• Migrantes

'Dreamers' se abren paso para estudiar en la CDMX

  • La Silla Rota
Otros Dreams en Acción y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México ponen en marcha el programa Saberes Migrantes, Santuario Fronterizo

SHARENI GUZMÁN

Maggie Loredo regresó a México en 2008 después de vivir casi toda su vida en Estados Unidos. Sus papás se la llevaron cuando tenía un año y medio. Allá estudió hasta la preparatoria. Su meta era entrar a alguna universidad en San Luis Potosí. Todo se complicó, no tenía papeles. En ese entonces luchó contra un sistema que no era sensible con los migrantes en retorno.

A los nueve años de estar en México ya tiene sus documentos en orden, y es codirectora y cofundadora de la asociación civil "Otros Dreams en Acción (ODA)", que en colaboración con la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) pusieron en marcha el programa "Saberes Migrantes, Santuario Fronterizo".

Con este programa piloto, una especie de réplica de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), jóvenes migrantes, asilados, deportados y retornados de Estados Unidos o de cualquier otro país podrán registrarse y participar en la convocatoria de ingreso dirigida a toda la ciudadanía de la UACM, que inicia este 18 de junio.

Maggie participará en el proceso de selección después de haber pasado un camino muy largo. Ante la falta de expectativa para estudiar la universidad en Estados Unidos por no tener papeles, decidió regresar a San Luis Potosí, donde nació. Creía que en su país de origen iba a ser fácil. Al contrario, todo se le dificultó porque en ese tiempo la ley no era accesible.

"Las circunstancias me obligaron a regresar porque ya no tenía acceso a universidad, licencia de conducir, a un trabajo. En mi último año de prepa me enteré básicamente que era indocumentada y fue cuando se me cerraron las puertas. Y en un estado como Georgia que es muy conservador y racista. La única opción era regresar a mi país de origen que no conocía".

Era la primera vez que pisaba el país desde que era una bebé y se la llevaron sus padres a Estados Unidos. Nació en San Luis Potosí. Regresó sola, después la alcanzaron sus padres. Al principio estaba en un país ajeno y experimentó en carne propia el ser migrante en retorno.

Al llegar tuvo que iniciar una nueva vida, abrirse un camino y formarse una identidad, pues en México tampoco tenía papeles. Para entrar a la universidad, que era lo que quería, tuvo que apostillar sus documentos, además de comprobar y revalidar todos sus estudios. Por medio de su hermano logró tramitar en Estados Unidos certificados para que en el país se los reconocieran.

"No hubo apoyo de la SEP en San Luis Potosí, siempre que iba a la oficina nunca estaban para atenderme y así pasaron cinco años hasta que pude revalidar, porque tuve que contactar a la primaria, secundaria y prepa donde estudiar, querían revalidación de cada escuela. Todo fue un laberinto".

Después de un largo trajín burocrático logró revalidar sus estudios y entrar a una universidad privada en San Luis Potosí para estudiar administración de empresas turísticas. Sin embargo, a mitad de la carrera la escuela cerró y no pudo terminar, se quedó inconclusa.

Al mismo tiempo comenzó a participar en grupos de migrantes y dar apoyo a jóvenes que, como ella, querían venir a estudiar a México, así fue que fundó junto con Jill Anderson la asociación "Otros Dreams en Acción".

Ya más adaptada al país, Maggie ha logrado abrirse paso al reconocerse como migrante y ayudar a otros. Además de ser codirectora de ODA, es tutora de inglés e intérprete bilingüe.

Como parte del programa de la UACM, Maggie va a participar en el proceso de selección de la universidad para estudiar fotografía en la carrera de Comunicación y Cultura. Se siente segura de quedar en el sorteo, ya que ahora después de estos años de estar en el país ya cuenta con todos los documentos y experiencia para poder ingresar al próximo ciclo escolar que inicia en agosto.

Tendrá que hacer el proceso, responder a la convocatoria y si es seleccionada pertenecerá a la primera generación del programa Saberes Migrantes, Santuario Transfronterizo. Será un enlace entre ODA y la UACM. Participará de manera directa en las ventanillas que estarán en la UACM. Por el momento habrá tres en el campus Centro Histórico, Cuautepec y San Lorenzo. La idea es que se abran en todos los planteles.

Su labor será la de dar asesorar a jóvenes en situación de migrantes interesados en estudiar en la UACM y en su caso acompañar el proceso. También brindará apoyo a aquellos que necesiten poner sus documentos en regla. Ayudará desde su experiencia.

Por el momento aplicará y de no quedarse en el sorteo se anotará en la lista de espera, así como indican los estatutos de la UACM y poder entrar el próximo año. Mientras seguirá trabajando desde su trinchera como migrante retornada.

"Ahora es mucho más fácil el proceso aparentemente, hay que ver como se va a llevar a la práctica en todos los estados, pero de acuerdo al 286, ya es mucho más sencillo. Ya podemos ayudar a la gente, con mi experiencia de que conseguí sola los documentos, pero también con lo que ya no tienen que hacer".

Saberes Migrantes, Santuario Fronterizo

Mediante este programa, la ODA y la universidad capitalina atenderán a estudiantes en situación de migrante para que inicien o continúen sus estudios de licenciatura.

Profesores de la UACM e integrantes de ODA darán acompañamiento y asesoría para que pongan sus papeles en regla o para brindar información de cómo pueden ingresar a la Universidad o en su defecto para revalidar materias o la preparatoria.

De acuerdo con la profesora-investigadora Amarela Varela, responsable del programa, éste busca ir más allá de simplemente ofrecer lugares en la educación superior, "se trata de un programa que combina la experiencia de autodefensa y autogestión, en especial de las compañeras de ODA que tocaron a la puerta de la universidad."

La académica Gina Garibó, subrayó que, además del acceso a una licenciatura, la UACM implementará junto con ODA, una ventanilla de atención o resource center, que orientará y brindará asesoría, en especial de tipo legal, a repatriados, deportados, migrantes, exiliados y refugiados que acudan a la Universidad.

La convocatoria abrirá el 18 de junio, el sorteo será el 27 y los resultados de los aceptados se darán a conocer el 2 de julio. La generación 2017 entrará en agosto. Los postulantes en situación migrante tendrán la misma oportunidad que cualquier otro estudiante que participe en el proceso, sólo que ellos recibirán asesorías y acompañamiento. Se prevé que para este ciclo escolar ingresen de entre 10 y 15 jóvenes como parte del programa.

Con información de La Silla Rota

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión