• Economía

Plantea Pemex propuesta para reducir precio de gasolina

  • E-consulta
Los precios al consumidor en agosto se dispararon, de ahí que la inflación alcanzó un aumento anual de 4.15 por ciento.

Petróleos Mexicanos (Pemex) buscará reducir el precio de gasolinas y el diésel a partir del 1 de enero del 2015, sin necesidad de solicitar autorización de la Secretaría de Hacienda.

La propuesta recae en la decisión de los empresarios gasolineros, quienes tendrán la opción de mantener los precios que dicta Hacienda o reducir sus costos de operación y obtener ingresos adicionales con la venta de otros productos y servicios, para ofrecer precios más bajos de combustibles sin sacrificar su margen de utilidad.

De acuerdo con una nota del periódico El Universal, en reunión a puerta cerrada con dirigentes empresariales de todo el país, el gerente de Ventas a Estaciones de Servicio de Pemex Refinación, Fernando Ureña Rangel, explicó que no hay límite para bajar el precio, siempre y cuando no sea quede por debajo del costo de producción de cada combustible.

“Es un tope legal. Nadie va a poder vender por debajo de los costos de producción, porque estarían incurriendo de prácticas desleales o ilegales, que podrían ser investigadas y sancionadas”, aclaró.

La empresa productiva del Estado está trabajando en desarrollar una estrategia de oferta mejorada para transformar a las más de 11 mil estaciones de servicio que operan actualmente en el país.

“Se trata de negocios complementarios: medios de pago electrónicos, nuevos productos y negocios como lavado de autos, hoteles y moteles, agua para camiones, servicio de WiFi. Una infinidad de cosas para que el cliente tenga diferentes ofertas”, detalló Ricardo Martínez Teyssier, gerente de Desarrollo de Negocios y Mercadotecnia de Pemex.

En materia de precios, aseguró, se incluirá en el manual de operación de la Franquicia Pemex la publicación diaria de los precios vigentes, colocado en la tableta o “tótem” (lugar en el que se ubica el número de estación y la marca), similar al que se utiliza en otros países, como Estados Unidos.

Este sistema operará mediante dispositivos electrónicos para que en una primera etapa el cliente pueda identificar precios unitarios y compararlos con otras estaciones de servicio de la propia franquicia, y después para que pueda comparar con las gasolineras extranjeras que se espera lleguen al país a raíz de la reforma energética.

Al 31 de julio, según información de Pemex relacionada con la estructura de precios de los combustibles que distribuye, 82.2%, 91.6% y 78.3% del precio de cada litro de gasolina Magna, Premium y diésel corresponde al costo de producción.

El margen de comercialización o utilidad que se entrega a los gasolineros por cada litro de gasolina o diésel vendido es de 6.5% del precio al público.

Al inicio de 2015, con el aumento previsto de 3% a los precios de los combustibles, el precio de la Magna será de 13.70 pesos por litro (precio máximo fijado por Hacienda), de manera que su valor podría fluctuar en el año entre 11.26 y 13.70 pesos por litro, dependiendo del descuento que haga cada gasolinera.

En el caso de la gasolina Premium, el precio podría estar entre 14.53 y 13.30 pesos por litro, en tanto que el diésel oscilaría entre 14.78 y 11.57 pesos por litro.

Consultados al respecto, dueños de estaciones de servicio que solicitaron el anonimato consideraron que este esquema podría provocar una guerra de precios en la cual las estaciones de servicio con pocas ventas incluso podrían cerrar.

Otro bloque de empresarios se mostró renuente a la opción de bajar precios y buscará un acuerdo para sostener el precio máximo que fije Hacienda para 2015.

Ureña Rangel afirmó que el objetivo es que “a partir del primer minuto del próximo año podamos ver diferentes precios en las estaciones de servicio, que tendrán que estar a la vista del público”.

Los franquiciatarios podrán optar por seguir con el precio máximo que fije la Secretaria de Hacienda, y “quienes tengan la posibilidad de obtener economía por eficiencias, por economías de escala o bien por otros ingresos que tengan dentro de las estaciones de servicio, como pueden ser los negocios complementarios (tiendas de conveniencia) y estén dispuestos a reducir el precio, lo podrán hacer libremente”, añadió.

