• Nación

Se desploma en tres días precio del petróleo mexicano

  • E-consulta
Pese a la debilidad temporal de la moneda mexicana, la Secretaría de Hacienda no intervendrá en el mercado cambiario mexicano.

En sólo tres días hábiles el precio promedio de la mezcla mexicana del crudo de exportación perdió 10.76% de su valor, lo que resulta equivalente a 7.51 dólares por barril.

Este precio no se había registrado desde el pasado 20 de mayo de 2010, cuando la mezcla promedió 62.15 dólares por barril

De acuerdo con una nota del periódico El Universal, el desplome de la cotización del crudo nacional en sus tipos Istmo, Maya y Olmeca fue el resultado del comportamiento del mercado internacional, cuyos precios desde septiembre han venido resintiendo una caída sistemática, según la Base de Datos Institucional de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Tras dos días consecutivos en los que Pemex no reportó movimientos del precio del crudo nacional (desde el jueves de la semana pasada) porque su principal mercado, Estados Unidos, tuvo jornadas feriadas por el Día de Acción de Gracias, la última cotización disponible del petróleo mexicano fue la del miércoles 26, cuando alcanzó los 69.77 dólares por barriles.

En la jornada de este lunes, los mercados petroleros internacionales situaron al crudo nacional en 62.26 dólares, 7.51 dólares por debajo del precio registrado el pasado miércoles, lo que representa uno de los mayores desplomes del precio en sólo tres días de los últimos años.

De hecho, el petróleo mexicano en los tres tipos que se embarcan a clientes de Estados Unidos, España, India, Canadá, a los países que integran el Pacto de San José, así como a China y Holanda, entre otros, se ha visto afectado por los vaivenes del mercado.

En junio de este año, la mezcla se cotizó en los principales centros de consumo del mundo en 99 dólares por barril; para julio el precio descendió a 95 dólares, en agosto se situó en 91 dólares; para septiembre llegó a 89 dólares, en octubre un nuevo descenso lo colocó en 80 dólares por barril y el mes pasado promedió los 72.2 dólares por cada tonel.

Es decir, en cinco meses la pérdida de valor del petróleo crudo de exportación mexicano fue de 27%, equivalente a 26.8 dólares por barril.

Ahora diciembre abre con precio de 62.26 dólares y, según las expectativas de los analistas, es poco probable que las cotizaciones del crudo mejoren en el corto y mediano plazos.

Apenas el pasado 5 de noviembre el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, explicó que el gobierno mexicano ejecutará sus coberturas petroleras antes de que termine 2014 “sólo si los precios internacionales del crudo descienden por debajo de los 70 dólares por barril en promedio anual”.

El 14 de noviembre de 2013 la SHCP adquirió coberturas petroleras para proteger las finanzas públicas en caso de una caída abrupta de los precios del crudo, con un costo de 450 millones de dólares.

El funcionario destacó que pese al constante descenso de los precios “el gobierno ve lejano que pueda ejercer estas coberturas: los precios del crudo nacional para los primeros meses del año se mantuvieron superiores a lo establecido en la Ley de Ingresos planteada para 2014”.

Por tanto, añadió, “el gasto público de este año está completamente protegido. No tenemos ningún riesgo para este año y tampoco lo tendremos para el 2015 porque también se adquirieron coberturas”.

En tanto, en los mercados internacionales el petróleo considerado marcador subió el lunes 5%, iniciando una aparente recuperación debido a los temores de que la alta producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos se esté desacelerando.

El crudo referencial Brent cerró con un alza de 2.39 dólares a 72.54 dólares por barrica tras alcanzar un máximo de sesión de 72.73, en tanto que el crudo tipo WTI, que se cotiza en el mercado estadounidense, subió 2.85 dólares para situarse en 69 dólares por barril.

Hacienda logró cobertura limitada para 2015

Aunque la Secretaría de Hacienda sí protegió las finanzas públicas del país para 2015 con coberturas de precio, las cuentas de Pemex no estarán a salvo de la volatilidad del mercado internacional petrolero.

"Se cubrieron la totalidad de los ingresos petroleros de la Federación, mas no los ingresos de Pemex", contestó al respecto la empresa productiva del Estado.

Según lo estimado por el Gobierno, en 2015 se espera la exportación de 397.85 millones de barriles de petróleo a un precio de 79 dólares por barril; sin embargo, Hacienda sólo contrató cobertura para 228 millones de barriles, a un precio de 76.4 dólares.

Esto significa que 42.7 por ciento de la exportación programada (169.85 millones de barriles) se venderá a precios de mercado.

No obstante, señaló Pemex en un reporte por escrito, aún con los precios actuales los ingresos de la petrolera "son superiores a los costos que enfrenta en la extracción, exploración y desarrollo de hidrocarburos, por lo que no se estima recortar proyectos de inversión".

