• Municipios

Despiden en Códoba menor asesinada por robo de celular

  • E-consulta
Hay una menor de 15 años confesa del homicidio, y un prófugo.

Veracruz, Ver. Rosa, de apenas 15 años de edad, es custodiada por dos corpulentos policías ministeriales. El trío sale de las oficinas de la Fiscalía Regional Zona Centro Córdoba. Ella viste un uniforme blanco, lleva su cabello largo y rizado sobre el rostro para evitar las fotografías de la prensa. Cabizbaja avanza a una patrulla, acaba de confesar que el domingo en la madrugada asesinó de varias puñaladas a una niña.

El crimen de Danna Merary, de 12 años, ha conmocionado a la sociedad de la zona centro del estado de Veracruz. Los periódicos locales dieron cuenta de la saña. La chica fue encontrada por su cuñada con varias puñaladas en el cuerpo, con golpes, en una vivienda de una colonia popular del municipio de Fortín de las Flores.

El parte oficial indica que la única detenida –Rosa- confesó haber atacado a la víctima con un arma punzocortante, luego de que quiso quitarle un celular Iphone, junto con otro muchacho de nombre Bryan, quien está prófugo de la justicia.

Danna Merary cursaba la secundaria en la Escuela General 1 de la ciudad de Córdoba. Este 24 de enero de 2017 todo el plantel salió a la calle para despedir el cortejo fúnebre.

La familia de la chica cargó el féretro color blanco por varias calles hasta llegar al Palacio Municipal de Córdoba en donde pidieron justicia. En cartulinas demandaban la detención no sólo de Rosa, también de Bryan y de Betzaida, la cuñada de la estudiante.

La versión de algunos de los asistentes al cortejo asegura que la madre de Danna y la dueña de la vivienda, en donde se quedó a dormir esa noche, habían encomendado a “Betza” el cuidado de la casa y de la pequeña porque ellas irían a una diligencia.

Sin embargo, el sábado en la noche, ya sin la presencia de adultos, invitó a convivir al domicilio, en Fortín de las Flores, a Rosa y a Bryan, al parecer conocidos del lugar.

La fiesta se habría alargado hasta la madrugada del domingo, por eso fue que Merary se fue a dormir a la cama, en una de las habitaciones a donde al parecer ingresaron los invitados para robarle su teléfono.

Se presume que la niña se dio cuenta que le querían quitar su Iphone, empezó una disputa que acabó con la muerte de la menor de edad.

Rosa fue trasladada al tutelar de menores en Alto Lucero, Veracruz, mientras que Betzaida quedó en libertad, pero bajo vigilancia de la Fiscalía, puesto que tiene que seguir declarando cuando se le requiera.

Del joven que estuvo con las tres mujeres no se tienen noticias, pero ya es buscado por las autoridades del estado de Veracruz. 

[relativa1]

Versión para impresión