• Municipios

Opositores al gasoducto se enfrentan a policías del IPAX

  • E-consulta
Hay al menos 10 lesionados y dos detenidos en San Rafael * Policías también arremetieron contra reporteros

Martínez de la Torre, Ver.- (AVC) Alrededor de diez personas lesionadas y dos detenidas fue el saldo de un enfrentamiento, registrado este miércoles, entre habitantes de las comunidades opositoras al gasoducto que se construye en este municipio, y elementos del Instituto de la Policía Auxiliar (IPAX), que reguardan la zona federal en la que compañía “Gas Natural Industrial (GNI)” ejecuta la citada obra.

La gresca comenzó a temprana en las comunidades Potrero Nuevo y Tepetates, ambas asentadas a un costado de la carretera federal 129 (Amozoc-Nautla), cuando los pobladores se apostaron frente a las máquinas para impedir que sigan introduciendo el ducto, por el cual se abastecerá gas natural a la procesadora de Jugos Citrofrut, ubicada en los límites de Martínez de la Torre y San Rafael.

En la comunidad Potrero Nuevo los elementos del IPAX rociaron con gas lacrimógeno a los manifestantes, golpearon a por lo menos seis personas y detuvieron a dos mujeres que se oponían a que el personal de GNI hiciera su trabajo; en los empujones hubo algunos menores que también resultaron golpeados, ya que se metieron a defender a las personas que estaban siendo sometidas.

En la comunidad Tepetates, el enfrentamiento comenzó cuando un grupo de personas retiró las vallas que colocaron los policías para reguardar a los trabajadores y la maquinaria de la empresa ya mencionada; ahí los uniformados golpearon a por los menos cuatro manifestantes y arremetieron contra un reportero que captaba imágenes -en video- del conflicto.

Como las cosas se estaban saliendo de control y los manifestantes amenazaban con tomar la carretera y bloquear la maquinaria que está perforando la zona federal, los mandos del IPAX mandaron por refuerzos y, en cuestión de minutos formaron un grupo mucho mayor al de los inconformes, quienes no tuvieron de otra más que replegarse para evitar más agresiones.

A pesar de los golpes recibidos por parte de los policías, los opositores al gasoducto formaron un campamento frente al área donde GNI está trabajando y, desde ahí advirtieron que no bajarán la guardia hasta que la empresa cambie el trazo de la obra y evite poner en riesgo a las comunidades que están asentadas a un costado de la carretera federal.

Cabe mencionar que, aún y con los enfrentamientos que se están dando, el Ayuntamiento que encabeza el alcalde Héctor Lagunes Reyes, no ha hecho nada para solucionar el problema, tan es así que en las protestas de este miércoles nadie de la comuna sanrafaelense se presentó en la zona de conflicto para tratar de buscar algún acuerdo y evitar más hechos de violencia.

 

Versión para impresión