• Nación

Reyes Magos: para unos, ilusión pasajera, para otros, visita esperada

  • E-consulta
Por correo, en globos o por redes sociales algunos menores envían sus peticiones

Laura Gómez Flores y Rocío González Alvarado

En Paseo de la Reforma, decenas de niños solicitan a automovilistas y transeúntes una moneda para llenar la alcancía de plástico en forma de marranito, que abrirán este viernes para comprar “un carrito, una muñeca o un balón, pues Melchor, Gaspar y Baltasar nunca llegan”.

En los cruceros de Eje 1 Norte y Paseo de la Reforma, así como en Eje 3 Oriente y Calzada de Guadalupe, otros pequeños realizan piruetas, avientan pelotas, la hacen de payasitos o limpian parabrisas para “ganarse” unas monedas que les sirvan para comprar comida y “algún regalito este 6 de enero”.

La falta de trabajo, de papeles y un techo dónde dormir han llevado a muchas parejas a “llevarse al hijo a laborar en esta temporada, donde hay gente que sí los apoya y les regala una moneda, que le dejamos para que no pierda del todo la ilusión”.

La luz roja del semáforo es aprovechada por algunos niños de entre cinco y 10 años de edad “para juntar el mayor número de monedas que podamos, pues es muy triste que otros tengan un juguete y nosotros nada, aunque sabemos que los Reyes Magos nunca van a llegar, porque ni casa tenemos”.

Tras varias horas de “trabajo”, dijeron, logran juntar hasta 100 pesos y nuestros papás nos llevarán a Tepito a comprar carritos, muñecas, pistolas o balones el viernes, cuando ya están más baratos, comenta Ulises, de 10 años, quien ha logrado tener “algo todos los días de Reyes”.

En contraste, otros niños acompañados de sus padres acuden a las oficinas del Servicio Postal Mexicano ubicadas en Eje Central y Tacuba para enviar por correo su carta de peticiones a los viajeros de Oriente y tener el juguete preciado; los hay quienes mediante un globo les mandan su misiva por aire y unos más utilizan las redes sociales para hacerles llegar sus peticiones.

Y en vísperas de la celebración, cientos de capitalinos y habitantes del estado de México abarrotaron las calles del Centro Histórico e iniciaron el peregrinar para encontrar los mejores precios de los juguetes que recibirán los niños.

En las calles República de Colombia y El Carmen, donde lo mismo se ofrecen pilas que juguetes de plástico de procedencia china, o de reconocidas marcas que promueven personajes de los programas de televisión o de películas de moda, los tumultos hacían que prácticamente fuera imposible avanzar entre las motonetas y los diablos cargados con cajas llenas de mercancía.

La marea humana iba y venía por los corredores repletos de una variedad de juguetes, que según los asistentes, se expenden en las plazas comerciales hasta en el doble de su precio.

Drones de 350 pesos, muñecas Frozen de 250, kit de espadas láser de la saga de Star Wars a 690 pesos, set de Paw Patrol a mil 100 pesos, Buzz Lightyear a mil 350 pesos y Summer, un perro robot con 50 trucos diferentes, a mil 300, forman parte de la variedad de ofertas para los Reyes Magos.

En Iztapalapa, las autoridades delegacionales y la Secretaría de Seguridad Pública desplegaron un operativo con más de 700 elementos para salvaguardar la integridad de quienes asistan a los centros comerciales y a las más de 25 romerías que se instalaron en la demarcación, como parte de la celebración de Reyes.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2017/01/05/capital/027n1cap

Versión para impresión