• Deportes

Conor roba el primer round del espectáculo Mayweather

  • La Silla Rota
Inició la fiesta en Las Vegas y en el primer asalto ambos peleadores dieron el peso pactado

JOSÉ LUIS AYALA

Finalmente terminó la primera incógnita del pleito que sostendrán este sábado Floyd Mayweather y Conor McGregor en Las Vegas, se realizó la ceremonia de pesaje y ambos peleadores dieron el peso marcado para la contienda. El show de la tarde fue para el irlandés.

El MGM Grand Arena vivió su primer lleno del fin de semana para atestiguar lo que fue la ceremonia de la báscula, en la que tanto Floyd como Conor recibieron la pasión del público en gritos de apoyo y hasta abucheos.

El primeo en ingresar al recinto fue el invito estadunidense y representante del boxeo en la contienda, Floyd Mayweather, quien ataviado en su totalidad de color blanco se mostró en todo momento sereno y calmado, sin caer en las bravatas de su oponente.

Conor McGregor ingresó después y de inmediato se subió al templete para retirar sus prendas y sin preámbulo alguno ser el primero en subir a la báscula.

El acto atrapó la atención de todos los presentes, ya que de no lograr dar el peso acordado la multa para el peleador de artes marciales mixtas habría sido de casi 10 millones de dólares.

Ya con el irlandés montado en la base metálica, la regla registró 153  libras, una menos que la marca máxima permitida, con lo que había salvado el primer obstáculo. Con esto los gritos de Conor comenzaron resonar por todo el MGM.

Acto inmediato, Floy se despojó de sus preñadas y subió a la báscula para comprobar que su peso el también el acordado, aunque mucho más bajo que el de su oponente.

El ´Money´ y su sorprendente e inusual calma marcaron 149.5 libras, casi cinco por debajo de Conor, lo que podría representar una desventaja importante para el momento de inicio del intercambio de golpes.

Luego de esto se realizó el último ´cara a cara´ y fue el momento en el que McGregor se apoderó del espectáculo, ya que no paró de gritar y provocar a Mayweather, quien no hacía más que contemplar fijamente al monarca UFC.

El contrato también impide que ambos peladores se toquen antes de la pelea, por lo que las provocaciones de Conor solo quedaron en gritos y en espectáculo para encender más al público que mañana estará en la arena para ver cuál de los dos termina con el brazo en alto.

“La Vegas es nuestra ahora, he metido mi pie en la puerta del boxeo, mientras que él (Floyd) está por allá alejado y con miedo". Gritó McGregor tras bajar de la báscula.

“He estado aquí antes y sé lo que se requiere para una pelea de esta magnitud, he visto mucho esto y mañana se trata solo de dos peladores. Hay mucha gente aquí, muchos irlandeses y todos ellos me verán ganar". Afirmó el invicto Mayweather.

La contienda de este se espera se la más vista de los últimos tiempos, tan solo se espera recaudar más de 80 millones de dólares por concepto de pago por evento y que en total arroje una ganancia superior a los 500 millones de dólares.

Con información de La Silla Rota 

Versión para impresión