• Nación

Revela la Fiscalía de Morelos que tiene otra fosa clandestina

  • E-consulta
El proceso de la apertura será similar al que se realizó en Tetelcingo, explica el funcionario

Rubicela Morelos Cruz

Cuernavaca, Mor. La Fiscalía General del Estado (FGE) tiene una tercera fosa clandestina, donde inhumó 30 o 31 cadáveres no identificados o que nadie reclamó. Se encuentra en el municipio de Jojutla y también se abrirá para exhumar los cuerpos y tomar muestras genéticas, reveló Javier Pérez Durón, titular de la dependencia.

Al presentar su informe semestral ante diputados locales reunidos en una sesión ordinaria privada, el fiscal reveló que el tercer depósito de cuerpos se encuentra en el panteón Pedro Amaro, del municipio de Jojutla, ubicado en el sur de la entidad.

“(La) inhumación se realizó el 14 de junio de 2014, también nos han informado que no se encuentran todas las muestras biológicas”, dijo Pérez Durón, quien rindió protesta al cargo el 6 de noviembre de 2015, el mismo día en que se reveló la existencia de dos fosas clandestinas en el poblado indígena de Tetelcingo, Cuautla.

Al final de su comparecencia, el fiscal ofreció una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por la presidenta de la junta política y de gobierno del Congreso local, la perredista Hortencia Figuera Peralta, quien era alcaldesa de Jojutla cuando la FGE inhumó ilegalmente esos cuerpos sin respetar los protocolos de ley.

Pérez Durón precisó que, según la información de la coordinación de servicios periciales, en esa fosa se depositaron alrededor de 31 cuerpos, de los cuales sólo existen 25 carpetas y faltan algunas muestras genéticas, por lo cual, aseguró, se va a abrir esta fosa también para conocer con precisión cuántos cuerpos fueron colocados allí y sean identificados por si son buscados por sus familiares.

El proceso de la apertura de la fosa será, según el funcionario, similar al que se realizó en las dos fosas clandestinas de Tetelcingo, es decir, participarán peritos de la Procuraduría General de la República (PGR), de la FGE, de la Comisión Nacional de Seguridad y de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

En su informe el fiscal advirtió que el caso de Tetelcingo no quedará impune, “se encuentran abiertas carpetas de investigación y procedimientos administrativos y penales contra ex servidores públicos y quienes resulten responsables por las conductas ilícitas generadas con los procesos de inhumación referidos”.

Según sus cifras, en las fosas de Tetelcingo se exhumaron 117 cuerpos, mismos que se reinhumaron en el panteón Jardines del Recuerdo, de Cuautla. De la fosa A, detalló, 49 cuerpos contaban con carpeta de investigación, tres no la tenían y uno con el sello ilegible. De la fosa B, 33 contaban con carpeta de investigación, ocho no tenían y 23 sí, pero con sello ilegible, comentó.

Sobre la demanda de los familiares de Oliver –un joven secuestrado y asesinado por sus captores, cuyo cuerpo apareció en una barranca y luego “desapareció” del Servicio Médico Forense– de que sea la Procuraduría General de la República la que atraiga la investigación de las fosas de Tetelcingo, el fiscal dijo que esa facultad corresponde a la PGR exclusivamente. “Si manda un oficio a la fiscalía y nos dice que decide atraer la carpeta o carpetas de investigación, nosotros no nos podemos negar, esa es su tarea, no de la FGE”, concluyó el Pérez Durón.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2016/06/17/estados/026n1est

Versión para impresión