• Nación

Dan nuevo golpe a las finanzas de Los Templarios

  • E-consulta
La Policía Federal incautó 119 mil toneladas de hierro en Lázaro Cárdenas.

Para cortar una de las principales entradas de dinero a Los Caballeros Templarios, ayer el Gobierno Federal, apoyado por nueve dependencias federales y dos estatales, aseguró 11 patios de acopio ilegales en Lázaro Cárdenas, Michoacán, en donde incautó 119 mil toneladas de hierro, además de maquinaria.

Esta sola acción, representa una pérdida aproximada de más de 10 millones de dólares en mano de obra para el cártel michoacano, que además obtiene beneficios al intercambiar el mineral por precursores con sus socios en China.

El operativo coordinado inició durante la mañana de ayer en los patios de acopio de mineral ubicados en la zona del Puerto y en la colindancia con el estado de Guerrero, informó anoche el comisionado por la Seguridad y el Desarrollo en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes.

“Las investigaciones arrojaron que los patios de acopio estaban siendo utilizados para almacenar una gran cantidad de material que podría ser de procedencia ilegal, por no contener los permisos y la documentación correspondiente que avale su extracción, almacenamiento y exportación”, indicó según una nota del diario 24 Horas.

El total del mineral incautado en los 11 patios fue de 119 mil toneladas, así como 124 maquinarias pesadas de procedencia extranjera, utilizadas para procesar y transportar minerales.

Además, en los sitios denominados El Manantial y El Sauce, se ubicaron a seis personas de origen chino que deberán acreditar su legal estancia en el país y que quedaron a disposición del Instituto Nacional de Migración.

“Del mineral de hierro se tomaron muestras y se mandaron a analizar para determinar su composición y lugar exacto de extracción y si este corresponde a las coordenadas de las minas concesionadas”, dijo Castillo. 

Indicó que el embargo es precautorio y que los interesados podrán aclarar las irregularidades o de lo contrario se impondrán las sanciones que correspondan y los bienes pasarán a ser propiedad del fisco federal.

Asimismo, de acuerdo a la coordinación interinstitucional, cada autoridad procederá en el ámbito de su competencia. En días subsecuentes continuaremos informando sobre el alcance de estas acciones.

Esta es la segunda vez que el gobierno federal entra a Lázaro Cárdenas para golpear las finanzas de los Templarios; el 4 de noviembre del año pasado una operación similar se realizó en el Puerto, cuando el gobierno federal tomó control del municipio y de las operaciones financieras para restaurar la seguridad.

La operación de minas clandestinas en Michoacán, representa para el grupo delictivo de Los Caballeros Templarios uno de los pilares de su actividad criminal, pues le permite obtener en una especie de “trueque” con Asia, los precursores químicos que necesita para la fabricación de metanfetaminas.

La moneda de cambio es la “hematita” un mineral rico en hierro y codiciado especialmente por los chinos.

Investigaciones de la Procuraduría General de la República revelan que desde hace al menos seis años el crimen organizado que opera en el estado, primero bajo la denominación de “La Familia” y luego como “Los Caballeros Templarios”, intervino la actividad minera del Estado.

Para ello, los delincuentes establecieron vínculos con transnacionales dedicadas a la minería para la extracción de minerales en minas ilegales. Como intermediarios utilizaron prestanombres o compañías fachada.

En el 2010 la PGR y la Policía Federal detuvieron a cuatro personas, entre ellas Ignacio López Medina quienes formaban parte de una célula financiera del cártel vinculada a la actividad minera ilegal.

López detalló que tenían pacto con al menos tres transnacionales, con las cuales exportaron tan sólo en los diez primeros meses del 2010, más de un millón cien mil toneladas de mineral  extraído de forma ilegal, lo que generó ganancias superiores a los 42 millones de dólares.

The Wall Street Journal  publicó en enero pasado que, de acuerdo con funcionarios aduanales en Lázaro Cárdenas, Los Caballeros Templarios obtienen hasta 2 millones de dólares por cada buque cargado con “hematita” ilegal, lo que genera ganancias de más de 72 millones de dólares al año.

El negocio, agrega el diario estadunidense, resulta muy atractivo para trabajadores locales, ya que los chinos llegan a pagar de 65 a 85 dólares por tonelada de hematita, cantidad muy superior a los 18 dólares que ofrece por ejemplo la empresa Arcelor Mittal.

 

El pago en efectivo por la extracción ilegal va dirigido a la mano de obra. Para los Templarios, la ganancia viene con los derechos casi de “exclusividad” sobre los precursores químicos que llegan desde los puertos chinos a Lázaro Cárdenas.

Con estos precursores los criminales mexicanos pueden fabricar en los laboratorios clandestinos las metanfetaminas que luego comercializan a Estados Unidos e incluso a Europa, y que son su principal fuente de ingresos.

A estas ganancias se suman también las extorsiones que realizan los templarios a las compañías legales para permitirles seguir operando.

Crece la tensión en Apatzingán

Entre gritos y consignas, habitantes de Apatzingán se manifestaron por segundo día consecutivo frente a Palacio Municipal para solicitar la salida de Uriel Chávez Mendoza, alcalde de dicha demarcación.

Según otra nota del periódico Excélsior, los ciudadanos acusan al presidente municipal e integrantes de su Cabildo de tener relación con integrantes de la delincuencia organizada. En pancartas contra el munícipe se le adjudican secuestros y abusos cometidos hacia la población, principalmente hombres. “Fuera, fuera el alcalde, no te queremos, Uriel”, decían textual los mensajes que portaban mujeres de todas las edades.    

En tanto, un grupo afín al alcalde también se presentó en la Presidencia Municipal y respaldó al funcionario con pancartas.

El alcalde priista de Apatzingán señaló como principal incitador de la violencia en su contra al sacerdote católico Gregorio López, El Padre Goyo, quien ha sido uno de los principales impulsores de los grupos de autodefensa en la Tierra Caliente.

El Padre Goyo acusó un día antes que el funcionario municipal había mandado un sicario para que lo matara y el mismo sicario se lo dijo y le pidió más dinero.

Los manifestantes lograron ingresar a Palacio Municipal en busca del alcalde, elementos de la Policía Federal los acompañaban para que sus acciones no se salieran de control.

Los empleados del Ayuntamiento interrumpieron sus actividades, mientras que el edil Uriel Chávez tuvo que abandonar las instalaciones custodiado por elementos de la Policía Federal.

Las instalaciones de Palacio Municipal quedaron bajo el resguardo de las corporaciones federales.

En tanto,  Hipólito Mora, líder de las autodefensas de Buenavista Tomatlán, dijo no constatarle los secuestros que se le adjudican a Uriel Chávez Mendoza, pero sí acusó a los policías locales de Apatzingán de realizar los denominados levantones.

“Yo tengo un caso donde la policía de Apatzingán secuestró a tres muchachos que estaban conmigo en la autodefensa, los mandé a traer un documento a Apatzingán con un agente del Ministerio Público y de regreso casi frente a los soldados, un poco más adelante, la Policía Municipal los detuvo y entregaron a los templarios, afortunadamente se manejó de alguna forma que dio efecto y los liberaron creo a los 2, 3 meses y están con vida”, narró el autodefensa.

Debido a que no existe confianza en los elementos de las corporaciones policiacas locales que se encuentran en Tlaxcala bajo adiestramiento, se pronunció a favor de que sea finiquitado su contrato como oficiales y ya no retomen sus actividades de seguridad.

“No deben regresar a trabajar otra vez a los ayuntamientos”, expresó Hipólito Mora.

Versión para impresión