• Nación

Se enfrentan policías y normalistas en Guerrero

  • E-consulta
En dos ocasiones hubo intercambios de golpes. Los hechos dejaron 25 heridos, de los cuales un policía se reporta como grave.

El saldo de la jornada violenta que se vivió ayer en Chilpancingo, Guerrero, fue de ocho policías federales heridos —tres de ellos reportados como delicados de salud por los golpes que recibieron— así como 17 civiles lesionados y tres vehículos oficiales incendiados, cuando los uniformados querían contener a un grupo de encapuchados y rescatar a tres de sus elementos que fueron sustraídos del hotel en el que se alojaban.

Alrededor de las 04:00 horas, estudiantes normalistas, familiares de los 43 desaparecidos e integrantes de la de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de Guerrero (CETEG), colocaban vallas sobre la avenida Insurgentes como parte de los preparativos del concierto La Luz en la Oscuridad, convocada por bandas de distintos géneros en apoyo a los familiares de Ayotzinapa.

De acuerdo con una nota del periódico El Universal, la Policía Federal había solicitado a la CETEG y a sus acompañantes que dejaran salir a los elementos que aún estaban en el hotel que había quedado entre el territorio cercado para el concierto; sin embargo esto no sucedió.

Cuando se colocaban las vallas para el evento, según la versión de los normalistas, fueron interceptados por cinco policías vestidos de civil que viajaban en un taxi, tenían supuestamente aliento alcohólico y los agredieron verbalmente.

El grupo radical comentó que al llegar al hotel Real del Sol, los federales salieron acompañados por más elementos y amagaron con sus armas a los normalistas.

Sin embargo, el grupo de encapuchados detectó que en el Hotel Diplomático, ubicado una calle antes del Real del Sol, había policías federales y fueron por ellos.

Ingresaron al hotel para obligar a salir a los policías a punta de palos, patadas, puñetazos y todo lo que encontraron para golpear. Los tres elementos asegurados fueron subidos a una de las camionetas color blanco que utiliza la CETEG, y se los llevaron.

Al circular el grupo disidente sobre Avenida Insurgentes, se encontraron con más elementos de la Policía Federal quienes llegaron para auxiliar a sus tres compañeros privados de la libertad.

Con gases lacrimógenos y balas de goma, la Policía Federal contuvo a los maestros de la CETEG, a normalistas y familiares de Ayotzinapa; pero no logró rescatar a sus compañeros pues la camioneta que los llevaba a bordo logró salir de la trifulca, que dejó cuatro detenidos.

Cuando ya todo se había calmado, hubo otro enfrentamiento sobre la Avenida Insurgentes. Una persona vestida de civil que no ha sido identificada como Policía Federal ni como parte del movimiento de la CETEG o de Ayotzinapa, subió a una camioneta y embistió a varias personas, entre ellas a tres policías federales.

Entre los civiles lesionados en los disturbios está Ernesto Cruz Flores, estudiante de la UNAM, quien fue alcanzado por un proyectil en la mandíbula, ocasionándole una fractura.

También resultaron lesionados Lambertino Cruz Antonio y Mario César González Cabrera, padres de dos de los normalistas desaparecidos en septiembre pasado.

Otros de los lesionados son los maestros Manuel Salvador Rosas Zúñiga y Osmín Valdés Hipólito, ingresados al hospital del ISSSTE en Chilpancingo; y los periodistas Carlos Alberto Ogaz Torres, reportero de Regeneración Radio; y Alejandrino González de Associated Press (AP).

Alrededor de las 7:30 horas, José Luis Solís López, el comandante Espartaco de la Policía Federal, comenzó las negociaciones con el líder de la CETEG, Ramos Reyes Guerrero, para recuperar a sus compañeros.

El mando de la Policía Federal pidió el regreso de sus tres elementos que fueron sustraídos del hotel; en tanto que Reyes Guerrero solicitó la liberación de cuatro personas.

Minutos después los cuatro manifestantes fueron liberadas, una de ellas con golpes visibles en el rostro, quien exigió se le devolviera su mochila y su cartera.

El líder de la CETEG indicó al comandante Espartaco que indagarían dónde se encontraban los tres Policías Federales; minutos después fueron liberados cerca de la caseta de cobro del nuevo libramiento a Tixtla.

Horas después se registraron otros hechos vandálicos. El primero sucedió afuera del Instituto Universitario de Ciencias Policiales de la policía estatal (Infocap).

Ubicado sobre la autopista del Sol, ahí llegaron personas encapuchadas y prendieron fuego a dos camionetas oficiales; asimismo arrojaron piedras al inmueble. En otra acción, incendiaron otra camioneta oficial a la altura de la glorieta del Caballito, sobre la Avenida Insurgentes, cerca de donde ocurrieron los hechos de la mañana.

Presenta denuncia la Policía Federal

La Policía Federal (PF) presentó ayer una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra quienes resulten responsables por la tentativa del delito de privación ilegal de la libertad y lesiones de ocho de sus elementos que resultaron heridos por integrantes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero en la ciudad de Chilpancingo, informaron fuentes ministeriales.

