• Estado

Cinco años después del crimen, feminicida sigue libre

El primer caso de feminicidio resuelto por la SCJN, no ha significado la justicia que los familiares de la víctima buscan.

Veracruz, Ver.- Cinco años han pasado desde el asesinato de Mariana Lima Buendía a manos de su esposo, el policía Julio César Hernández Ballinas, y hasta ahora aún no se hace justicia.

Ésta es la primera vez que Suprema Corte de Justicia resuelve un caso de feminicidio, lo que marcará precedente fundamental, sin embargo hicieron falta tres amparos y la presión ejercida por Irinea Buendía Cortés, madre de Mariana, que siempre supo quién era el culpable de la muerte de su hija y no permitió que la complicidad de las autoridades dejaran impune el caso.

“El día 29 de junio del 2010, Julio César Hernández Ballinas, policía judicial del estado de México, esposo de mi hija, me avisa que ella se había ahorcado, me traslado al lugar de los hechos y encuentro que ella estaba muerta, yo no la vi colgada ni suspendida, la hallé acostada en la cama”, explicó.

El cuerpo de la joven de 29 años - de acuerdo con las declaraciones de su madre  estaba golpeado, parecía que la habían bañado, había toallas mojadas en la vivienda que se hallaba en construcción, los pies muy limpios a pesar de que no tenía cerca sus zapatos.

El Ministerio Público llegó 8: 20 de la mañana, diez minutos después de ella y terminó la diligencia en otros diez minutos, dando por sentada la versión del policía, de que su esposa se había ahorcado.

“El MP lo primero que dice es que quién había bajado el cuerpo, su esposo dijo que  él lo había bajado porque pensó que estaba viva, dijo que quería revivirla dándole besitos y masajeándole los pies”, explicó.

Señaló que la Policía Ministerial nunca llegó pues argumentaron que no era delito violento, tampoco siguieron el protocolo que está en código de procedimientos penales donde dice que cadena de custodia e investigación, no acordonaron el lugar de los hechos, lo que permitió al presunto asesino modificar toda la escena.

“La Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo el caso y el 25 de marzo de este año dieron la sentencia, el fallo, donde yo había denunciado, el contexto de violencia en el que vivía mi hija, la  negligencia, omisiones, obstrucción a la justicia”, explicó.

La Suprema Corte determinó que el caso deberá reponerse, porque Ministerios Públicos fueron omisos y negligentes, a pesar de que hay protocolos no los contemplaron ni aplicaron adecuadamente, resolución que será un parteaguas para los casos de feminicidios.

Ahora, a Irinea sólo le resta esperar- aguardar más de los cinco años que ha esperado justicia para su hija- en los que el presunto asesino fue ascendido por las autoridades de la Procuraduría capitalina a comandante de la Policía Ministerial.

Los implicados en la obstrucción de justicia del caso serán sancionados, los 20 ministerios públicos, 4 subprocuradoras de feminicidios dos gobernadores y tres procuradores de justicia.

Versión para impresión