• Seguridad

Escuelas de Tantoyuca cierran a las 10 de la mañana por inseguridad

  • Miguel Ángel León Carmona
"Las cosas ya se habían aplacado a finales del año pasado (2016), pero ahorita otra vez", explica un poblador

Xalapa, Ver. – Un vendaval llamado psicosis tocó tierra en las aulas de nivel primario en el municipio de Tantoyuca, Veracruz. Se cumplen 48 horas desde que los cuerpos del estudiante Luis Ángel Rivera Cruz (de seis años), y el de su profesora, Yaru Arrieta Fuentes fueron desperdigados en un monte de la comunidad Las Marianas.

“Las escuelas están sacando temprano a los niños, ayer fue a las 10 y hoy a las 11 de la mañana. Todo es por lo mismo, por la inseguridad. Las cosas ya se habían aplacado a finales del año pasado (2016), pero ahorita otra vez”, explica un habitante del municipio del norte de la entidad para E – Consulta Veracruz.

Lo anterior, fue confirmado por Jorge Flores Lara, Subsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación en Veracruz, quien abundó que a la fecha una organización sindical ha convocado a parar labores indefinidamente hasta que el estado garantice la seguridad de los docentes.

“Nosotros exhortamos a que no sean esas las medias, a que no solamente cerremos escuelas si no que tratemos de coadyuvar con padres de familia y autoridades. Este crimen no tiene que ver con la labor educativa, ni con el activismo de los docentes, es un problema de inseguridad que se vive en todos los rincones de Veracruz”, explicó Flores Lara en entrevista.

Ese miedo del que habla el subsecretario de Educación Básica, explica, se originó el pasado 07 de abril, justo en la entrada de la escuela primaria federal Adolfo López Mateos, ubicada en la localidad de Rancho Nuevo, congregación Mata del Tigre, en Tantoyuca.

Sujetos armados, privaron la libertad de cuatro personas; los profesores, Yaru Arrieta Fuentes y Augusto Del Ángel Martínez, el intendente, Pedro Rivera Mejía, quien llevaría a su hijo, Luis Ángel Rivera Cruz, a tomar sus clases de primer grado.

Las víctimas fueron sustraídas de un automóvil color blanco, marca Corsa, y posteriormente llevados con rumbo desconocido a bordo de otro vehículo. El ilícito se practicó mientras el alumnado despedía a sus padres en la puerta de la escuela, cuando el reloj marcaba las 07 horas con 30 minutos.

Apenas habían transcurrido unas horas desde el plagio, cuando se confirmó la muerte del docente Augusto Del Ángel Martínez y de Pedro Rivera Mejía, ambos agredidos con arma de fuego y posteriormente sus cuerpos fueron abandonados a unos 15 kilómetros del lugar del plagio.

El hecho, desde entonces no fue abordado por el alcalde panista Jesús Guzmán Avilés, quien es hermano del actual titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (SEDARPA), Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, amistad cercana al gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares. Ni una palabra oficial al respecto.

Pasaron 17 días, sin que la Fiscalía General del Estado (FGE) emitiera una Alerta Ámber por la desaparición del menor de edad, hasta que los plagiarios abandonaron, esta vez, los cadáveres de Yaru Arrieta Fuentes y el menor Luis Ángel Rivera Cruz.

Por un lado, la muerte de Yaru Arrieta se sumó a la hilera de feminicidios en la entidad, que en el primer cuatrimestre cerró en los 60 crímenes. El cadáver de la docente quedó tendido sobre el suelo, aun con la camisa de su uniforme en tonos amarillos y un bolso escolar florido que le guindaba del hombro. En sus brazos huellas de tortura, mientras que sus ojos quedaron vendados con una pañoleta color roja.

Junto a ella, un cuerpo lánguido que no rebasa el metro con 30 centímetros, pantalón guinda, playera blanca y sudadera con caricaturas estampadas a la altura del pecho. El rostro de Luis Ángel Rivera quedó mirando al cielo, en sentido opuesto al de Aylan Kurdi, el niño sirio que perdió la vida en las playas de Bodrum, Turquía.  

“Se han perdido vidas de inocentes, nosotros más que indignados estamos en lo que sigue. No aceptamos de ninguna que hayan privado la vida a personas, pero sobre todo a un infante, un niño que no debía absolutamente nada”, declaró Jorge Flores Lara.

El crimen que ignora el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares 

“Hasta ahí la dejamos”, fue la respuesta del gobernador de Veracruz para evadir el crimen de Tantoyuca el lunes, en un evento público. Yunes Linares prefirió explicar la expropiación de la ahora llamada Casa Blanca, propiedad del exgobernador detenido Javier Duarte y el escándalo electoral encabezado por la excandidata al municipio de Las Choapas, Eva Felicitas Cadena Sandoval.

Por su parte, el alcalde panista, Jesús Guzmán Avilés, no tuvo respuesta sobre estos hechos. Su colaboradora en la oficina de la presidencia municipal, aseguró a este medio que el edil estaría ocupado en los días siguientes pues atendería las festividades alusivas al día del niño.

Cabe mencionar que el municipio de Tantoyuca, desde el trienio del alcalde priista Trinidad San Román Vera, (EN 20019) decidió desaparecer la Policía Municipal y en su lugar solicitó el apoyo de la Policía Estatal y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA). Sin embargo, los habitantes aseguran que no ha sido suficiente.

No obstante, el cambio de poderes, el término en la presidencia municipal está por concluir para Guzmán Avilés y es algo que no ha podido consolidar pese a sus relaciones con el ejecutivo estatal, Yunes Linares.

El pasado 20 de diciembre de 2016, la docente Dora Luz Torres y su hijo Bonifacio Torres, también fueron privados de su libertad cuando se dirigían al restaurante Mesón, en el municipio de Tantoyuca.

Tres días posteriores al plagio, la cabeza de la mujer fue colocada frente a su domicilio, en la Colonia del Valle, sobre la avenida Tatémate. Veinticuatro horas después, el cuerpo del joven y la extremidad de la profesora fueron hallados en la localidad de la Estanzuela.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión