• Nación

Sale Vicente Fox a la defensa de Mamá Rosa

  • E-consulta
Seis de las ocho personas detenidas en el albergue La Gran Familia fueron consignados a un penal en Nayarit.

El ex presidente Vicente Fox Quesada acordó con Rosa Verduzco Verduzco reabrir el albergue La Gran Familia con el apoyo de la Fundación Vamos México.

Durante una entrevista con medios de comunicación en la comunidad de San Cristóbal, Guanajuato, el ex mandatario se comunicó vía telefónica con Mamá Rosa, a quien le planteó reabrir el albergue.

Al finalizar la charla, Fox Quesada comentó brevemente que Verduzco es una mujer fuerte que aceptó la propuesta de continuar con La Gran Familia.

Antes de la llamada, comentó: “El sistema (de La Gran Familia) es ejemplar, tanto que tengo el propósito de hablar con la señora, Mamá Rosa, y ofrecerle que a través de la fundación Vamos México podamos unir fuerzas y continuar con esa tarea”.

Agregó que la casa hogar de La Gran Familia puede seguir operando en Zamora, Michoacán, “corrigiendo todas las fallas que pudo haber habido, convirtiéndolo en un instituto, en un internado que albergue a los ninis.

“El Estado no tiene la capacidad para atender a los 8 millones de niños y jóvenes que ni estudian, ni trabajan (ninis) y Rosa Verduzco educaba a menores criminales, de la calle, drogadictos, hijos de familias rotas, sin estudios o abandonados”, sostuvo Vicente Fox según una nota del periódico La Jornada.

El ideal es que el albergue sea como los internados del Tecnológico de Monterrey, “para hacer la misma tarea, con el mismo amor, pero con respaldo económico, que es lo que le faltaba a Mamá Rosa”, dijo.

“El acto de injusticia no puede borrarse así como así; fue muy grave la manera en que se dieron las cosas. Finalmente un reconocimiento a la Procuraduría (General de la República), que supo entender el caso”.

Afirmó que es mentira que los niños fueran maltratados en el albergue de Rosa Verduzco, y “al final prevaleció la verdad sobre la mentira absoluta, sobre este dispositivo brutal contra una dama.

“Todo lo que se dijo no es cierto, con 99 por ciento de lo que se dijo se llevaron al baile a los medios de comunicación; yo no sé por qué primero no pidieron pruebas, solicitaron ir a ver como estaba la cosa, por qué no entrevistaron a Mamá Rosa”, cuestionó el ex presidente.

Los padres que acusan que sus hijos fueron víctimas de abusos, primero los abandonaron y ahora los reclaman, “llevándose a la opinión pública al baile. Ahora ¿quién va reparar todo ese daño causado?”, señaló.

Acusó que el arresto de Verduzco fue un michoacanazo porque la autoridad “se acostumbró a detener, enjuiciar y sentenciar públicamente, y posteriormente averigua.

“Llamo a la Suprema Corte: tienen que emprender una revisión (del sistema de justicia); cada vez se le da más poder al poder para acusar sin pruebas no es lo que dice la Constitución. La gente tiene derecho a un juicio justo, no ventilado en los medios de comunicación, inmolándolas, llevándolas a la hoguera”, exhortó Fox.

Liberan a empleados detenidos en el albergue

A pesar de su avanzada edad, Rosa del Carmen Verduzco Verduzco, conocida como Mamá Rosa o La Jefa, tenía el control del albergue La Gran Familia: ella giraba las órdenes de lo que se hacía, firmaba los documentos notariales para recibir a los menores que ingresaban al internado, y realizaba los proyectos para percibir sus donaciones, revela una de las maestras que laboró en el área escolar por 20 años, quien fue liberada este fin de semana por la PGR, ante falta de evidencias de que participó en algún ilícito.

El testimonio de la profesora María Rosa Viveros Méndez, al que tuvo acceso El Universal, da cuenta de que algunos de los internos sí eran retenidos después de cumplir la mayoría de edad, y que incluso hubo un intento por parte de alguno de ellos por escapar; pero sostuvo que a lo largo de estos años en los que les impartió clases desconocía las condiciones infrahumanas en que vivían, lo supo hasta el día del operativo federal, pues al personal docente se le restringió el acceso a la casa y tenían prohibido indagar sobre ellos.

La maestra ingresó a La Gran Familia en 1994 para hacerse cargo de las clases de primero a tercer grado de primaria; desde hace una década comenzó a realizar labores de control escolar, para inscribir a los menores o realizar trámites de altas y bajas, o la aplicación de exámenes de ubicación de grado; desde 2008 comenzó a dar las clases de español para secundaria, y se encargaba de las inscripciones para los talleres de música.

