• Nación

No recibe salario 46% de los niños trabajadores mexicanos, admite STPS

  • E-consulta
Los explotan en minas y cultivos de drogas, denuncia la OIT

Patricia Muñoz Ríos

Niñas y niños mexicanos son explotados en minas en Chiapas para la extracción de ámbar; mientras, en Guerrero, los emplean en cultivos ilícitos de enervantes, denunció el director de la Oficina para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Thomas Wissing.

En el contexto de la undécima sesión ordinaria de la comisión intersecretarial para la prevención y erradicación del trabajo infantil, expuso que en Chiapas más de 165 mil menores se ven obligados a trabajar y en Guerrero son casi 139 mil.

En dichos estados, junto con Oaxaca, la tasa promedio de trabajo infantil es 10 por ciento.

En el acto, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, indicó que de los 2 millones 500 mil menores que trabajan en el país, 46 por ciento no tienen salario “sólo reciben comida y un lugar para vivir”. Es decir, un millón 150 mil son explotados, y únicamente se les da lo mínimo para su manutención.

El funcionario sostuvo que ese no es un problema particular del país, “tan es así, que la OIT en 2009 inició una campaña internacional para erradicar el trabajo infantil, sobre todo en sus peores formas de explotación”, y dijo que se han instrumentado reformas para elevar la edad mínima de admisión al empleo de los 14 a los 15 años; así como en la Ley Federal del Trabajo, para aplicar sanciones y refrendar la responsabilidad laboral de empresas y otros actores en este problema.

También se presentó en esta sesión el Sistema Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes y la OIT dio un diagnóstico que señala que los estados con mayor problemática en este tema, como Chiapas, Oaxaca y Guerrero, también son los más pobres del país.

Sobre todo, explicó el representante en México de esa organización mundial, en estas entidades se han detectado esquemas de trabajo peligroso de explotación de menores, “en condiciones preocupantes”, como las labores en minas, cultivos de drogas, o como en Oaxaca, donde los niños son incorporados al sector de la construcción, como albañiles. En este último estado, más de 124 mil menores trabajan, es decir, 11.7 por ciento de la población infantil.

Navarrete Prida aseveró que la explotación de niños no sólo vulnera sus derechos, sino que raya en lo delictivo, por lo que, según planteó, estos casos, que implican riesgos para la salud e integridad de los menores tienen que ser denunciados.

“Se tiene que dar vista al ministerio público cuando los infantes llevan a cabo trabajos que no son autorizados, ni permitidos por la ley; que están prohibidos, o son víctimas de las peores formas de explotación, como la prostitución, entre otras”, precisó el secretario.

En el acto, además se hizo un reconocimiento a la donación de 40 mil dólares, por parte de la Oficina Económica y Cultural de Taipei en México, a la Fundación Panamericana para el Desarrollo, para la campaña “Todos contra el trabajo infantil”, que el año pasado recibió el premio internacional y medalla de oro a la mejor campaña de sensibilización global en el World Media Festival de Alemania 2015.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2016/06/02/sociedad/034n2soc

Versión para impresión