• Política

PGJ tiene un cuerpo; investigan si es periodista Moisés Sánchez

Además, el procurador dijo que tiene 13 policías arraigados por su omisión o posible cooperación en la desaparición del periodista.

Un cuerpo es sometido a diversos análisis forenses para esclarecer su identidad y 13 policías municipales se encuentran arraigados, como parte de las diligencias para esclarecer el caso del periodista desaparecido, Moisés Sánchez Cerezo.

En conferencia de prensa, Luis Ángel Bravo Contreras, Procurador de Justicia del Estado, informó que el lunes 05 de enero, encontraron un cuerpo en las colindancias de Soledad de Doblado y Paso del Macho y otro cuerpo (de mujer) en el municipio de Cotaxtla, cerca de un río que lleva el mismo nombre.

“Un cuerpo ( el que apareció en Soledad de doblado) es un cuerpo irreconocible, mucho muy lastimado, que necesariamente para corroborar la identidad o descartar que se trate de Moisés, necesito realizar pruebas de genética y de odontología y de todas las experticias que necesitan desahogarse en el cuerpo para confirmarlo y/o descartarlo”.

Bravo Contreras dijo que el cuerpo encontrado tiene un tiempo estimado de entre 36 y 48 horas de descomposición. Y mencionó que ya que los trabajos de identificación iniciaron el lunes en la noche, es el jueves en la noche cuando se vence el plazo mínimo para llegar a una conclusión de confirmación o de negación”.

Aunado a las diligencias de identificación de un cuerpo, el procurador comentó que tiene arraigados en un hotel de Boca del Río a 13 policías municipales de Medellín de Bravo por su omisión o posible cooperación en la sustracción del periodista.

Hay “testimonios que generaron la evidencia de que elementos de la policía comisivamente dejaron de hacer cosas que les correspondía hacer y que de haberlas hecho, pudieron haber evitado que Moisés hubiera sido sustraído de su domicilio”.

 “El hecho de un no hacer por parte de un policía respecto a sus obligaciones es un delito que agravia al ejercicio publico; pero si ese no hacer es con tendencias a cooperar a que fuera sustraído, la responsabilidad se agrava”.

Bravo Contreras acotó que “la línea de investigación más sólida que tenemos, no por los señalamientos de la familia sino por las diligencias que han enriquecido esos señalamientos, es el diferendo que existía entre Moisés y el alcalde de Medellín (Omar Cruz ) mucho se ha dicho el origen profesional o laboral de Moisés, eso para mí, creánme no es lo importante, lo importante es que es un ser humano que en Veracruz fue sustraído con violencia de su domicilio y que no encontramos eso es lo verdaderamente importante para mí”.

Y “no es precisamente la actividad periodística la que él pudiera ejercer, la que generó los diferendos con el alcalde, aquí Miosés es un tipo valiente que en público enfrentaba al alcalde, hay pruebas que han corroborado totalmente que le señalaba y criticaba obras no realizadas, que le criticaba las deficiencias en el gobierno municipal, que incluso le demandaba seguridad pública porque hablaba de colusiones de la policía con delincuentes”.

Por la desaparición del periodista, las autoridades estatales han tomado declaraciones a 59 personas, 38 de ellos policías municipales, y se han emprendido diversas diligencias en el lugar de los hechos. Sin embargo, el alcalde de Medelllín, Omar Cruz, quien había amenazado al Moisés, no ha sido llamado a declarar.

Moisés Sánchez Cerezo fue sustraído el viernes 02 de enero de su domicilio por un grupo de personas armadas, que llegaron hasta él, a bordo de tres camionetas. Bravo Contreras comentó que en las investigaciones por este caso ya participa la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE),  y “está por emitir el veredicto  para determinar su atrae el asunto o no lo atrae”.

Además, “si del caudal de pruebas que estamos desahogando y por la forma de comisión del delito aunado al número de gente vinculada a este caso, hay signos de delincuencia organizada, yo tengo que remitir el expediente a la PGR”.

Versión para impresión