• Municipios

Alcalde de Orizaba paga estatua de Porfirio Díaz, su héroe

  • E-consulta
El 1 de septiembre se devela en Orizaba la primera escultura monumental de Porfirio Díaz en una plaza pública

Orizaba, Ver.- Porfirio Díaz fue un patriota y no merecía vivir en el olvido. En mi particular opinión, es un  héroe, que estuvo 32 años como militar defendiendo a México, y luego 30 años como presidente poniendo orden, paz, y progreso. Lo considero un héroe.

Palabras del alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, quien reconoce, “sé que esto va a crear polémica”, pero no le importa. De su peculio, sin revelar la cifra, confirma que él está pagando por la Escultura Monumental de José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, que habrá de develarse el martes 1 de septiembre a las 11 horas en la Plaza Bicentenario.

De bronce, con una altura de tres metros, y un pedestal de 2.20 que dan una altura total de 5.20 metros, será la primera escultura en todo México, en una plaza pública, de quien está considerado por muchos, como un dictador y asesino. En entrevista con algunos medios locales y agencias de información, Diez Francos, se abre y da más detalles: 

¿Por qué Porfirio Díaz?

Yo la estoy donando a la ciudad de Orizaba con autorización del cabildo, fue unánime la votación, los siete miembros del cabildo votamos a favor. Pero, por qué, porque lo considero un héroe. Es una persona que estuvo 32 años luchando fundamentalmente contra los franceses y los americanos en guerra sucesivas. Buscó muchas cosas buenas para México, tiene equivocaciones, tiene errores, pero como decía un buen amigo de aquí de la alcaldía Martín Cabrera, ´tuvo errores, pero no horrores’. Si nos vamos un poquito a la historia real, no a la que escribieron los vencederos, que quisieron borrar el mapa, vemos que Porfirio Díaz tiene dos etapas, 32 años de militar, llega a la presidencia porque México necesitaba un personaje fuerte, que tuviera las agallas para pelear por su país, como fue en su caso Iturbide, como después fue Santa Ana, con todos los errores, uno imperialista, y el otro ávido de poder y negocios. Como lo fue Benito Juárez, que también estuvo cuántos años reelegido. Yo creo que el error más grande de Porfirio Díaz fue no haberse muerto a tiempo. Porque Benito Juárez se murió a tiempo, y tenemos estatuas de él por todos lados. Y no tenemos ninguna sola estatua, ningún solo nombre de Porfirio Díaz. Decía él mismo que la historia haría justicia y que él quería regresar a su país, y no. En mi particular opinión, es un  héroe, que estuvo 32 años como militar defendiendo a México, y luego 30 años como presidente poniendo orden, paz, y progreso.

Para mí en este momento si nos vamos a analizar lo que queremos los mexicanos, queremos: progreso económicamente, y paz, y son las dos cosas que hizo Díaz. Sabemos que había gavillas de bandidos, ahora hay zetas, “x” y “y” personas, y él puso orden, yo creo fue la etapa más pacífica que ha tenido México en sus 200 años de Independencia.

Fue cuando el peso estuvo a la par, y podía hablar a la par con Francia, Alemania, con Estados Unidos, económicamente estuvo bien.

No entiendo por qué hay calles Luis Echeverría o López Portillo, cuando los señores fueron la aberración del retroceso de México. Sé que hay polémica, gente que aplauda mucho, y gente que la critique.

La intención es para que reflexionen las cámaras federales, el Presidente de la Republica, y busquen que los restos regresen a México y descansen en paz. No creo que descansen en paz. Yo tuve la oportunidad de estar en el cementerio de Montparnase, tiene una tumba muy chiquita, muy discreta, pero siempre llena de flores. Osea, todos los mexicanos que van a París, una gran cantidad va a visitar el cementerio, que no es que tenga grandes personajes, pero van y compran flores. Mi esposa fue y compró, y las echó por debajo de la puerta.

¿Ha leído mucho sobre Porfirio Díaz, algún libro que recuerde?

Bueno he tratado de leer. Traemos a Catón con el libro “Díaz y Madero”. Hay un par de escritores extranjeros que no recuerdo sus nombres que son quienes creo manejan con más veracidad los errores y los aciertos. Y como humanos los tenemos. Sé que esto va a crear polémica, y que bueno, si suena mi ciudad, mi patria chica, porque le haga el primer homenaje a Porfirio Díaz o la primer escultura, pues bienvenida.

¿Ha tenido reacciones de políticos, gobernantes, sus homólogos, le han llamado para decirle algo?

Mira en contra no, a favor sí, muchos. Muchísimos a favor. Hay un gran grupo de militares, generales de división retirados, que me han hablado para pedir que los invite. Notarios de Puebla, hay una gran cantidad de personas que reconocen que Porfirio Díaz fue un patriota y no merecía vivir en el olvido. Puedo decir que si he tenido entre correos, mails, whatsapp, y llamadas, unas 150 y de esas, una en contra, de una persona que además es amigo, y me dijo ‘Juan Manuel, no estoy de acuerdo, fue un dictador’. Le puse: ok. Y se en carrero y entonces dijo que entonces para que haya balance, debería estar junto una estatua de Lázaro Cárdenas, junto a la Díaz, y le dije que con mucho gusto la pongo, pero siempre que la pagues tu peculio. Ah no. Ah, no? Pues es que la otra la estoy pagando yo, no los impuestos. Ah no pues bueno un día nos sentamos, aplaudo tu gestión pero no, no estoy de acuerdo. Esa fue la situación que he tenido radical. Si alguien dona una de Lázaro Cárdenas, o de otra persona que me guste o no me guste, lógicamente lo someteré a cabildo y si me autoriza, estará la estatua en algún lugar. Invito a que haya benefactores así, con la ciudad.

