• Municipios

Vecinos de Mesa de Guadalupe exigen justicia para anciano desalojado

  • E-consulta
Fue desalojado de su vivienda con apoyo de la fuerza pública.

Xalapa, Ver.- (AVC) Vecinos de la congregación Mesa de Guadalupe pertenecientes al municipio de Alto Lucero se manifestaron frente a palacio de gobierno para exigir justicia a favor del septuagenario, Esteban Aguilar, que fue desalojado el pasado viernes 09 de enero.

La ama de casa Ofelia Viveros García Refirió que los vecinos Benigno y Gregorio de apellido Viveros llegaron al domicilio conocido de Esteban Aguar para despojarlo de su vivienda con el apoyo de policías municipal y estatal.

Explicaron que el campesino Esteban Aguilar ha habitado toda su vida la vivienda, pero al no contar con escrituras, porque Meza de Guadalupe es un ejido, cualquier persona se siente con derecho de apropiarse.

Los manifestantes exigieron al gobierno del estado que apoyen en devolver la casa para Esteban Aguilar con edad de 77 años.

“Pedimos justicia porque al señor le quitaron su casa vilmente, aparte de que le quitaron la casa le robaron sus cosas, las mismas personas que le hicieron el desalojo”, expuso la vecina.

La vecina explicó que Mesa de Guadalupe es un ejido, en donde habitan un promedio de cuatro mil familias, las cuales carecen de escrituras del terreno en donde construyeron sus casas.

Al no contar con un documento que acredite su propiedad, cualquier persona puede llegar a desalojarlos, por lo que están en el desamparo, comentaron los manifestantes.

“Allá la costumbre es que la persona que lo ha vivido en el terreno, es porque es de él, si el señor Esteban tiene 77 años y ha vivido siempre ahí, pues la casa y el terreno es de él, porque ahí nacieron sus hijos, murió su esposa”, refirieron.

Además hace dos años, hubo otro caso de desalojo, fue el caso del ciudadano Rigoberto Viveros Mora, en el que su hermana fue la encargada de quitarle su casa.

“Queremos que les regresen sus casas a Esteban y a Rigoberto, porque los tiraron a la calle sin compasión alguna, es una injusticia”, finalizaron.

Versión para impresión