Agregó que con la reforma energética y su legislación secundaria se le otorgó mayor autonomía a Pemex, por lo que “tendremos mayor facilidad para implementar medidas para cambiar políticas (…) En fin, nos están dotando de las facultades suficientes para poder reaccionar las condiciones de mercado de la manera que se vayan presentado”, dijo.

“La empresa no está dispuesta a ceder mercado. Sabemos que se puede dar, pero estamos dispuestos a fortalecer la franquicia e implementar todas las medidas que se requieren para que siga siendo la franquicia más importante del país”.

También pidió lealtad de los empresarios gasolineros: “si ustedes o quien así lo decida continúa con la franquicia Pemex, nosotros estaremos atentos a apoyarlos, a darles las medidas necesarias porque queremos que sus negocios continúen como han sido hasta ahora, y que sean más rentables”.

Martínez Teyssier ofreció a los gasolineros pantallas LED de gran tamaño para anunciar productos a cambio de una remuneración mensual de los comercializadores.

“Ustedes no van a pagar ni un solo centavo por ellas, toda la responsabilidad de la colocación, mantenimiento y comercialización recaerá en el proveedor, quien contratará al anunciante a cambio de una remuneración mensual”, precisó.

Se disparan los precios en agosto: Inegi

De la mano de las carnes de res, puerco y pollo, los precios al consumidor en agosto registraron una elevación mensual de 0.36 por ciento en promedio, el mayor incremento para el mismo mes desde 2009.

Con esto la inflación alcanzó un aumento anual de 4.15 por ciento, su mayor nivel en seis meses, y por ahora cada vez más lejos del objetivo de 3 por ciento propuesto por el Ejecutivo federal para 2015.

En tanto, la canasta de consumo básico tuvo un aumento mensual de 0.22 por ciento y un incremento de 5.04 por ciento sobre el nivel observado en agosto del año pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El aumento de los precios al consumidor en agosto fue mayor al esperado por los analistas de consultoras del sector privado y generó incertidumbre sobre su evolución a corto plazo. Joan Enric Domene, de Invex, comentó: “por el momento esperamos que la inflación se mantenga durante la segunda mitad del año por encima de 4 por ciento, sin que esto genere un deterioro de las expectativas”.

Más lacónicos, los economistas de BBVA Research enviaron un flash: “ajustamos nuestro pronóstico de inflación de fin de año de 3.7 a 3.8 por ciento”.

De acuerdo con otra nota del periódico La Jornada, los productos que mayor incidencia tuvieron en el aumento de precios en agosto, respecto a lo que se pagaba por ellos en julio, señaló el organismo, fueron la carne de res, con una elevación mensual de 2 por ciento; la de puerco, que se encareció 4.42, y la de pollo, con un aumento de 2.30 por ciento.

Después de estos tres productos pecuarios el tomate verde, con un encarecimiento mensual de 32.60 por ciento y la universidad privada, que elevó 1.42 por ciento su colegiatura, fueron los cinco bienes y servicios que más contribuyeron a subir el índice nacional de precios al consumidor durante el octavo mes de 2014.

En el lado opuesto, los bienes que con su abaratamiento contrarrestaron en mayor medida el efecto estadístico de las alzas fueron los servicios turísticos en paquete, con una reducción mensual de 9.19 por ciento en su precio. Le siguieron las tarifas del transporte aéreo, con un descenso de 10.90 por ciento, y la telefonía móvil, la cual bajó 1.17 por ciento.

También descendió el precio del gas doméstico LP en 0.84 por ciento y el natural, el cual reportó un descenso mensual de 4.28 por ciento en su cotización.

En cuanto a la evolución de los precios en los últimos 12 meses, el grupo de las carnes y otros productos pecuarios encabezó la lista de mayor elevación, con un incremento anual de 9.64 por ciento en agosto; en segundo lugar figuraron los energéticos, con un alza de 7.83 por ciento, y en el tercero las tarifas autorizadas por el gobierno, las cuales fueron 5.65 por ciento más caras en agosto de este año que en el mismo mes de 2013.

Versión para impresión