• Nación

Rescate de El Chapo lo ordenaría El Mayo Zambada

  • E-consulta
Al menos tres de los nueve hijos que se le adjudican a Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, están en la mira de Estados Unidos.

La principal línea de investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán coloca a Ismael El Mayo Zambada como quien ordenó el rescate de su compadre, y a Dámaso López Núñez, El Licenciado, ex jefe de seguridad del penal de máxima seguridad de Puente Grande, como uno de los operadores, revelaron funcionarios que participan en el Gabinete de Seguridad Nacional.

De acuerdo con una nota del periódico La Jornada, la información recabada refiere que el cártel de Sinaloa no se desestructuró con la aprehensión de Guzmán Loera en febrero de 2014, pues El Mayo Zambada mantuvo el control de la organización y compartió el liderazgo principalmente con los hijos de El Chapo.

Explicaron que si bien el cártel de Sinaloa ha tenido embestidas de grupos vinculados con los hermanos Beltrán Leyva en diversas zonas de producción y tránsito de enervantes, la organización aumentó su presencia en regiones como Baja California y Chihuahua, donde se apoderó de áreas que estaban bajo el control de los Arellano Félix y Carrillo Fuentes, tras la detención de sus líderes.

De acuerdo con los antecedentes de Dámaso López, quien nació el 22 de febrero de 1966 en El Dorado, sindicatura de Culiacán, Sinaloa, y fue agente del Ministerio Público durante los 90, en 1999 se convirtió en jefe de seguridad del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso ) número 2, en Puente Grande, Jalisco, ahora llamado Occidente.

Dámaso López creció dentro de las áreas de seguridad del gobierno federal, ya que consiguió llegar a subdirector de vigilancia y custodia en el penal jalisciense; presuntamente su ascenso fue parte de una estrategia bien definida para ayudar a Joaquín Guzmán Loera a escapar de ahí en enero de 2001.

Dos meses antes de esa fuga, Dámaso López renunció a su puesto, aunque versiones extraoficiales señalan que ya tenían él y Guzmán Loera todo listo para su evasión.

Ya fuera de Puente Grande, El Licenciado ingresó formalmente a la estructura criminal que dirigía El Chapo, y ahora es considerado uno de los principales cabecillas de la organización criminal que opera en más de diez entidades de México, así como en Europa, África y Asia.

El hijo de Dámaso, llamado también Dámaso López, El Minilic, tiene gran presencia en las redes sociales y es personaje de varios corridos, como su padre. La trayectoria de El Minilic dentro del narco no es considerada trascendental por los especialistas en el tema, pues opera bajo las órdenes de su progenitor y se ha destacado más por sus excesos de narcojunior que por el negocio de las drogas.

Sin embargo, en 2014 llegó a ser mencionado como ‘‘el sucesor’’ de Joaquín El Chapo Guzmán, sin que ello llegara a confirmarse.

Los entrevistados refirieron que la estructura del cártel de Sinaloa operó sin fracturas, y con el apoyo de El Mayo Zambada funcionaron a la perfección la logística y operatividad para contactar personal de custodia y del centro de operación de videovigilancia del Altiplano con el fin de que no se detectaran los planes de evasión de El Chapo.

El Mayo Zambada es uno de los delincuentes más buscados por el gobierno mexicano, y por datos que lleven a su detención se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos.

Va la DEA por hijos de El Chapo

Al menos tres de los nueve hijos que se le adjudican a Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, están en la mira del gobierno de Estados Unidos. Los nombres de Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, nacidos en 1983 y 1986, respectivamente, así como de Ovidio Guzmán López (1990) se encuentran en diversos expedientes judiciales y del Departamento del Tesoro. Los tres chapitos son señalados por actividades relacionadas con tráfico de drogas y lavado de dinero.

“El acusado Iván Archivaldo Guzmán Salazar, mejor conocido con los alias Luis o Chapito, es acusado de transportar desde México hasta la frontera de Estados Unidos múltiples kilogramos de cocaína y varias toneladas de mariguana para introducirlas a lo largo de Estados Unidos para su distribución”, señala un documento del Tribunal de Distrito de California, fechado en septiembre de 2013 según otra nota del periódico El Universal.

