• Nación

Resienten estados desde finales de 2014 recortes

  • E-consulta
Los efectos en el gasto público por la caída de los precios del petróleo no serán exclusivos de 2015 ni de 2016: Banco de México.

El último trimestre de 2014 fue complicado para las finanzas públicas estatales, ya que acumularon un boquete de 11 mil 472 millones de pesos por las menores participaciones federales que se recibieron, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El hueco fiscal que reportó el conjunto de las entidades federativas durante ese periodo se explicó por la menor captación de recursos por la vía del petróleo.

De acuerdo con el informe de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda al cuarto trimestre del año, los ingresos petroleros de México quedaron cortos respecto a las expectativas en 52 mil 377 millones de pesos durante 2014.

Según una nota del periódico El Universal, ese hueco generado por los bajos precios del hidrocarburo y una menor producción del mismo energético fueron los factores que provocaron que la Federación tuviera menos recursos para destinar tanto a los 31 estados como al Distrito Federal.

Las participaciones federales son el principal ingreso de las entidades federativas y su uso no está etiquetado, por lo que depende de cada gobierno local el uso discrecional que le dé.

La información de Secretaría de Hacienda indica que en los últimos tres meses del año se debieron otorgar al conjunto de los gobiernos subnacionales 148 mil 557 millones de pesos; sin embargo, este contexto complicado de los precios del mercado, sólo se permitieron erogar 137 mil 85 millones de pesos.

Los boquetes más importantes lo tuvieron Estado de México, que dejó de recibir 2 mil 71 millones de pesos en el último trimestre de 2014; Distrito Federal, con un hoyo fiscal por mil 100 millones; Veracruz, con otro hueco de mil 39 millones; Puebla, con 600 millones; Jalisco, 557 millones, y Guanajuato, con 410 millones.

Expertos han señalado que este 2015 se vislumbra un panorama complejo para las finanzas estatales, ya que las coberturas petroleras que contrató el gobierno federal no cubren la recaudación federal participable, es decir, la bolsa donde ingresan los recursos que después se transfieren a los gobiernos.

Si bien cuentan con otros mecanismos de compensación, como los fondos de estabilización, para algunos expertos, como la directora de Aregional, Flavia Rodríguez, estos recursos no serán suficientes para resarcir el faltante que se va generar durante todo este año.

Para este año, a las entidades federativas se les aprobó un otorgamiento en conjunto por 607 mil 130 millones de pesos.

Recientemente, la calificadora estadounidense Moody’s informó que la calidad crediticia de las entidades federativas no estará en riesgo pese al difícil panorama que implican los menores precios del petróleo, pero si advirtió que habrá dificultades hacia 2016 si esta tendencia de bajas cotizaciones permanece y se dé una caída potencial en las transferencias que realiza la Federación.

El director general de Standard and Poor’s, Víctor Manuel Herrera, consideró que en esta coyuntura no es apropiado que las entidades federativas presupuesten ingresos provenientes del precio del petróleo ya que en el actual entorno estarán expuestas sus finanzas.

“Si este contexto se prolonga más, como lo vimos en 2009, año en que la recaudación federal cayó y como consecuencia las participaciones de las entidades también, entonces si van a requerir mayor disciplina a las entidades para enfrentar un escenario de menores recursos”, enfatizó.

Campo educación y programas sociales los más afectados

Del recorte por 52.3 mil millones de pesos al presupuesto de las dependencias y órganos descentralizados, 60% corresponde a los recursos asignados para educación, salud, campo y desarrollo social, de acuerdo con el programa de austeridad anunciado por la SHCP.

Si bien la dependencia prevé recortes en 22 secretarías y organismos descentralizados, los mayores ajustes se aplicarán en el gasto social.

De acuerdo con información de la SHCP, por monto de recursos la Secretaría de Educación Pública será la más afectada con un recorte de 7 mil 800 millones de pesos, el cual representa 2.55% del presupuesto asignado a la dependencia para este año. Sin embargo, aclaró la dependencia, este ajuste no afectará los recursos asignados a las universidades estatales y federales.

Tampoco el pago de más de 922 mil maestros de educación básica pues, según el informe de la SHCP, no se tocarán los recursos provenientes del ramo 33 de donde proviene el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa (FONE).

