• Nación

Pemex producirá en 2017 el menor volumen de crudo de los últimos 26 años

  • E-consulta
La reforma energética ha significado la privatización de la industria, dice académico

Juan Carlos Miranda

Petróleos Mexicanos (Pemex) producirá en 2017 la menor cantidad de crudo de los últimos 26 años.

De acuerdo con el paquete económico para 2017, el próximo año Pemex producirá un promedio diario de un millón 928 mil barriles de petróleo, el promedio más bajo desde 1990, cuando comenzaron los registros del Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía (Sener).

De acuerdo con los datos de la dependencia, en 1990 México produjo más de 2 millones y medio de barriles de petróleo en promedio diarios, y entre los años 2003 y 2005 –durante el gobierno de Vicente Fox– el país alcanzó sus mayores niveles de producción, con registros promedio anuales superiores a 3 millones 300 mil barriles.

Datos de Petróleos Mexicanos indican que el año pasado se produjeron 2 millones 267 mil barriles diarios y en lo que va de 2016 el promedio ha sido de 2 millones 197 mil barriles.

En sus criterios generales de política económica para 2017 la Secretaría de Hacienda atribuye la caída en la producción del próximo año a la declinación natural de los campos maduros –principalmente Cantarell–, pero espera que la baja sea transitoria y se revierta con los proyectos que se desarrollen con la reforma energética.

Explica que su estimación de producción para 2017 también considera la volatilidad e incertidumbre imperantes en la actualidad y la evolución reciente de las perspectivas del mercado, pero no el impacto del Plan de Negocios de Pemex –el cual se presentará próximamente– ni el resultado de las asociaciones con terceros y la producción que se genere bajo los contratos de exploración y extracción adjudicados en la ronda uno.

“Lo que Pemex requiere es un sacerdote que le lleve los santos óleos”, consideró el director de la carrera de economía y negocios del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, Raymundo Tenorio.

En entrevista, el académico dijo que la caída en la producción de Pemex no sorprende, pues es el resultado de años de disminuir sus gastos de inversión.

“Hoy Petróleos Mexicanos le significa a las finanzas públicas más salidas que entradas, más gastos que ingresos. La última refinería se construyó hace 26 años. Desafortunadamente es una empresa que ha venido a menos, no por la caída del precio del petróleo, sino porque se dejó de invertir”, dijo.

El especialista en temas energéticos sostuvo que la reforma energética ha significado la privatización de la industria –lo cual “no tiene que ver con ninguna postura ideológica sino práctica”– y que ante la apertura a la competencia con grandes trasnacionales en un momento en el que bajan los precios del crudo y se recorta fuertemente el gasto de la ex paraestatal prácticamente la deja fuera del mercado.

La Ley de Ingresos de la Federación del próximo año también prevé una disminución en los ingresos provenientes de Pemex, los cuales pasarán de representar 3 por ciento del producto interno bruto (PIB) en 2012 y 2013, a 2.2 por ciento el próximo año, con una tendencia a la baja, pues para 2020 se estima que apenas representarán 2.1 por ciento del PIB.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2016/09/15/economia/021n1eco  

Versión para impresión