• Sociedad

Iglesia pide a los “hacedores de violencia” reconciliación y arrepentimiento

  • E-consulta
El párroco de la Catedral Metropolitana, aseguró que el inicio de la Cuaresma debe servir para evitar que la violencia siga avanzando

Xalapa, Ver.- Luego de los hechos de violencia que se han registrado en el estado, el párroco de la Catedral Metropolitana, Rafael González Hernández, aseguró que el inicio de la Cuaresma debe servir para hacer un examen de conciencia y un llamado a la reconciliación, para evitar que la violencia siga avanzando y dejando víctimas en Veracruz y en el país.

“El mensaje de la Iglesia es de paz, unidad, fraternidad, de reconciliación y de perdón, que va exactamente de la mano con este día que es penitencial y abre la Cuaresma; la reconciliación entre los hermanos puede hacer que disminuyan todos esos ilícitos, esas cosas que nos aquejan en nuestro estado, en nuestra patria y en el mundo, porque el mundo está convulsionado. Es un mensaje que debe llegar a la conciencias”.

Sobre el tema, indicó que es momento para que los hacedores de violencia volteen a ver el resultado de sus acciones y se arrepientan, pues aseguró que  aun si en esta vida la justicia no los alcanza, la justicia divina es infalible y llegará a tocarlos.

“Enfrentarán a la justicia divina si no han enfrentado la justicia humana, y no se olviden que esa justicia divina es misericordia, porque si queremos conocer el rostro de Dios es misericordia”.

Por ello, el sacerdote hizo un llamado a la reconciliación entre “hermanos”, entre familias y entre gobernantes, que impida que hechos como la desaparición de los cinco jóvenes de Tierra Blanca o el asesinato de la periodista Anabel Flores Salazar, se repitan en el estado.

“Es un llamado para que quienes promueven la violencia la dejen; es un llamado para que quienes se dedican a hacer el mal vean que ese no es el camino  adecuado para nuestra pobre humanidad”.

Con respecto a la celebración del miércoles de ceniza, indicó que abstenerse en este día no tiene que ver con la alimentación, sino con aquello que ahora esclaviza a los ciudadanos, como la tecnología.

“Ahora los jóvenes y hasta los niños no pueden prescindir de los teléfonos celulares y abstenerse de esto puede ser un signo bueno, pues aunque es un maravilloso instrumento ahora no se pueden vivir sin él”.

Avc

Versión para impresión