• Sociedad

Jóvenes “usan y tiran” a la familia: Obispo

  • E-consulta
Diócesis de Córdoba define su caminar y el de los sacerdotes en el 2015. Iglesia saldrá a buscar a las familias.

Córdoba, Ver.- (AVC) La sociedad moderna está inmersa en un mal concepto de la familia, basado en el “úsese y tírese”, principalmente entre los jóvenes, quienes muestran un compromiso matrimonial de “nada más por un tiempito”, ante lo cual la Iglesia Católica no debe seguir esperando sino salir a las calles, a los hogares, para llevar el evangelio y tratar de revertir la desintegración del núcleo familiar.

El obispo Eduardo Patiño Leal indicó que en los últimos ocho años, se mantiene un promedio de 20 declaraciones de nulidad matrimonial, al comprobarse que no hubo una verdadera boda con todo lo que implica la libertad de conciencia.

En contra parte, dijo, en la Diócesis de Córdoba se ha notado una marcada tendencia de vivir en “unión libre” entre parejas jóvenes sobretodo, evadiendo el compromiso que implica la unión tanto a nivel Civil como ante la Iglesia.

Patiño Leal encabezó este martes, el inicio de la Asamblea Eclesial Diocesana, con alrededor de 70 sacerdotes y 6 diáconos que el sábado serán ordenados presbíteros, en la cual se reflexiona el deseo de que el 2015 sea un año de discernimiento en el caminar de la Diócesis de Córdoba y tratar de vivir lo que pide el Papa Francisco sobre la alegría del evangelio, del cómo ayudar a los laicos, religiosos y sacerdotes para vivir bien este ideal de la Iglesia, así como para prepararse para una mayor disponibilidad de llegar a todas las familias.

Indicó que en este encuentro que durará tres días, se verá algo del Sínodo de la Familia de este año, y de esos resultados se va a seguir la reflexión en toda la iglesia católica con nuevos aportes en octubre del 2015.

“Son las inquietudes de cómo ayudar mejor a las familias a vivir el ideal cristiano, así como atender a las familias en precariedad, a veces las parejas se unen sin compromiso para toda la vida, así como aquellos que fracasaron a través de un divorcio, se les debe ayudar a tener una vida de concordia con el evangelio y al mismo tiempo esperanza en su hogar y familia. También queremos ver cómo preparar a los jóvenes para un noviazgo bueno y que fructiquen en parejas más estables”, explicó.

Y precisó que se deben consolidar como una Iglesia que está en salida, que no espera que lleguen a ella sino que sale al encuentro de las necesidades de la gente y sobre todo, a llevarles el evangelio a sus hogares.

Consideró que debe seguir la reflexión a la luz de lo que cada párroco vive para aportar más sugerencias modalidades de apoyo a las familias, la intención es ofrecer el proyecto de Jesucristo que habla del evangelio, de alegría para las familias.

Los jóvenes a veces no encuentran lugar en sociedad porque no hay trabajo, estudio, a veces también se vive en una situación muy cruel, como vivimos ahora, en donde se han solidarizado con la tristeza de familias de desaparecidos.

En otro orden de información y  a unos días del arribo de la Caravana de Madres Centroamericanas, el primer obispo de Córdoba, Eduardo Patiño, expresó la solidaridad y la oración por quienes perdieron a sus familiares en su trayecto hacia Estados Unidos.

“Lo principal es orar por ellos, solidarizarse y acompañarlos en la medida de nuestras posibilidades, puesto que es una caravana que va de paso; normalmente Julián Verónica, párroco de Amatlán ofrece algunas ayudas para una estación acogedora mientras siguen adelante, si es que han ampliado su ruta; orar por ellos y unirnos a que también las autoridades mexicanas como las de Centroamérica hagan su labor, cada quien, para ubicar dónde se encuentran”, concluyó.

Versión para impresión