• Estado

Exigen cotejar 43 perfiles de ADN de la región Poza Rica con restos de La Gallera

  • Miguel Ángel León Carmona
Familias de Veracruz, Puebla y Tamaulipas asistieron a la toma de muestras de ADN organizada por colectivos de desaparecidos.

Xalapa, Ver. – En un ambiente de desconfianza, familias originarias de Veracruz, Puebla y Tamaulipas, asistieron a la toma de muestras de ADN organizada por colectivos de desaparecidos; perfiles genéticos que serán confrontados con 535 cadáveres que han sido exhumados de fosas clandestinas desde el año de 2010.

No obstante que el Fiscal Jorge Winckler Ortiz declaró que en el gobierno anterior fueron extraviadas miles de muestras genéticas por servidores públicos, 217 familias asistieron al llamado de activistas en las regiones de Tantoyuca, Poza Rica, Veracruz, Cardel, Xalapa, Córdoba, Orizaba y Coatzacoalcos.

De acuerdo con integrantes de estos colectivos entrevistados, la región de Poza Rica fue la de mayor aforo, con 43 casos registrados en los municipios de Coatzintla, Tihuatlán, Papantla, Martínez de la Torre y Tampico, perteneciente al estado de Tamaulipas.

Oscar Espino Vázquez, integrante del colectivo Familiares en Búsqueda María Herrera, aseguró que, entre las exigencias a Luis Eduardo Coronel Gamboa, Fiscal Especializado en Atención por Denuncias de Personas Desaparecidas, solicitaron en reunión privada que los 43 perfiles sean cotejados con los hallazgos del rancho La Gallera, predio que habría sido empleado como campo de exterminio en el norte de Veracruz.

“La respuesta de la gente nos sorprendió, da gusto ver que están perdiendo el miedo. Las autoridades tienen más y más pruebas para investigar en el rancho La Gallera. Que no insistan en negar la verdad y mejor que se pongan a trabajar por toda esta gente desaparecida”, abundó.

En el municipio de La Antigua, Martha González, integrante del colectivo Solecito, explicó que la respuesta de la gente no fue la esperada, pues solo 22 personas acudieron en el primer día de labores de los cinco que están previstos por la Fiscalía General del Estado y la Policía Federal. 

“Tienen miedo. A la mayoría de esta gente la tienen amenazada, también por eso no denuncian”, relató la madre de Luis Alberto Valenzuela, desaparecido en la comunidad de Cardel, La Antigua desde el 11 de enero de 2013.

La entrevistada señaló que, al lugar de reunión, en la Parroquia de San José Obrero, acudieron personas con familiares desaparecidos en este año 2017 –perteneciente a la administración de Miguel Ángel Yunes Linares- “las desapariciones siguen desafortunadamente”, expresó.

Elizabeth Montalvo Fomperosa, del colectivo Solecito Veracruz indicó que, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced, en Veracruz, se practicaron 20 muestras de ADN. La madre destacó entre los casos la desaparición de una menor de 16 años y su hija de 1 año y seis meses en mayo de 2017.

Cabe mencionar que el 24 de marzo de 2016, el mismo colectivo Solecito concentró 550 pruebas genéticas en una jornada realizada en los municipios de Córdoba y Veracruz, de las cuales se desconoce si algunas fueron de las extraviadas en la anterior administración.

Sobre ese problema, las madres del colectivo Solecito Córdoba responsabilizaron a las autoridades pasadas que la asistencia no rebasara sus expectativas. “Hay tanta gente desaparecida en la zona centro de Veracruz y solo acudieron 24 familias, esto es culpa de Alejandro Aguirre Garza (exdirector de Servicios Periciales), él y su gente retrasó años de trabajo”, fustigó la Marcela Zurita Rosas.

La madre de Dorian Javier Zurita, desaparecido en Córdoba desde 2012, aprovechó para invitar a las víctimas indirectas a asistir a la parroquia de San José Obrero, dijo “no tengan miedo y no dejen que sus hijos queden en una fosa común”.

En Orizaba, 27 familias acudieron al llamado del sacerdote Alejandro Solalinde Guerra y la activista Aracely Salcedo Jiménez, quienes encabezaron una marcha por los desaparecidos el pasado 29 de abril de 2017. Madres y padres de los municipios de La Perla, Mendoza, Ixtaczoquitlán, Atoyac, Nogales y Río Blanco, se amotinaron en la Fiscalía Regional de Orizaba.

Alicia Mendoza Castillo, madre de Joshua Mendoza desaparecido el 08 de septiembre de 2012, coincidió en que las desapariciones en el periodo de Yunes Linares no han disminuido, pues su grupo recibió a madres y padres con registros de 2017.

En tanto en la zona sur de Veracruz, las madres del colectivo Familiares en Búsqueda Coatzacoalcos, concentraron 33 casos de desapariciones.

Belén González Medrano, vocera de la agrupación indicó que las familias acudieron de ese municipio y sus alrededores como Oteapan, Cosoleacaque y Minatitlán. Dijo, la mayoría de las víctimas oscilan entre los 20 y 30 años.

Las diligencias se completaron en los municipios de Xalapa y Tantoyuca; en el primero, de acuerdo con integrantes del colectivo Familias Enlace Xalapa, se registraron 14 personas, mientras que en Tantoyuca, al norte del estado, a pesar del clima de inseguridad que se vive, de acuerdo con datos de oficiales, asistieron 34 familias. 

Con base en un comunicado de la Fiscalía General del Estado (FGE), las muestras de ADN serán concentradas en un banco de datos de la Policía Federal, para luego compararlas con indicios de personas localizadas en fosas clandestinas que han sido halladas en 43 municipios de Veracruz.

Versión para impresión