De acuerdo con el expediente PGR/SEIDO/UEITMPO/078/20 13 que se integró y derivó en la consignación contra seis presuntos responsables por los abusos y maltratos cometidos en el internado que operó por más de 60 años en Zamora, Michoacán, la testigo ignoraba qué pasaba en realidad al interior del lugar.

La profesora aseguró que durante todo este tiempo se aplicaron reglas muy claras para el personal docente: “teníamos acceso restringido a ciertas áreas, que eran las bodegas, la parte trasera de la escuela, y del comedor hacia adentro, solamente accesábamos al comedor en Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes, para servirles a los niños de comer para festejar esos días”. Dejó en claro que estaba prohibido formar lazos afectivos o estar indagando sobre su vida personal”.

Según su declaración ministerial, esta profesora en sus ratos libres realizaba proyectos con la Sedesol “los cuales consistían en pedir recursos para mejorar la institución, proyectos que Mamá Rosa llevaba a cabo”, y, según constató la testigo, se echó a andar una cámara de refrigeración cerca de la cancha de futbol, así como una batidora industrial en el patio de la escuela.

También atendía a madres que acudían a inscribir a sus hijos cuando María de Lourdes Verduzco, conocida, como La Gorda, no se encontraba. Refirió que “yo siempre les preguntaba si ya habían platicado con Mamá Rosa, respecto del ingreso del menor, y las mamás me decían que ya lo habían acordado con ella, por lo que se les recibía, se les tomaban sus datos para que fueran a hacer un convenio notarial, convenio que Mamá Rosa los firmaba y los guardaba”.

El Ministerio Público le interrogó a Viveros Méndez quién daba las órdenes en La Gran Familia, a lo que respondió: “Era Rosa del Carmen Verduzco Verduzco”.

Esta investigación inició por la privación de la libertad de cinco menores, cuyos padres señalaron que se negaban a regresarles a sus hijos, sobre ello la maestra dijo que “ignoro el por qué Mamá Rosa no entregaba a ciertos muchachos entre julio y agosto, son las salidas de los que ya cumplen 18 años. “Yo desconocía hasta ese momento lo que sucedía adentro, ya que los niños no sé si por temor, por vergüenza o por qué les prohibían decirnos, no nos comentaban lo que pasaba adentro”. Sólo el día del operativo, cuando los agentes federales, vio “por primera vez las condiciones infrahumanas en las que viven los niños”.

Niega Dif registros de adopción de Mamá Rosa

El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) negó contar con los registros que acrediten que Rosa del Carmen Verduzco, conocida como Mamá Rosa, hubiera adoptado o registrado a decenas de niños que nacieron o vivían bajo su cuidado en el albergue La Gran Familia, en Zamora, Michoacán.

“Hasta el momento no tenemos ningún dato de adopción. Estamos revisando expedientes y documentos para determinar la situación de los menores, y aunque no contamos todavía con la totalidad de estos documentos, hasta el momento no tenemos registrada ninguna adopción, ni estatal ni federal”, dijo al diario 24 Horas Adriana Luna Lozano, directora Jurídica y de Enlace Institucional del DIF nacional.

La funcionaria agregó que será en los próximos días cuando el Ministerio Público, en colaboración con los DIF estatales y nacional determinen la situación jurídica de los infantes encontrados dentro del albergue, sobre todo de aquellos que carecen de acta de nacimiento.

“Estamos trabajando para que estos niños tengan su registro. Además tenemos que ponernos de acuerdo con los sistemas DIF de cada entidad para que los menores que sean regresados a sus estados de origen sean reintegrados cuanto antes con sus familias”, comentó.

Luna Lozano indicó que, de acuerdo con la ley, los DIF estatales tendrán que hacerse cargo de dar atención a los menores que fueron víctimas de este caso, por ser su especialidad, y será cada una de las dependencias en las entidades quienes asuman la responsabilidad de la guardia y custodia provisional de los menores.

Seguirá deslinde de responsabilidades

El fin de semana, seis de las ocho personas detenidas en el operativo que emprendió la PGR en el albergue La Gran Familia fueron consignados a un penal en Nayarit. Se trata de personal de la institución, no obstante, al momento no se ha identificado alguna autoridad como responsable de estos hechos.

“Aún estamos tratando de establecer la responsabilidad penal que a cada persona le corresponda, tanto de los detenidos como de las autoridades que fueron omisas en su responsabilidad de supervisar el funcionamiento del lugar. Es un asunto ministerial y será la autoridad competente quien, en su momento, dará el resultado y determinación para deslindar responsabilidades”, aclaró Luna Lozano

De acuerdo con la Ley General de Salud y la Ley de Asistencia Social, son los sistemas de salud y DIF de los estados  los encargados de organizar, operar, supervisar y evaluar los centros de asistencia social en cada entidad.

Versión para impresión