• Periodismo

Regina: inteligente y respetuosa, recuerdan sus maestros

  • E-consulta
A dos años de su crimen, profesores de la Facultad de Comunicación de la UV hablaron de las virtudes de la periodista.

Veracruz, Ver.- En la apenas recién convertida Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana –antes Facultad de Periodismo-, fue donde estudió Regina Martínez Pérez.

“Era muy callada y siempre andaba con su grupito. De ese grupo, sólo recuerdo a una mujer con la que jalaba mucho, su nombre era Fedra”, rememora el maestro Fernando Moreno, actual catedrático de dicha Facultad.

En uno de los pasillos, mientras sostiene uno de sus libros y sus manos se mueven con cierto nerviosismo, asegura que es por esa razón que muchos de sus colegas no la recordaban.

“Ella venía a sus clases, casi no hablaba con nadie. Incluso recuerdo que en ese grupo quedó Milo Vela (Miguel Ángel López Velasco, asesinado en junio de 2011), pero Milo Vela llegó hasta el tercer semestre, porque él ya tenía familia y se tuvo que dedicar a trabajar en Notiver”, recordó el maestro Moreno.

Por su parte, el doctor Francisco Blanco Calderón, quien fuera profesor de Regina, en la clase de la ya desaparecida materia de Procesos y Efectos de la Comunicación, la recuerda como “una muchacha lista, muy inteligente y muy capaz”.

“Siempre fue muy sencilla y era muy participativa. Fue mi alumna y es lamentable lo de su asesinato. Pero mira, hasta ahora ni la Facultad ni la Universidad se han pronunciado por su muerte”, sentenció en tono molesto el doctor Blanco.

Uno de los profesores más antiguos de la Facultad de Comunicación y que ha vivido la transformación en sus tres etapas, Romeo Figueroa, aceptó no recordar mucho de ella, salvo su inteligencia y su comportamiento profesional en sus clases.

“Yo le di Teorías de la Comunicación, quizá algún Taller de Publicidad, pero lo que sí estoy seguro es que le di Introducción a la Comunicación Colectiva, que era una materia que indudablemente todos los alumnos llegaban conmigo”, dice mientras pone sus pálidas manos sobre un escritorio en el cubículo.

Además aceptó que no hay archivos en donde queden plasmados quienes egresan de esta Facultad. “Los hubo, pero se han ido perdiendo a través del tiempo”.

El profesor Juan Soto del Ángel, ahora catedrático de Filosofía de la Comunicación, también fue compañero en la misma generación 1977-1981 de la corresponsal de Proceso. 

“Regina era desde entonces una persona muy interesada en las causas sociales y con cierta rebeldía hacia las injusticias”, afirmó el profesor, con una voz pausada.

En ese entonces, los alumnos eran muy inquietos y siempre se preparaban para exigir que los maestros también lo hicieran y pudieran mejorar la cátedra en clase.

A pesar de que se dividieron en dos grupos contrarios por ideas políticas, en aquel edificio vetusto, de Arista esquina Serdán, en el centro del puerto de Veracruz, Juan Soto recuerda que siempre pudieron resolver las diferencias en beneficio de los estudiantes.

“Siempre nos preparábamos para exigirle a los maestros que también se prepararan, y Regina era una de las que se interesaban por ello”, añadió el profesor.

En aquella generación 1977-1981, por una parte estuvo el grupo de Miguel Ángel López Velasco (Milo Vela), quien era “combativo” y con más tendencias a la izquierda rebelde.

Y por otro lado, el de Regina, donde a pesar de siempre estar interesada en las injusticias sociales de aquel entonces, fue muy respetuosa con los puntos de vista de los demás, “siempre evitó ser conflictiva”, comenta.

Hasta ahora la dirección de la Facultad de Comunicación no ha emitido ningún comunicado y los alumnos tampoco se han pronunciado, porque para todos es importante el tema del calor que padecen.

En el momento de su asesinato, en la Facultad de Comunicación, cuando estaba como directora Rocío Ojeda Callado, -actual presidenta de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas- condenaron el asesinato.

La única reacción fue la publicación en un cuarto de plana el jueves 3 de mayo en el periódico Notiver, donde externaban sus condolencias a los familiares de Regina Martínez Pérez y al gremio periodístico.

Ahora, los alumnos de los últimos semestres desconocen que Regina Martínez hubiese egresado de su Facultad de Ciencias de la Comunicación (Facico).

Hasta ahora el crimen sigue impune y la versión oficial ha apuntado varias veces a que el móvil del caso fue el robo, aunque en un principio trataron de crear confusión ventilando que había sido un crimen pasional.

La Procuraduría General de Justicia del Estado ha sido incapaz también de detener a José Adrián Hernández Domínguez “El Jarocho”, presunto asesino de la periodista veracruzana.

Al otro implicado en el crimen, Jorge Antonio Hernández “El Silva”, se le retiraron los cargos de 38 años y dos meses de cárcel que le imputó la séptima sala penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), a cargo de la juez de primera instancia Beatriz Rivera Hernández.

El hermano de Regina, Ángel Alfonso Martínez, interpuso un amparo directo a la causa penal 358/2012 en el Tribunal Superior de Justicia el año pasado.

Versión para impresión