• Sociedad

Obispos acallaron información de fosas porque recibieron favores de Fidel y Duarte: padre Solalinde

  • Miguel Ángel León Carmona
El religioso también criticó las relaciones políticas del arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes, con los funcionarios del sexenio duartista.

Xalapa, Ver. – El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, postulado al Premio Nobel de la Paz 2017, criticó a la Iglesia Católica en Veracruz, pues dijo que obispos estuvieron al tanto de la existencia de fosas clandestinas y callaron. El motivo de su silencio, “favores que recibieron de dos sinvergüenzas: Fidel Herrera y Javier Duarte”.

Lo anterior, fue sostenido por el presbítero en su visita a la ciudad de Xalapa, Veracruz, donde participó como ponente en el Segundo Foro de Ética y Derechos Humanos, realizado por la Facultad de Filosofía, de la Universidad Veracruzana (UV).

“Sacerdotes y obispos supieron de todo este fosario que hay en Veracruz y guardaron silencio. Les reproché, les dije, ‘ustedes cuando estuvo Fidel Herrera Beltrán eran los celebrantes familiares de sus sacramentos y recibieron favores de él, y no hicieron nada”, recriminó el también director del albergue Hermanos en el Camino.

Sin dar nombres, aseguró que al menos un obispo de la entidad se vio beneficiado de manera directa por el ex cónsul de Barcelona, Fidel Herrera Beltrán y por Javier Duarte de Ochoa, quien a la fecha permanece prófugo de la justicia. Ante Dios, ellos tendrán que decir los favores que recibieron de estos dos sinvergüenzas”.

Solalinde Guerra, quien anunció por primera vez a Veracruz como el cementerio de migrantes más grande de México, abundó que los representantes de la fe católica, estuvieron al tanto de secuestros, desapariciones y fosas, sin que la mayoría se pronunciara al respecto.

“Cuando yo me reuní con la provincia eclesiástica de Veracruz, en una hora y media o dos, les expliqué lo que pasaba con los migrantes; les dije que había una cueva, (con restos humanos), y el obispo de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, me contestó que había dos. Pero no se pronunciaron”, abundó el presbítero.

Solalinde Guerra, también criticó las relaciones políticas del arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, con los funcionarios del sexenio anterior. Lamentó que, pese a su cercanía, jamás expuso los temas relacionados con la inseguridad.

“A mí me dio mucha tristeza en Xalapa, que el Arzobispo (Hipólito Reyes Larios) no les hubiera hablado de eso. ¿Por qué no les hablan de eso cuando se juntan?, ¿para qué se juntan?, ¿echar la copita?, ¿comer bien?”, reclamó Solalinde Guerra.

Cabe mencionar que, al menos tres sacerdotes veracruzanos, sí se pronunciaron en contra de la violencia durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa: Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, obispo de la diócesis de Veracruz; Miguel Gómez Espinosa, párroco de Nuestra Señora del Carmen, en Tierra Blanca y Julián Verónica González, encargado de la parroquia de Amatlán de los Reyes.

El primero, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, celebró una misa por los desaparecidos en la zona de la Cuenca del Papaloapan, a raíz de la desaparición forzada de los cinco jóvenes en Tierra Blanca, Veracruz, en enero de 2016. Demandó que, “las autoridades dejaron crecer al hampa y se les salió de control”.

Miguel Ángel Gómez Espinosa, párroco en Tierra Blanca, denunció a pesar de amenazas de muerte en su contra por parte de “El Comandante”, culpó que la violencia se replicaba en aquel municipio pues “levantan a la gente hasta por 500 pesos”.

En tanto, Julián Verónica González, no solo denunció la serie de desapariciones en la zona centro del estado, además ofreció el templo a su cargo como refugio para familiares de desaparecidos de todo México, quienes emprendieron la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Desaparecidos, con un saldo de dos fosas clandestinas ubicadas en el municipio de Córdoba.

“Arturo Bermúdez debe ser castigados por delitos de lesa humanidad”: Solalinde

“Qué bueno que esta persona, (Arturo Bermúdez) esté ahí, (en la cárcel) pero también se necesita participar con más denuncias, porque el delito de peculado y esas cosas son leves; estos son crímenes de lesa humanidad que no pueden prescribir. Es una injusticia que los policías de abajo paguen el pato, cuando recibieron órdenes”, opinó Solalinde Guerra, sobre la situación judicial del exsecretario de Seguridad Pública con Javier Duarte.

De 2006 a la fecha, la Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó haber recibido alrededor de mil 459 denuncias por el delito de desaparición forzada. Por estos agravios- considerados de lesa humanidad- únicamente 33 policías están sujetos a proceso, de los cuales ninguno ha recibido sentencia condenatoria.

“No quieren tocar a la gente de arriba, tenemos que hacer un cambio, México no puede conformarse con curitas, necesitamos cirugía mayor para que esto cambie, si no van a seguir desapareciendo a nuestros hijos. Esto es una simulación, tenemos que hacer a fondo algo y los gobiernos no lo van a hacer, que quede claro”, abundó.

Dijo, la cadena de mando en los delitos por desaparición forzada tendría que llegar a Arturo Bermúdez, pero también a Fidel Herrera y a Javier Duarte, “ellos son los principales responsables en estos delitos y en algún momento se dará a conocer material de muchas cosas que hemos estado recabando de hace años”, sentenció.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión