• Municipios

Toman oficinas de la CFE en Orizaba

  • E-consulta
Habitantes de Nogales exigen les reanuden el flujo eléctrico para la bomba de agua que surte del vital líquido a unas 400 familias

Orizaba, Ver.- Hasta las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) arribaron habitantes de la congregación Cecilio Terán, municipio de Nogales,  para manifestarse y tomar las instalaciones, como medida de presión para exigir les reanude el flujo eléctrico para la bomba de agua que surte del vital líquido a unas 400 familias de ese lugar.

Los quejosos colocaron cartulinas y se mantuvieron afuera de las instalaciones que se ubican sobre la calle Madero, en pleno centro histórico de Pluviosilla, por varias horas.

Esa congregación también es conocida como Balastrera, donde hace doce años ocurrió una explosión de un ducto de Pemex. Sus pobladores acusan a la CFE de realizar cobros elevados para la precaria economía que tienen los habitantes, pues les requieren un cobro de 150 mil pesos solo por concepto de la  energía que permite trabajar la bomba de agua.

De hecho, informaron los inconformes, que tiene un mes que les cortaron el flujo eléctrico, y debido a ello, la clínica, escuelas y viviendas, se quedaron sin energía, pero lo que más les preocupa es la falta de agua.

Y es que aseguran que hasta hace unos cuatro meses, solo pagaban alrededor de 10 mil pesos por concepto de energía de la bomba de agua, pero luego tuvieron un retraso en el pago, y ahora les están cobrando 150 mil pesos.

Dijeron que el superintendente, Víctor Alarcón, con quien finalmente se reunió una comisión de habitantes, se había negado al dialogo. Acordaron con él, el pago de 8 mil pesos que corresponden a la factura de agosto, una vez realizado el depósito les será reanudado el servicio.

También acordaron que técnicos de la CFE acudirán a revisar los medidores que se tienen en la comunidad para determinar si hay alguna falla en la lectura de consumo, para determinar si  refleja el consumo real o hay alguna falla.

Para el próximo viernes 18 tendrán una nueva reunión en las mismas oficinas de la CFE en esta ciudad, para continuar con el diálogo y ajustes en el convenio de notificación que tienen firmado desde 2014, para hacer efectivo el cobro de energía a la comunidad, y que los vecinos piden se revise para que no haya abusos a los usuarios de la paraestatal.

Después del diálogo con el superintendente, el grupo de pobladores retiró sus cartulinas y retornó a su comunidad, advirtiendo que tal como acordaron, ellos pagarán los 8 mil pesos, pero en caso de no reanudárseles el servicio, regresarán a plantarse y tomar las oficinas nuevamente, pero esta vez de forma indefinida. 

Avc

Versión para impresión