• Nación

Había un jacuzzi sobre las aulas del Colegio Rébsamen, en la CDMX

Irregularidades provocaron el derrumbe del edificio y no del que quedó en pie, que es también parte de la escuela y tiene más de 30 años

Una construcción improvisada en el departamento de la directora y supuesta propietaria, Mónica García Villegas, en el tercer piso del Colegio Enrique Rébsamen, fue parte fundamental para que sucediera el inmueble se colapsara, de acuerdo con rescatistas e ingenieros que participaron en los trabajos del retiro de escombros y salvaron a varias personas que quedaron atrapadas.

[relativa1]

Según información de El Universal, todo señala que estas construcciones agregadas se realizaron, sin los permisos, ni las normas estructurales que exigen las autoridades delegacionales y de protección civil.

Este departamento tenía piso de mármol, jacuzzi y bañera, aditamentos que asegura personal allegado al colegio, no estaba contemplado en el plano original de la obra.

Estas irregularidades provocaron el derrumbe de este edificio y no del que quedó en pie, que es también parte de la escuela y tiene más de 30 años.

El saldo por el derrumbe en el Colegio Enrique Rébsamen es de 19 niños muertos y ocho adultos.

[relativa2]

"En este caso hay que tomar como referencia dos cosas. Una, que el edificio más antiguo no cayó y la segunda, que la nueva construcción se derrumbó, todo se vino abajo, eso sucede cuando hay mucho peso sobre las losas y esto, no se contempló en el plano original", comentó, a dicho diario, el ingeniero Roberto Pedroza.

Para Pedroza, cualquier edificio que sea bien diseñado y construido debe de soportar todos los pesos, el problema, agrega, es cuando sobre la marcha se improvisa y sin consultar a los especialistas se hacen este tipo de construcciones.

"Ese problema sucedió en 1985 y todos los edificios se desplomaron, como aparentemente sucedió aquí".

Durante el proceso de construcción, por lo menos en tres ocasiones fue clausurado el lugar por las autoridades delegacionales y de protección civil, porque incumplía con algunas normas, principalmente en materia de construcción.

Sobre las irregularidades de este colegio, autoridades de la delegación Tlalpan dieron a conocer que revisarán a detalle los permisos de construcción del colegio para deslindar responsabilidades.

Por ello, solicitaron a la Secretaría de Marina que antes de que inicien con la demolición del inmueble, permitan realizar un peritaje para conocer si hubo irregularidades y en qué consistieron.

[relativa3]

Por su parte, la Secretaría de Educación Pública (SEP), informó que para la operación de una escuela privada sólo requiere el aval de las autoridades locales para otorgar los permisos correspondientes.

La Silla Rota con información de El Universal

Versión para impresión