• Nación

Acumula Oceanografía más acusaciones penales

  • E-consulta
La ASF descubrió desde 2004 irregularidades en la asignación de obras para Oceanografía.

La investigación original de la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la empresa Oceanografía SA se amplió en los últimos días ante el descubrimiento de nuevas irregularidades en que habría incurrido ese grupo propiedad de Amado Yáñez Osuna, quien en breve será citado para que rinda declaración.

Autoridades de la PGR indicaron que la averiguación que originalmente era por el fraude en agravio de Citigroup y su filial Banamex, se sumará la denuncia que ya interpuso el Instituto Mexicano del Seguro Social por presunto fraude en perjuicio del instituto y de los trabajadores, relacionado con irregularidades en las cotizaciones.

De acuerdo con una nota del diario 24 Horas, la Procuraduría a su vez tomó conocimiento del reporte del INFONAVIT respecto a la evasión de pagos a los trabajadores por casi cuatro años, y por un monto que sumaría aproximadamente 50 millones de pesos.

Sin embargo en la Procuraduría dicen que aún se encuentran en fase de investigación y por el momento no es posible dar a conocer a probables responsables para no entorpecer la indagatoria, pues la misma aun no es consignada.

Sobre la situación de Yañez Osuna, en la Procuraduría señalaron que tendrá que comparecer ante el Ministerio Público para que declare en torno a la investigación, pero aún no se define si será en calidad de testigo o probable responsable.

Respecto a la intervención del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes a las oficinas que manejan al equipo de futbol club Querétaro, en la PGR indicaron que obedece a las investigaciones relacionadas con el manejo de recursos de la compañía y el posible blanqueo de fondos, como se adelantó en este diario la semana pasada.

Bancomext también fue víctima de Oceanografía

La estrategia aplicada por Oceanografía para defraudar a Banamex por al menos 400 millones de dólares tiene antecedentes en 2005, cuando la empresa de Amado Yáñez Osuna utilizó la factura falsa número 15172, fechada el 16 de agosto de ese año y supuestamente negociada con Petróleos Mexicanos (Pemex), para engañar al Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y lograr de esa manera un préstamo por 30 millones 363 mil 416 dólares.

Según información proporcionada por senadores que han solicitado información del caso Oceanografía, ésta tuvo en Raúl Muñoz Leos, Luis Ramírez Corzo, Carlos Morales, Federico Martínez Salas y Héctor Leyva Torres la “ayuda” suficiente para pasar de ser una empresa con problemas financieros a la principal proveedora de Pemex Exploración y Producción (PEP).

De igual forma, los senadores tienen información de que la Secretaría de Hacienda perdonó diversos créditos fiscales a Oceanografía, la cual también registra irregularidades en la presentación de sus declaraciones fiscales.

De acuerdo con la información que poseen ya algunos senadores interesados en el tema de la naviera, “Pemex Exploración y Producción (PEP) adjudicó a Oceanografía el contrato PEP-O-IE-504/05 por 150 millones de dólares; una vez firmada la adjudicación, Oceanografía tramitó un crédito por factoraje con Bancomext; ante este banco presentó una factura supuestamente emitida por PEP a cuenta del contrato para obtener 30 millones de dólares; sin embargo la operación fue descubierta por el Órgano Interno de Control (OIC) de la institución bancaria.

“A pesar de lo anterior, Oceanografía siguió obteniendo beneficios fuera de normatividad. De acuerdo con especialistas, Pemex debió haberle rescindido los contratos vigentes e inhabilitarla, con lo cual hubiera impedido también que en el resto del sexenio de Vicente Fox recibiera otros contratos que se extendieron hasta el primer año de la presente administración”, dice uno de los documentos que poseen algunos senadores según otra nota del periódico Excélsior.

Precisan que Oceanografía presentó a Bancomext la factura 15172, fechada el 16 de agosto del 2005, supuestamente pactada con la Subdirección de Ingeniería y Desarrollo de Obras Estratégicas (Sideo) de Pemex Exploración y Producción, con un monto de 30 millones 363 mil 416 dólares, para obtener el financiamiento de ese banco.