“El acusado Iván Archivaldo Guzmán Salazar posteriormente recolectó entre sus clientes en Estados Unidos las ganancias de esa droga y lavó y transfirió los dividendos desde Estados Unidos a México y a algún otro lugar para beneficio de los miembros y asociados del Cártel de Sinaloa”, se lee en el mismo escrito, basado en información de diversas agencias de investigación estadounidenses, entre ellas la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Por otra parte, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro los boletinó  en mayo y junio de 2012, pero la presión sobre ellos aumentó desde que su padre fue detenido y posteriormente encarcelado en febrero de 2014.

De los tres hijos de Guzmán Loera, los que más han llamado la atención de  Estados Unidos son los mayores: Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de la señora María Alejandrina Salazar Hernández, la primera esposa de Guzmán Loera, quien también fue boletinada en junio de 2012.

El 16 de enero de 2015, la Fiscalía Federal del Distrito Sur de California presentó cargos en contra de 60 integrantes del Cártel de Sinaloa, entre ellos Iván Archivaldo Guzmán Salazar, ubicado con 31 años de edad.

La acusación señala a la organización criminal de introducir grandes cantidades de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a  Estados Unidos a través de vehículos, camiones, embarcaciones y túneles. Buena parte de la materia prima utilizada por el cártel era importada de Asia, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Las agencias extranjeras identificaron a Ismael, El Mayo, Zambada García como el líder de la operación, y también incluyó a dos de sus hijos: Ismael Zambada Imperial e Ismael Zambada Sicairos, conocidos con los alias de Mayito Gordo y Mayito Flaco, respectivamente.

En 2005, Archivaldo fue detenido y recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1, La Palma, por lavado de dinero.

“El juez consideró que los hechos que se sometieron a su consideración configuraban la probable responsabilidad de Archivaldo Iván Guzmán Salazar o Alejandro Cárdenas Salazar, alias  El Chapito o César o Jorge, en la comisión del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, en las modalidades de adquirir, depositar e invertir por sí mismo y por interpósita persona”, informó la PGR en un comunicado oficial, pero en 2008 fue liberado tras desestimarse las pruebas.

El 2015 no les vino bien a los hijos de El Chapo. El gobierno estadounidense los  ubicó como parte de la red de Guzmán Loera, pero a la vez como líderes de la organización criminal  con grupos de personas a su cargo.

El 27 de enero de 2015, apenas 11 días después de la acusación en California, el Departamento del Tesoro designó a dos operadores del Cártel de Sinaloa bajo la ley de cabecillas (Kingpin Act). Ellos son Víctor Manuel Félix Beltrán y Alfonso Limón Sánchez.

Estados Unidos ubicó a Félix Beltrán como lugarteniente de  dos  hijos de Guzmán Loera, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, según anunció la embajada de Estados Unidos en México en un comunicado oficial.

“Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes propiedad de los designados que estén en  Estados Unidos o en control de personas estadounidenses quedan congelados, y a los ciudadanos estadounidenses les queda prohibido participar en transacciones comerciales con ellos”, se lee en el documento.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar también fue acusado en 2009 de tráfico de drogas en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos por el Distrito Norte de Illinois.

Ovidio Guzmán López es el más joven de los tres hermanos señalados por el gobierno de  Estados Unidos. Aunque desde el 5 de agosto de 2012 fue mencionado como parte de la organización criminal de su padre, en los últimos dos años ha logrado mantener un perfil más bajo que sus hermanos Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

La madre de Guzmán López, la señora Griselda López Pérez, también aparece en la lista de la OFAC como parte del sistema de financiamiento de la organización criminal de Joaquín El Chapo Guzmán.

La DEA contribuyó en la aprehensión  de Joaquín  El Chapo Guzmán en 2014 y ya ofreció su apoyo al gobierno de México para su recaptura en 2015.

Una de las preocupaciones de Estados Unidos se muestra en el informe de la propia DEA fechado en  noviembre de 2013, donde la agencia de seguridad   previó que los cárteles mexicanos, entre ellos el de Sinaloa, planeaban expandir su influencia en ese territorio.

Versión para impresión