• Periodismo

Apuñalan a reportero en Puebla; gobierno incumple protección, acusan

  • E-consulta
El periodista Fredy Morales, atacado en Vicente Guerrero, recibió puñaladas en cuello y abdomen.

Karla Castillo

Con la atención brindada de parte del gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado al periodista Alfredo Fredy Morales Salas por el intento de homicidio en su domicilio, se reveló la inoperancia del Programa de Protección a comunicadores en el estado, denunció Claudia Martínez Sánchez, directora del Colectivo de Alerta Temprana a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos.

[relativa1]

Además de la tardía acción y reacción al agravio que sufrió el periodista la madrugada de ayer, se incumplió con las medidas de vigilancia ordenadas en los protocolos elementales, pese a que fueron anunciadas en un boletín oficial, en el que además se equivocó el nombre del comunicador.

La directora del Colectivo de Alerta confirmó que desde que Morales Salas fue internado en un hospital a orilla de carretera hasta las 12:00 de la noche, no hubo ningún elemento de la policía estatal ni funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) salvaguardando su vida.

En la zona de riesgo, asentó Claudia Martínez, sólo hubo la presencia de dos patrulleros del Ayuntamiento de Vicente Guerrero que sin armas custodiaban la entrada del nosocomio donde el periodista se encontraba expuesto.

“Los ocupantes de la patrulla no tendrían capacidad para repeler un ataque o responder a un incidente mayor en el hospital a orilla de carretera donde fue internado el periodista”, denunció.

En el comunicado que circuló la Secretaría General de Gobierno para informar  que había cumplido con la Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas,  fue confundido el nombre del periodista Fredy Morales Salas con el de su hijo, Eleazar Morales Salas,  lo que hizo presumir a integrantes del Colectivo  que la averiguación previa o carpeta de investigación levantada se habría iniciado  también con el nombre de otra persona que no era el afectado.

[relativa2]

“La Fiscalía General del Estado inició la Carpeta de Investigación CDI119/2017 Metlaltoyuca para desahogar las posibles líneas indagatorias que deriven en la detención de los responsables y ponerlos a disposición de la autoridad respectiva”, aducía el equivocado boletín.

Claudia Martínez señaló que hasta que el Mecanismo Federal de Protección a Periodistas se puso en contacto con el gobierno del estado fue que se tuvo conocimiento y comenzó la movilización, lo que revela que no existe un monitoreo de agravios en el estado de Puebla, que aunque se contempla en el programa no se opera esta estrategia.

De acuerdo con Martínez, el Colectivo de Alerta Temprana a Periodistas fue enterado del intento de homicidio del periodista por la red de comunicadores en la región a unas horas de lo sucedido y de inmediato solicitó el apoyo de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) y demás mecanismos federales para activar las alarmas correspondientes.

Asentó que el Colectivo solicitó que el comunicador como su asistente y su hijo, ---- quienes presenciaron el atentado ---- fueran trasladados del municipio donde se registró la agresión y se les concedieran medidas cautelares correspondientes.

Intentaron cortar yugular del periodista

De acuerdo con la versión del hijo de Fredy Morales, quien se desempeña como comunicador de radio Enlace Serrano en el municipio de Vicente Guerrero, fue a las 4:00 de la madrugada de ayer cuando dos individuos ingresaron a su domicilio --- que también funciona como oficina--- e intentaron matarlo con armas blancas.

El periodista fue sorprendido en su habitación y fue apuñalado sobre todo en el cuello y abdomen por los sujetos que le advirtieron “Nos mandaron a que te cargara la chingada”, el forcejeo y los gritos hicieron que tanto como su hijo y su asistente quien ocupaba la planta baja, impidieran que fuera asesinado.

“Sangrando le llevaron al hospital. En diagnósticos preliminares médicos comunicaron que afortunadamente los órganos vitales no fueron dañados, pero el azúcar en la sangre se elevó en el periodista que ya sufría diabetes”, precisó Martínez a este diario.

Con información de E-Consulta

[relativa3]

Versión para impresión