• Estado

Pemex cerró la válvula a los constructores veracruzanos: CMIC

  • E-consulta
Pemex cerró la válvula de inversiones y dejó desprotegidos a los empresarios, principalmente a los constructores del estado.

Xalapa, Ver.- Petróleos Mexicanos (Pemex) cerró la válvula de inversiones y dejó desprotegidos a los empresarios, principalmente a los constructores del estado, lamentó el ex presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Rafael Fentanes Hernández.

El constructor consideró que municipios como Papantla, Poza Rica y Coatzacoalcos, están al borde del caos por la falta de inversión de la empresa, lo cual deriva en una de las peores crisis de las que se tenga registro.

No obstante, dijo que la falta de inversión y el retiro de la empresa de municipios con vocación petrolera ha impactado de manera negativa en el desarrollo de las ciudades, pues además las empresas dedicadas a bienes y servicios también han visto disminuida su actividad por el retiro de los trabajadores.

“Ha afectado tremendamente en el desarrollo pues no sólo afecta a los constructores, sino a los proveedores de bienes y servicios; Pemex prácticamente cerró sus válvulas para la inversión y ha sido terrible”.

Entrevistado en el marco del aniversario de la expropiación petrolera, el constructor dijo a título personal que hay empresas del norte del estado cuyos dueños están desesperados porque están al borde de la quiebra, luego de que Pemex abandonó esa zona petrolera.

Indicó que por muchos años los empresarios invirtieron para ser competitivos y lograr mejores contratos con Pemex; sin embargo, ahora no solo no tienen contratos, sino que han quedado endeudados.

Fentanes Hernández consideró que hasta ahora no se han visto los beneficios, y ha sido un gran problema para los constructores veracruzanos y de todo el país, pues se ha visto afectado todo el Golfo de México y de los estados petroleros.

“Hay falta de trabajo por el descobijo por parte de Pemex, están habiendo grandes pérdidas en las empresas que se dedicaban a la industria petrolera”.

Más aún, el constructor indicó que tras los despidos de los 30 mil trabajadores que Pemex planea, se corre el riesgo de que aumenta la inseguridad y los delitos, pues es posible que al no contar con una fuente de trabajo fija, pudieran optar con actividades ilícitas.

“Hay que estar pendientes de que estos amigos que desafortunadamente van a perder su empleo, se empleen nuevamente en cuestiones lícitas porque es un caldo de cultivo para la inseguridad y la delincuencia”. 

Avc

Versión para impresión