• Nación

Niegan presencia de la PF en ataque de normalistas

  • E-consulta
Aunque la revista Proceso mostró un video que involucra a elementos de la Policía Federal, las autoridades dicen que no hay indicios de ello

El comisionado general de la Policía Federal (PF), Enrique Galindo, negó que la noche del pasado 26 de septiembre elementos de su corporación participaran activamente en el ataque a estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, pero admitió que las fuerzas federales sí estuvieron enteradas de que un grupo de normalistas fueron agredidos a balazos en Iguala, Guerrero.

“La Policía Federal no interviene; al menos no tenemos una evidencia clara de participación activa en los hechos concretos que conocemos del 26 de septiembre (…) Esa camioneta (que se ve en un video difundido por el semanario Proceso, cuyas características son similares a las que usa la corporación) no es de la Policía Federal.

“Nosotros sí sabíamos de (la manifestación) ese día, porque (los estudiantes) venían en autobuses. Nuestra competencia estaba en la carretera federal, donde hubo hechos de violencia contra futbolistas. Ahí acudieron los federales. Pero dentro de la ciudad no tuvimos participación”, aseguró ayer el funcionario en una entrevista televisiva.

De acuerdo con una nota del periódico La Jornada, una investigación publicada por la revista Proceso el pasado fin de semana refiere que agentes de la PF y elementos del Ejército Mexicano habrían participado en el ataque contra los normalistas en la ciudad de Iguala.

Según el trabajo de investigación, realizado por los periodistas Anabel Hernández y Steve Fisher, con el apoyo del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley, el gobierno federal mexicano supo, en tiempo real, todo lo que estaba ocurriendo en Iguala la noche en que 43 normalistas fueron desaparecidos.

Sobre la base de testimonios, videos tomados con los celulares de los normalistas (en los que se escuchan las voces de los estudiantes que aseguraban haber visto a elementos de la PF en la noche del 26 de septiembre), informes inéditos y documentos de la Procuraduría General de la República (PGR) y de juzgados, la investigación muestra que la Policía Federal participó activa y directamente en el ataque contra los jóvenes, y que el gobierno federal ha ocultado información durante más de dos meses.

De su lado, autoridades de la PGR informaron a La Jornada que entre las pruebas recabadas en la averiguación previa abierta por la desaparición de normalistas de Ayotzinapa no se cuenta con algún video o testimonio directo que aporte indicios de que elementos de la PF participaron en los hechos.

“No hay prueba alguna que forme parte del caudal probatorio (respecto de la hipótesis de que elementos federales habrían participado), y te puedo decir que ni siquiera existe esa posibilidad a nivel de indicios”, dijo a este diario un fiscal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación contra la Delincuencia Organizada (Seido) que pidió mantener bajo reserva su identidad.

En tanto, el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo –quien ayer se negó a conceder una entrevista a La Jornada, bajo el argumento de que estaba ocupado en operativos de campo en Guerrero, donde supuestamente no había recepción de celular o de teléfono satelital–, rechazó, en entrevistas a medios televisivos y radiofónicos, cualquier vínculo de agentes federales con los hechos del caso Ayotzinapa.

“Hoy, a partir de las diligencias, de los testimonios que hay en la averiguación previa de la PGR, diría con toda claridad, que no se apega a la hipótesis que se maneja en este reportaje (de Proceso). Hay una gran cantidad de testimonios, de documentos, de información, pero (…) con los informes que tengo, generados por la propia PF, conociendo el estado de fuerza destacamentado en Iguala esa noche del 26 de septiembre, diría que la PF no participa, al menos no tenemos una evidencia clara de participación activa en los hechos concretos de esa noche”, indicó Galindo a Televisa.

–¿Cómo explica el video (que dio a conocer la mencionada revista) donde se aprecia a una persona muy cerca de lo que posiblemente era una patrulla de la PF? –se le preguntó al comisionado en una de las entrevistas que concedió.

–Bueno, lo que yo he visto, aunque, insisto, puede haber más evidencia, y por ello invitamos a que se aporten a la propia averiguación previa todas las evidencias y todos los videos, pero hasta donde aprecio en los propios documentos videográficos, no veo y no encuentro una participación directa de un vehículo de Policía Federal o donde se pueda identificar que efectivamente policías federales están participando.

Finalmente señaló que “los estudiantes estaban siendo monitoreados por agentes estatales y federales (el 26 de septiembre durante los hechos de Iguala)”.

