• Nación

Hombre se toma selfie mientras es rescatado en sismo

  • La Silla Rota
Martín Méndez fue rescatado en un edificio en Álvaro Obregón, donde se encontraba arreglando una puerta en una de las oficinas del edificio

Martín Méndez fue rescatado en un edificio en Álvaro Obregón, de acuerdo al reporte de los rescatistas quedó atrapados durante 17 horas, tras el sismo del 19 de septiembreen la CDMX.

[relativa1]

En el momento del terremoto quedaron atrapados junto a otras personas a la espera de la ayuda que finalmente llegó, de acuerdo a Debate.

Durante una entrevista a un reportero de CNN, Martín contó que tenía que salir con vida del lugar por su hija y aunque estaba atrapado entre los escombros de concreto y sin poder moverse, él se aferró al lado espiritual y le pidió ayuda a Dios, mientras oraba por su hija de 3 años a quien deseaba ver  y por ello se convenció de que saldría con vida de ese terrible lugar.

[relativa2]

El hombre indicó que la intención de tomarse la foto fue para que quedará plasmado lo que estaba viviendo.

Martín es cerrajero de profesión y cuando se presentó el sismo se encontraba arreglando una puerta en una oficina de contaduría en un edificio ubicado en Álvaro Obregón.

Cuando Martín sintió que estaba temblando rápidamente corrió a unas escaleras de emergencia pero éstas se derrumbaron en segundos.

De pronto se dio cuenta que se encontraba atrapado entre los pedazos de concreto y con una pierna rota.

[relativa3]

En medio de la desesperación y el terror de estar casi enterrado, pensó en salir con vida y decidió también sacar su teléfono y tomarse una selfie para que quedará como evidencia sobre lo que estaba viviendo.

La historia de Martín afortunadamente terminó con un final feliz, él y tres personas más fueron rescatados apenas el miércoles entre las ruinas de un edificio en el barrio Roma.

Después del rescate que tardó horas, entre los cuatro comenzaron a darse abrazos y decir palabras de aliento. Se contactaron con sus familias mientras otros le rezaban a la virgen y le agradecían a Dios por estar vivos.

Los sobrevivientes solo recuerdan en medio de los escombros los gritos de los rescatistas.

Versión para impresión