Otra de las dependencia con mayores afectaciones será la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), con un recorte de 7 mil 188 millones de pesos, el cual representa 7.8% del presupuesto asignado para este año.

Esto, aun cuando el pasado 16 de noviembre, la Sagarpa calificó de “histórico” el presupuesto de 92 mil 141.8 millones de pesos aprobado para el sector por el Congreso.

Según otra nota del diario 24 Horas, el recorte de 7.8% al gasto de la dependencia diluye el incremento de 7.5% que en términos reales le había aprobado el Legislativo.

La Secretaría de Hacienda aclaró sin embargo que el ajuste no impactará en los incentivos orientados a proteger el ingreso de los productores de maíz, trigo, algodón, arroz, entre otros.

Otras dependencia como la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) tendrán  un recorte de 3 mil 750 millones de pesos, equivalente a 3.2% de su presupuesto. De acuerdo con SHCP, si bien el Programa de Pensión para Adultos Mayores se verá afectado, los beneficiarios ya incorporados no resentirán el recorte.

Asimismo, se verá afectado el Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias, el cual busca solventar la falta de infraestructura básica en comunidades de municipios de alta y muy alta marginación.

En tanto, la Secretaría de Salud tendrá un ajuste de 3 mil 339 millones de pesos, que representa 2.47% de su gasto total; la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, que ejercerá 700 millones de pesos (2.6%) menos; la Comisión Nacional del Agua, con un recorte de 6 mil 400 millones de pesos, equivalente a 12.6% de su presupuesto.

Además, el Instituto de Servicios de Salud y Seguridad Social para los Trabajadores del Estado, con mil 500 millones de pesos (0.71%) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, con un recorte de 900 millones de pesos (2.6%).

Los ajustes al gasto llegarán hasta 2016

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, pidió ‘‘ver hacia delante’’ porque los efectos en el gasto público por la caída de los precios del petróleo no serán exclusivos de 2015 ni de 2016, y consideró que el entorno adverso sólo podrá ser superado con resultados de las reformas.

‘‘El ajuste fiscal se explica de manera sencilla: la realidad es que México y el gobierno estábamos acostumbrados a gastar con ingresos provenientes de un precio del petróleo entre 80 y 100 dólares por barril. Ya no los tenemos, sobre todo cuando parece que esta caída es bastante durable. Será cuestión de años, no de meses, regresar a los niveles anteriores’’, dijo según otra nota del periódico La Jornada.

En conferencia de prensa posterior a una reunión privada con diputados federales del Partido Acción Nacional (PAN), Carstens consideró ‘‘razonable’’ el ajuste anunciado la semana pasada por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, porque busca ‘‘suavizar’’ el impacto de menores recursos por exportación de petróleo.

La otra alternativa, afirmó, habría sido contratar mayor deuda, dado que el gobierno federal ha comprometido que no habrá nuevos impuestos ni aumentará las tasas de los vigentes.

‘‘Mayor deuda es más impuestos en el futuro. La deuda no es una salida’’, resaltó.

Según Carstens, es posible revertir la disminución de ingresos si se acelera la aplicación de la reforma en materia energética.

‘‘Por ejemplo, en el caso de Petróleos Mexicanos (Pemex), que empiece a tener resultados la ronda cero y la ronda uno, aumentar la producción para compensar parte del efecto (en el) ingreso por menores precios’’ del crudo. ‘‘Tenemos reformas de gran envergadura ya aprobadas y sería muy oportuno que pudieran mostrar su bondad lo antes posible’’, expuso.

Consideró que el impacto del recorte presupuestal en la perspectiva de crecimiento del producto interno bruto (PIB) ‘‘no será tan importante, en la medida que se enfoque en reducir el gasto corriente’’.

El gobernador del banco central afirmó que el ajuste fiscal anunciado por Videgaray constituye ‘‘un buen propósito’’, sobre todo por la oferta de que se evitará al máximo reducir el presupuesto para los programas sociales y en ese caso el impacto a las familias de menores ingresos ‘‘será limitado’’.

Asimismo, Carstens rechazó anticipar el impacto que tendrá en el crecimiento económico para 2015, porque dijo que el informe trimestral será presentado en dos o tres semanas.

Por otra parte, planteó que sólo si es necesario el Banco de México apretará la política monetaria si el tipo de cambio del peso frente al dólar representa un problema financiero.

Versión para impresión