Investigan presencia de falsos policías en enfrentamientos

La Procuraduría General de la República investiga la participación de falsos policías federales en los enfrentamientos violentos del domingo pasado en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero.

Según los datos entregados a la dependencia por la Comisión General de la PF, han sido detectados “provocadores” que aparentan pertenecer o estar asociaciones a la corporación, pero en realidad son ajenos a ésta.

Según otra nota del diario Crónica, conforme a esta versión oficial, “hay referencias de gente que ha estado incitando, pero que, se ha corroborado, no son policías federales”.

En medio del desencuentro, padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa se deslindaron de las agresiones, como don Jaime Arzate García, papá de Antonio: “No somos locos ni alborotadores, lo único que buscamos es que aparezcan nuestros muchachos y que las autoridades se pongan en nuestros zapatos”.

De acuerdo con la información compartida a la PGR, no hay registro de agentes federales en la capital de Guerrero que realicen operativos vestidos de civil o que usen vehículos sin las siglas oficiales, además de que ninguno de los PF’s comisionados en el lugar dieron positivo a las pruebas toxicológicas o de alcoholimia, como lo habían denunciado normalistas y maestros de la entidad que participaron en la riña.

Según la versión de los estudiantes y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), durante la madrugada dominical, mientras normalistas transitaban en dos camiones en las inmediaciones del punto conocido como El Caballito, donde comenzarían los preparativos para un concierto -”Una luz en la oscuridad”- en solidaridad con los desaparecidos y sus familias, un taxi con policías federales vestidos de civil y en estado de ebriedad los interceptaron, golpearon y desalojaron con violencia del lugar. Este hecho derivó en posteriores confrontaciones, incluso en el hotel donde se hospedaba una docena de PF`comisionados en Chilpancingo como parte de las acciones de seguridad por los festejos del 12 de diciembre.

Sin embargo, en el expediente abierto por los hechos hay datos que apuntan a la presencia de PF’s piratas, que buscan escalar el conflicto.

Respecto al deslinde de actos violentos por parte de las familias de los normalistas, una comisión de padres denunció de manera previa a la PGR hostilidad por parte de policías federales e incluso de miembros del Ejército mexicano.

“Sabemos que están en labores de vigilancia y que han colocado retenes en las carreteras, y como los padres siguen recorriendo el estado, se han encontrado con revisiones intrusivas y autoritarias y con interrogatorios fuera de lo normal”, describió a Crónica el asesor Vidulfo Rosales, del Centro de Derechos Humanos de La Montaña.

La aversión, digo, “se ha derivado de que se asocia a los papás con marchas, tomas, quemas y otras agresiones, pero no es así; es inadecuado que además del dolor, haya hostilidad y este ha sido uno de los puntos que se ha puesto sobre la mesa de la PGR”.

Encuentran más restos humanos en Cocula

Peritos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) se trasladaron a Cocula, Guerrero, al sitio en donde se encontró una presunta hoguera en la que habría restos humanos calcinados, cuyo hallazgo fue reportado por integrantes del Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

El personal especializado aplicará los protocolos de resguardo y custodia de los restos localizados el pasado sábado 13 de diciembre, para integrarlos a las investigaciones por la desaparición de los estudiantes normalistas reportados como desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre del presente año.

Según otra nota del periódico Excélsior, fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) indicaron que desde que fue reportada la localización de la presunta hoguera, en un predio a 10 kilómetros de la localizada en el basurero de Cocula, se procedió al resguardo del lugar para evitar su alteración.

Los integrantes de la UPOEG informaron que la nueva hoguera en la que habría restos humanos calcinados se encontró en una zona identificada como La Barranca de la Carnicería.

El sitio se ubicó a varios kilómetros del basurero municipal de Cocula, en donde la PGR reportó que integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos confesaron haber asesinado y calcinado a un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, que fueron levantados en Iguala la noche del 26 de septiembre pasado.

De los restos encontrados, fue posible la identificación de Alexander Mora Venancio, uno de los estudiantes desaparecidos, a partir de estudios de ADN realizados en la Escuela de Medicina de la Universidad de Innsbruck, en Austria.

El protocolo de protección del lugar, recolección y resguardo de los restos localizados, que aplica el personal de la AIC, se realiza a partir de los acuerdos de colaboración que se establecieron con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que está colaborando en las investigaciones para la identificación de los restos encontrados en diversas fosas clandestinas localizadas en Iguala, Guerrero, a partir de los hechos del 26 de septiembre.

Versión para impresión