• Sociedad

Iglesia sufre “crisis de fe”: Arzobispo

  • E-consulta
Hipólito Reyes Larios manifestó que las ideologías que van contra natura provocan la pérdida de feligreses.

Xalapa, Ver.- La situación actual en el estado, país y el mundo ha causado mayor presencia de incrédulos que van en contra del cristianismo, expresó en la primer homilía dominical de julio, el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios.

En su mensaje de cada domingo, Reyes Larios señaló que se están perdiendo feligreses cristianos por la ideología contraria a lo natural reflejada en la sociedad.

“Muchas de las ideologías que tenemos en el ambiente, tratan de terminar con esta cultura cristiana, por ejemplo, se va mucho contra lo que es natural; el hombre sea el hombre y la mujer sea la mujer, ahora ya no se acepta y hay otras ideologías como género que pretenden ver las cosas de otra manera que ya las conocemos, o también, gente que dice que no es necesario Dios y que Dios es sobre todo el dinero, la riqueza, la sexualidad mal entendida, etcétera”.

El prelado reveló que la iglesia está sufriendo una crisis de fe, pues se exhibe en la menor presencia de cristianos en iglesias o entregar su vida a Dios.

Derivado de ello, justificó que se debe a las ideologías emergentes en el transcurso de los años, quienes algunos ex feligreses ahora llaman ser ateos o arreligiosos.

“Se nos van a venir tiempos, ya están aquí enfrente, de mucho ataque a esto que es la vida cristiana, a los principios de la fe, hay también bastante incredulidad, cuando se hacen los censos, hay muchas personas que dicen ya no creer en Dios, se profesan ateos o arreligiosos, esa es nuestra realidad”.

El arzobispo de Xalapa citó que las nuevas ideologías incentivan a ir en contra de lo natural y promover acciones donde las personas vayan en contra de las leyes de Dios, como evitar el consumar matrimonio por la iglesia entre hombres y mujeres, no del mismo sexo.

“Vivimos unos tiempos complicados, vemos muchas extensiones de lugares que eran muy cristianos, por ejemplo en Europa, países que tenían una vida cristiana hermosa, floreciente y ahora son poquitos los que van quedando. Están los templos abandonados, no hay gente para los seminarios ni para la vida consagrada, ya ni siquiera casarse por la iglesia, esa avalancha viene a nosotros. Lo que pasa en Europa y Estados Unidos al ratito llega aquí”. 

Avc

Versión para impresión