• Sociedad

Iglesia no quiere “chivos expiatorios” para enfrentar presión social

  • E-consulta
Para la maldad no hay edades, surge cuando se dejan de inculcar los sentimientos y valores.

Córdoba, Ver.- (AVC) La Iglesia Católica llamó al Gobierno del Estado a evitar los “chivos expiatorios” ante la presión social que le demanda resultados por la ola de asaltos, asesinatos y demás actos delictivos que afectan a la población en general, no sólo a un sector.

“Que se actúe con profesionalismo y los elementos que den la certeza sobre la responsabilidad de las personas a las cuales señalan de cometer ilícitos”, expresó el padre Lázaro Prado Evangelista, quien lamentó una vez más, sean los jóvenes los que cada vez más se ven involucrados en actos al margen de la ley.

“El mal no tiene edades, el mal puede ser desde edades tempranas a mayores, pero bueno cuando la maldad se le empieza a dar lugar en el corazón y sentimientos, no hay límite, de ahí la importancia de contar con familias donde se inculquen los valores”, destacó ante la detención de un joven de 20 años como presunto responsable del asesinato del comerciante Luis Sainz.

Sobre este hecho en particular, Lázaro Prado apuntó que existe el reclamo por la inseguridad pero también se ve que el gobierno está haciendo lo necesario para contrarrestar esta ola de violencia que se vive.

Por ello, justificó que exista razón en la presión social, pues en un momento dado los distintos sectores hacen esta exigencia, “ojalá la gente profesional que está en estas instancias de gobierno, hayan realizado bien su trabajo y en este caso, haber capturado a la persona que realmente cometió esta grave falta: privar la vida del señor Sainz, ojalá que no se vaya a cometer el error de un “chivo expiatorio”.

La policía no está para cuidar borrachos

Pero agregó que aun cuando el gobierno haga bien su trabajo y la profesionalización de los elementos de resultados, también la sociedad tiene mucho que ver.

“Cuando se escucha que habrá un gran despliegue de elementos para la vigilancia de los festejos patrios, es necesario que los ciudadanos proporcionen seguridad, no porque sean las fiestas patrias y sabemos que hay seguridad, tendamos a armar una serie de desmanes o armar una serie de vicios, no para nada, también nos toca una parte de la seguridad de la sociedad”.

Por ello, exhortó a la población en general a vivir unas fiestas patrias en familia, en paz y armonía, evitando caer en las “guarapetas de aquellas”, pues para eso no hay seguridad pública suficiente para andar cuidando cuando la gente se emborracha.

Estas fiestas, enfatizó, son para celebrarlas con gusto, de manera familiar, es ahí donde cada papá o mamá ha de ser responsable de ver cómo celebran sus hijos, qué permiten que hagan o no dentro de la familia.

Versión para impresión