• Universidades

José Luis Melgarejo Vivanco, férreo defensor de la educación pública: UV y BENV

  • E-consulta
Distinguieron su labor como estudiante normalista e impulsor de la educación básica, media superior y superior

Xalapa, Ver.- La Universidad Veracruzana (UV) y la Benemérita Escuela Normal Veracruzana (BENV) “Enrique C. Rébsamen” rindieron un homenaje póstumo al profesor, historiador, antropólogo y poeta veracruzano José Luis Melgarejo Vivanco, a propósito del centenario de su natalicio, el martes 23 de septiembre en la Sala de Medios “Ángel J. Hermida Ruíz” de la institución normalista.

La Junta de Gobierno de la UV impulsa una serie de eventos conmemorativos de los 100 años del nacimiento del autor de Totonacapan (1943). El primero de ellos fue el que hizo la propia UV en el Museo de Antropología de Xalapa (MAX), el martes 19 de agosto, y éste es el segundo, pues en ambas instituciones fructificaron su obra y acciones.

Al homenaje en la BENV asistieron Ricardo Corzo Ramírez y Adalberto Tejeda Martínez, integrantes de la Junta de Gobierno de la UV; así como el director de la Facultad de Historia, Gerardo Galindo Peláez, en representación de la rectora Sara Ladrón de Guevara; la directora de Educación Normal en el estado, María Antonieta Dávila Martínez; así como María Luisa Melgarejo Cruz, hija del homenajeado.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del director de la BENV, Fidel Hernández Fernández, quien destacó que en esta institución se formó y desarrolló profesionalmente Melgarejo Vivanco. Además, entregó a la hija del homenajeado un reconocimiento póstumo, como manifestación de agradecimiento al “normalista ejemplar”.

El poeta y educador

En este homenaje se destacó la obra de Melgarejo Vivanco como poeta y educador, por ello Ihalí Ramírez Muñoz leyó dos de sus poemas, publicados en La Palabra y el Hombre de la UV: “Lumumba” y “Prometeo”.

Enseguida se desarrolló el conversatorio “José Luis Melgarejo Vivanco: el educador”, con la participación de Jorge Lara de la Fraga, Marco Aurelio Martínez Sánchez y Sergio Ramírez Gómez. Gerardo Gómez Salas fue el moderador.

Ahí se habló de la vida y obra del insigne educador, desde los contextos nacional e internacional en que nació (en 1914, por ejemplo, se suscitó la invasión norteamericana a Veracruz) hasta la actualidad. A decir de los ponentes, Melgarejo Vivanco, dada su ideología, rechazaría las reformas estructurales y las políticas públicas en materia educativa que a la fecha se viven en el país.

Detallaron que le tocó formarse en la BENV bajo un plan de estudios de corte socialista que sólo duró de 1935 a 1941; que era un hombre partidario de la ideología cardenista e identificado con la lucha agraria y de mejora de las condiciones laborales; que si bien se formó para ser docente de nivel básico, incursionó e impulsó el medio superior y el superior, muestra de ello es que promovió la fundación de las facultades de Antropología, de Historia y el MAX de la UV.

Además fue funcionario público estatal y federal, y desde ahí apoyó el fortalecimiento de instituciones educativas, como las escuelas normales.

“José Luis Melgarejo Vivanco estudió, vivió y sirvió para la escuela pública, esa escuela de y para el pueblo, la que buscaba el bienestar colectivo, la equitativa distribución de la riqueza, y como hemos visto esa vena siempre lo acompañó. Si el maestro viviera y viera el estado de la educación que tiene el país, quién sabe cuál sería su apreciación”, dijo Marco Aurelio Martínez.

Por su parte, Lara de la Fraga dijo: “Qué cosa nos diría ahora José Luis Melgarejo ante esa Reforma Energética que nos han querido meter y saturar mediáticamente. Todavía no entendemos que la mayoría de los representantes populares de nivel federal y estatal están a favor de que nos afecte en la soberanía y los recursos no renovables de nuestro México querido”.

El ex director de la BENV concluyó que los hombres públicos hoy en día sólo buscan enriquecerse, actuar de manera prepotente y no realizar un servicio a la sociedad.

“Melgarejo Vivanco a la distancia nos da una cátedra del buen servidor público y de esa actitud de honradez acrisolada de un Benito Juárez y de un Adolfo Ruiz Cortines.”

Versión para impresión