La operación con este documento falso generó que Bancomext lo informara desde septiembre de 2005 a Pemex, pero no existe evidencia de que la petrolera haya tomado cartas en el asunto.

Por el contrario, la relación con Oceanografía, que empezó durante el gobierno de Vicente Fox y sus directores de Pemex, Raúl Muñoz Leos y Luis Ramírez Corzo, se mantuvo durante el gobierno de Felipe Calderón, con Jesús Reyes Heroles y Juan José Suárez Coppel como responsables de la paraestatal.

“Ante los legisladores de la Comisión Investigadora, el abogado general de Pemex, José Néstor García Reza, admitió que, en el último tramo del sexenio de Vicente Fox, Oceanografía estaba vetada, y que, sin embargo, en un mismo día recibió los contratos 4182338602, 4182338612, 4182338662, 4182338672, 4182338682, 4182338692 y 4182338702, por 651 millones 388 mil 300 pesos, por concepto de ‘servicios en la Región Marina Suroeste (RMSO)’.

“También recibió el contrato 418235840, para ‘inspección, mantenimiento y protección anticorrosivo en las terminales marítimas de Dos Bocas, Tabasco, Cayo Arcas Campeche y/o Golfo de México’, por 377.5 millones de pesos.  Más tarde, el contrato 412425828 por mil 412 millones 872 mil pesos, por servicios de ‘construcción de gasoducto y plataforma de enlace litoral al complejo Pol-A’.

“Luego, el contrato 418815856, por 23 millones 700 mil pesos, por “reacondicionamiento de cruces y rehabilitación del sistema de protección catódica de líneas submarinas de la RMSO.

“Además se dieron una serie de hechos que a la fecha no han sido aclarados, como es el caso del 4 de febrero de 2004, cuando se autorizó un incremento de 140 mil dólares al contrato número 412601801; en marzo, 127 mil dólares al contrato 412601801; en junio, un millón de dólares al contrato 418812800, y 8 millones de pesos al contrato 412003808. En julio, 2 millones 300 mil pesos al contrato 412002869”, dice la información que fue proporcionada a los senadores por los ex diputados federales que participaron en las investigaciones sobre Oceanografía.

Raúl Muñoz Leos fue  director general de Pemex en el gobierno de Fox, mientras Luis Ramírez Corzo era el titular de PEP.

Ambos ex funcionarios admitieron que fueron presionados por el gobierno de Fox para incluir a Oceanografía en el catálogo de proveedores.

Los nombres de Federico Martínez Salas, quien era el responsable de PEP Sideo, así como Héctor Leyva Torres, entonces director Región Marina Sureste de PEP (RMSO), están en la lista de los funcionarios que habrían beneficiado a la naviera.

De igual forma, el nombre de Carlos Morales, titular de PEP desde que Luis Ramírez Corzo se convirtió en director general de Pemex y al mes de febrero, cuando presentó su renuncia, junto con los de Jesús Reyes Heroles y Juan José Suárez Coppel, ex directores generales de Pemex, están en la documentación que han obtenido algunos senadores y que compartieron con Excélsior.

Desde el 2004 se detectaron las irregularidades de Oceanografía

A pesar de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) descubrió desde 2004 diversas irregularidades en la asignación de obras para Oceanografía y emitiera reportes oficiales, Petróleos Mexicanos celebró contratos con esta firma ligada a la élite panista.

La paraestatal, ese año a cargo de Raúl Muñoz Leos y Luis Ramírez Corzo, también ignoró las alertas de la Cámara de Diputados sobre la presunta corrupción que envolvía a Oceanografía, corporativo presidido por Armando Yáñez Osuna, pero con vínculos que van desde Juan Camilo Mouriño hasta César Nava y los hijos de Marta Sahagún: Manuel y Alberto Bribiesca.