Según otra nota del periódico Reforma, Fabiola Ortiz, analista de Standard and Poor's, explicó que si bien no se recortarán proyectos, pues el costo promedio es de 35 dólares por barril, los ingresos sí se verán afectados, pues el precio estaría por debajo de lo estimado.

De acuerdo con un ejercicio realizado por Grupo Reforma, si durante 2015 el precio de la mezcla de crudo mexicano promedia 65 dólares por barril, el ingreso por exportaciones de Pemex se reducirá alrededor de 19 por ciento, lo que se traducirá en una baja similar en la utilidad de operación de la petrolera mexicana.

En noviembre de 2008, al igual que ahora, el Gobierno federal destinó su habilidad para proteger los ingresos públicos derivados del petróleo, al asegurar el precio de la mezcla de crudo de exportación en 70 dólares por barril para el 68 por ciento de la plataforma de exportación de aquel año.

Sin embargo, nada se dijo del efecto negativo que tuvo en las finanzas de Pemex la caída del precio internacional del crudo, derivado de ese 32 por ciento de la plataforma de exportación que quedó sin cobertura.

En 2009, el precio promedio de la mezcla mexicana fue de 57.76 dólares por barril; es decir, 12.24 dólares menos del precio cubierto por Hacienda.

En aquel año, los ingresos públicos quedaron cubiertos; sin embargo, Pemex sufrió una caída de 24 por ciento de sus ventas, y una merma de su utilidad de operación de 25 por ciento.

Se dispara el dólar, pero no habrá intervención de Hacienda

A  pesar de la debilidad temporal de la moneda mexicana, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, sostuvo que el mercado cambiario mexicano funciona con liquidez y orden, por lo que no ve necesidad de llevar a cabo una intervención.

Mientras el mercado cambiario tenga liquidez, ni la Comisión de Cambios ni la Secretaría Hacienda intervendremos. El mercado es el que determina el tipo de cambio”, enfatizó según otra nota del periódico Excélsior.

El tipo de cambio cerró ayer lunes en 13.9415 pesos por dólar en su modalidad interbancario 48 horas reportado por el Banco de México, su nivel más bajo desde el 14 de junio de 2012, cuando se ubicó en 14.0026 unidades, establecen indicadores del Banco de México.

El peso mexicano sufrió en noviembre una caída mensual del 3.3 por ciento frente al dólar, la más pronunciada desde agosto del 2013, cotizando en su nivel más bajo desde junio del 2012.

El titular de Hacienda explicó, en entrevista radiofónica, que el peso se ha depreciado menos que otras monedas emergentes y que su descenso está relacionado con una caída en los precios del crudo.

A pesar de la alta volatilidad a la que ha estado expuesta la moneda mexicana, debido a que es la más preferida entre los mercados emergentes para operaciones de compra-venta, el peso tuvo una menor depreciación entre la primera quincena de abril y la de octubre, comparado con una decena de monedas emergentes.

En el último semestre, hasta el 15 de octubre el peso mexicano sólo se había depreciado 3.2%, mientras que el real brasileño lo hizo en 9.15%, el peso Argentino en 5.57%, el chileno en 5.40% y el colombiano 6.45%, revelan estimaciones de CI Banco.

La moneda rusa se depreció en el semestre 11 por ciento; la polaca 7.74 por ciento; la checa 7.37 por ciento; la turca 5.59 por ciento; la sudafricana 4.62 por ciento y la húngara 6.65 por ciento.

“En general cuando hay algún dato en Estados Unidos siempre se da una salida pronunciada de capitales, pero luego el inversionista discrimina entre economías y analiza qué país tiene mejores fundamentos y ahí, gracias en parte a las reformas estructurales México, está mejor posicionado, o la perspectiva económica del país es mucho más favorable que la mayoría de las otras naciones”, explicó James Salazar, analista económico de CI Banco.

El economista reconoció que en los últimos meses el peso mexicano ha experimentado una situación complicada, debido a que es una de las monedas con mayores operaciones de compra-venta en el mundo entre los países emergentes.

El FMI expone que “basado en los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS), el peso mexicano es la moneda de los mercados emergentes más negociada en el mundo, con un volumen diario global de comercio de 135 mil millones de dólares”.

“Los inversionistas internacionales poseen ahora 37% de los bonos soberanos denominados en moneda local, y 52% de la deuda pública total, exponiendo México a los cambios bruscos en el sentimiento de los inversionistas”, advierte.

“Sin embargo, un fuerte aumento de las tasas de interés en ausencia de un mayor crecimiento en la economía de Estados Unidos podría tener importantes efectos adversos”, enfatiza.

Un inesperado aumento en las tasas de interés en “Estados Unidos (por ejemplo, debido a las presiones inflacionarias o renovado preocupaciones sobre el techo de la deuda), acompañados por un aumento de las primas de riesgo de mercado emergentes golpearía México tanto a través de canales comerciales y financieros”, alertó el Fondo Monetario Internacional.

Versión para impresión