¿Cuánto le está costando la estatua?

No quiero hablar de precio, porque para mí, Porfirio Díaz, no tiene precio. Fue un patriota, una gente que se entregó a México, que insisto, con sus errores y graves, y que hay que trasladarlos a esa época en que había poca justicia. Él fue una de las personas que no respetó la ley, él quiso que no hubiera reelección e hizo entablar un mecanismo importante, dijo no me reelijo porque él había peleado contra Juárez, que se había reelegido creo que ocho periodos, incluso Díaz compitió en dos periodos contra él, y los perdió. Pero en este caso, Díaz dijo pues pongo a mi compadre y yo lo manipulo, a Manuel González, lo puso, si lo manipuló. Pero el pueblo ya no aceptó que no fuera otro que Porfirio Díaz. Llegó el momento que se tenía que retirar, su error fue el último intento de reelección contra Madero. Un error que de alguna manera, tuvo una última virtud, se retiró a tiempo. El veía venir un proceso de sangre, con un país pacífico completamente, tranquilizado. Cuando empezaron a haber las revueltas, con los hermanos Serdán, dijo, yo me voy, cuando tenía el poder, el ejército, y el dinero para haber acabado con la revuelta. Él dijo, ya o quiero sangre, ya soy viejo, me retiro y me voy. Esperando que pasara un poquito lo que pasó con Santa Ana, que se fue cuatro o cinco veces a Estados Unidos, pero iban por él, se lo llevaban a México de Presidente. (…) Díaz murió en el exilio en 1915, triste por no morir en México.

¿Quién hizo la estatua?

Bernardo Luis (López Artasáchez) escultor que ha trabajado mucho conmigo, él hizo la estatua de la Sirena. Es de Puebla. También hizo esta estatua de Ignacio de la Llave, esta es mía, dice mientras señala la que está a sus espaldas. Pero le mandé a hacer la chiquita que está en Madero. Nos ha hecho algunas, el águila nacional. Me trajo el molde en chiquito, me agradó, está a una edad de 70-72 años Don Porfirio con su semblante, su bigote, y lógicamente sus condecoraciones.

¿Hay algún candado para que otra administración no decida moverla o retirarla?

Mi único candado, será, yo entregarla en comodato. En caso que la quieran mover, pues que me la entreguen. Estoy seguro que me la van a aceptar cualquier otro gobierno a medida que le vayan haciendo justicia a Díaz. La donación está supeditada a que siempre esté en Plaza Bicentenario, si no, que la devuelvan, ya sea que la ponga yo en mi casa, y me le cuadre yo a Don Porfirio cada vez que pase frente. Tenga que cuadrarme yo por un lado con mi esposa, por otro lado, con Don Porfirio, para saludar a los dos. Dice entre risas.

Además de generales que le manifestaron que quieren estar ¿quién más estará en la ceremonia?

Estamos buscando a  familiares del General, a dos bisnietas a María Eugenia Sánchez Díaz, y a la Asociación Descendientes de Porfirio Díaz. Está invitado el Presidente de la República, el Secretario de Gobernación, la mayoría de autoridades federales, yo sé que no van a venir, es un día difícil,  es la toma de posesión se los diputados. Autoridades estatales, y espero que venga al que le nazca del corazón, al que no, que respete, la voluntad de un grupo, minoritario o mayoritario. Puedo decir abiertamente que hice una consulta, no tome la decisión unilateral, tuvimos una comida donde iba a venir el gobernador Javier Duarte, no pudo venir porque se le cruzó con otro evento en Veracruz con la Marina, se disculpó, pero no quise cancelar la comida. ¿Quiénes estaban ahí? Todo tipo de personajes, no había personajes non gratos para la ciudad, como Jairo Guarneros que es un tipo que va en contra de todo, no es un personaje que aporte a la ciudad. No que sea afín a mí, pero que aporte a la ciudad. Te puedo decir que de los 60 que habíamos ahí a lo mejor había 15 que sé que les caigo en la punta del hígado, y ellos también me caen igual, es recíproco. Canacintros… bueno y el primero de ellos, César Silva, una persona que buscó que yo no fuera alcalde, que ha ido en contra mía.

Ahí hizo el planteamiento, pidió opinión, y César Silva (ex dirigente de trabajadores textiles de la Fábrica de Río Blanco, donde ocurrió la histórica matanza de obreros, ordenada por Díaz) levantó primero la mano, para dar su apoyo. La mayoría levantó la mano en favor.

¿Es en verdad la primera estatua de Porfirio Díaz en el país?

Sí, es la primera. Porque existe una en Tampico, pero en un edificio particular.

Revelaría el Alcalde fuera de grabadoras, que él tiene estatuas pequeñas de otros personajes que pueden parecer no gratos para muchos, tal es el caso de Augusto Pinochet, y Francisco Franco. (Considerados dictadores en Chile, y España, respectivamente). Y de su reciente visita a Cuba, se pudo observar una fotografía de él posando junto a Fidel Castro Ruz a quien encontró casualmente en un restaurante de La Habana.

Versión para impresión