distrito de Virginia, por los delitos de trasiego de cocaína y lavado de dinero por más de 280 millones de dólares. La OFAC, del Departamento del Tesoro de los EU, también lo designó para que no se realizaran negocios con él.

Otro objetivo clave es su hijo, Dámaso López Jr., alias El Mini Lic, señalado como uno de los principales jefes del grupo de sicarios Los Ántrax, constituido por centenares de gatilleros al servicio del Cártel del Pacífico.

El Mini Lic es señalado también en algunos medios especializados como un posible sucesor de su padrino El Chapo Guzmán. Se trata de un joven que no supera los 30 años de edad y que en redes sociales atribuidas a él presume lujos, armas y mujeres.

López Jr. también estaría a cargo de la operación del grupo en Tijuana, ciudad que fueron detenidos hace seis días seis personas que operaban bajo sus órdenes, tres de ellas permanecen bajo arraigo.

La PGR ofrece dos recompensas de diez millones por la detención de José Antonio Cueto López y Francisco Javier Jiménez Sánchez, alias El Pinocho, ex servidores públicos federales que presuntamente colaboraron con el Cártel del Pacífico para facilitarles información y datos sobre investigaciones federales.

Pese a que la denominada “Operación Limpieza” ha sido criticada por el uso de testigos protegidos que se contradijeron en sus declaraciones, ambos ex funcionarios siguen dentro de la lista de objetivos prioritarios del gobierno y cuentan con órdenes de aprehensión vigentes por delincuencia organizada. Son actualmente prófugos de la justicia.

LA LISTA

Ismael Zambada García, El Mayo

Juan José Esparragoza Moreno, El Azul

Damaso López Núñez, El Licenciado

Dámaso López Jr, El Mini Lic

José Antonio Cueto

Francisco Javier Jiménez Sánchez, El Pinocho

Versión para impresión