El miércoles pasado, el diario 24 Horas publicó que esta red de favoritismo se dio al amparo del entonces secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, cuyo hijo Gonzalo Gil White es propietario de la empresa Oro Negro, otra beneficiaria de contratos por servicios de hidrocarburos.

Los informes de las cuentas públicas de 2000 a 2012 dan cuenta de que la auditoría detectó que la empresa incumplía con la entrega de obras asignadas y corroboró que existían deficiencias en su comprobación de recursos desde la administración de Vicente Fox; sin embargo, Oceanografía siguió ganando contratos de Pemex durante el sexenio de Felipe Calderón, en el cual también hubo advertencias.

Tan sólo en la fiscalización de 2006, la cual revisó el último año de Vicente Fox al frente del gobierno federal, la ASF detectó al menos dos contratos que Pemex celebró con Oceanografía en los que hubo un sobrecosto del 93%.

De acuerdo con el informe, a Oceanografía se le asignó la “procura y construcción de tres gaseoductos”, además de otro gaseoducto por más de 194 mil dólares, los cuales terminaron costando prácticamente el doble.

Para 2007, ante otras irregularidades, el órgano fiscalizador se propuso auditar todos los contratos de Pemex con la empresa vinculada al PAN, por lo cual ordenó a la Secretaría de la Función Pública, mediante el oficio SFP/LX/061/2008 25/01/2008, que revisará las relaciones contractuales.

Producto de esa investigación, hallaron irregularidades en la asignación de contratos desde el sexenio de Vicente Fox, entre las que destacan violaciones a las leyes para que Oceanografía pudiera hacerse de los contratos.

Con Fox, la ASF detectó violaciones a la Ley de Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LASSP), a la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la Misma (LOPSRM), a la Ley de Presupuesto.

Por ejemplo, en 2004 la empresa obtuvo la licitación 18575108-08-04 para “inspección, mantenimiento y protección anticorrosiva con apoyo de un barco taller a instalaciones de exportación de petróleo en las terminales marítimas de Dos Bocas, Tabasco; Cayo Arcas, Campeche, y en el Golfo de México” por un monto de 208 millones de pesos y 17 millones de dólares.

Sin embargo, la Auditoría determinó que los funcionarios de Pemex modificaron las bases de la licitación. El oficio OSA-DC/GAC-012/05 da cuenta de que la paraestatal requirió una embarcación con velocidad de 14 nudos y fue modificada a 12 nudos, para que Oceanografía obtuviera el contrato.

Por lo cual, el órgano fiscalizador pidió a Carlos Morales Gil, director de Pemex Exploración y Producción ya en el sexenio de Calderón que tomara las “medidas de supervisión a fin de verificar que las modificaciones a las bases de licitación se autoricen únicamente por causas justificadas y no respondan a negociaciones con los licitantes”.

La Auditoría pidió a Pemex realizar “las investigaciones pertinentes y, en su caso, iniciar el procedimiento administrativo para el fincamiento de posibles responsabilidades administrativas sancionatorias que se deriven de los actos y omisiones de los servidores públicos que en su gestión modificaron las bases de licitación pública” durante la administración foxista.

Además, en 2005 multó al corporativo con 405 millones de pesos por el atraso en la realización de las obras y la auditoría no constató que Pemex haya aplicado la sanción.

En 2007, pese a las observaciones a Oceanografía en el sexenio anterior, Pemex mantuvo al menos nueve contratos vigentes con la empresa, y cada año fue incrementado el volumen de los recursos otorgados hasta convertirla en una de las más beneficiadas por la paraestatal.

Durante los últimos 12 años, la empresa naviera obtuvo un estimado de 46 mil millones de pesos de ganancias, aunque desde 2003, Oceanografía había sido señalada por irregularidades.

Sexenio de Vicente Fox

50 contratos

9 mmdp

Sexenio de Felipe Calderón

50 contratos

35 mmdp

Versión para impresión