Uno de los ocho agentes federales fue trasladado al Distrito Federal vía aérea para que se le practicara una intervención quirúrgica en el cráneo por las heridas recibidas, mientras otros cinco agentes son atendidos en un hospital de aquella localidad.

Según otra nota del diario La Jornada, la PF no reportó el nombre ni el hospital donde recibirá atención médica el elemento con lesiones en el cráneo.

Se prevé que este lunes el gobierno federal dé a conocer el estado de salud de los otros cinco elementos que se reportan graves.

Abogados de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) presentaron la denuncia de hechos, de la que tomó conocimiento la delegación de la PGR en Guerrero, informaron funcionarios federales.

Los funcionarios consultados informaron que durante la madrugada los policías localizaron a uno de sus compañeros que horas antes había sido retenido por integrantes de la CETEG, pero cuando se les informó que otros dos agentes se encontraban privados de su libertad en las inmediaciones de la avenida Insurgentes, en Chilpancingo, acudieron al lugar para tratar de rescatarlos. Ya en el sitio, los integrantes de la CETEG atropellaron con un vehículo en marcha a cinco federales, que aún permanecen hospitalizados.

La versión de la PF contradice las declaraciones de varios padres de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, quienes aseguraron que alrededor de las 4 de la mañana policías federales desalojaron a unos 60 normalistas que se habían trasladado al lugar llamado El Caballito, donde a partir de las 11 de la mañana de hoy se llevaría a cabo un concierto de rock, encabezado por la banda de ska Panteón Rococó.

Durante la madrugada, en la preparación del concierto de rock –que terminó siendo pospuesto–, habrían llegado al lugar policías federales en tres ocasiones, en las cuales agredieron a normalistas y a otras personas ahí presentes.

Los afectados aseguraron que el presidente Enrique Peña Nieto “es un traidor, porque en lugar de mandar a los policías federales a buscar a sus hijos, manda granaderos a que los golpeen”, expuso en conferencia de prensa Rafael López Catarino, padre del estudiante desaparecido Julio César López.

Urge que INE atraiga elecciones en Guerrero

Los líderes de los dos principales partidos de oposición (PRD y PAN) coincidieron en que no se cancelen las elecciones en Guerrero, toda vez que –señalaron– es necesario hacer valer las vías democráticas para enfrentar la crisis en esa entidad.

Consultados por el diario 24 Horas, Carlos Navarrete y Ricardo Anaya, dirigentes de PRD y PAN, respectivamente, contemplan que el Instituto Nacional Electoral (INE) atraiga en su totalidad la organización de los comicios y quite este trabajo al Organismo Público Local Electoral (Ople).

El líder de Acción Nacional anunció que antes de terminar el año se reunirá con el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, para intercambiar información sobre el proceso electoral 2015, además para expresarle todo su interés de colaborar y contribuir a que haya elecciones democráticas en Guerrero, donde se renovará el gobierno estatal, Congreso local y 81 ayuntamientos.

“En el PAN estamos convencidos de que la vía democrática es la vía adecuada para resolver los problemas del país y Guerrero tiene muchos problemas que deben ser resueltos por la vía democrática”, expresó Anaya.

El panista dijo que deben tomarse las medidas necesarias para que haya elecciones libres y democráticas en el territorio guerrerense, para lo cual el INE debe atraer el control total de los comicios para elegir a gobernador, diputados locales y ayuntamientos.

“Es una medida que está contemplada en la ley, pero adelantar una conclusión sin intercambiar información me parecería prematuro; por supuesto que esa es una medida que está contemplada en la ley vigente”, expresó.

Por su parte, el perredista Carlos Navarrete indicó que “el INE va a hacer la elección en Guerrero, como en todo el país las elecciones locales, que fue en la última reforma”.

Asimismo, rechazó tajante cualquier planteamiento de suspender el proceso electivo en Guerrero o en cualquier parte del país, programado para el 7 de junio de 2015.

“Los problemas de Guerrero se arreglan con más democracia, no eliminando la democracia. Guerrero necesita preparar las condiciones para que la gente se exprese con libertad en las urnas y determine quién debe conducir el estado”, aseveró.

Para el dirigente nacional perredista, no hay cabida para que un gobernador interino o designado siga estando al frente de la entidad, pues con las elecciones en puerta la ciudadanía elegirá en las urnas al candidato que tenga las mejores propuestas.

“La Constitución lo dice, la ley lo dice, son los guerrerenses en las urnas quienes determinan quién gana y quién pierde una elección, quienes son diputados, y quién es gobernador y quiénes son los alcaldes en los municipios”, insistió.´

Cabe recordar que Guerrero es considerado un bastión del PRD. Este partido ganó las pasadas elecciones a gobernador y mantiene la mayoría en el Congreso local y ayuntamientos.

Versión para impresión