• Espectáculos

La última voluntad de Freddie Mercury y su amor por los gatos

  • Arantxa Atl
Este 24 de noviembre se cumple un año más sin la presencia de Freddy Mercury en los escenarios, así que te compartimos estos datos curiosos.

Este 24 de noviembre se cumple un año más sin el Rey en los escenarios del rock; Freddie Mercury murió en cama a los 45 años, víctima de una neumonía que de la que no pudo salir.

La última parte de su vida estuvo llena de misterio, el rockero no abrió las puertas a la prensa para conocer su vida privada, mucho menos para informar que padecía SIDA, revelación que no hizo sino hasta horas antes de su muerte.

via GIPHY

El creador de canciones como I want to break free, Bohemian Rhapsody, Love of my life y Don’t stop me now, cumplió su sueño y se transformó en una leyenda del rock en el mundo.

Aquí te contamos algunos datos curiosos sobre su vida.

Los gatos

Freddie Mercury fue un amante de los gatos. A cada una de sus mascotas dedicó diferentes canciones, por ejemplo, a Jerry, Tom, Oscar y Tiffany, les dedicó su álbum solista “Mr. Bad Guy” (1985) y a su gata preferida, llamada ‘Delilah’, le dedicó el tema del mismo nombre del disco “Innuendo”.

Diferentes publicaciones en medios, cuentan que cada vez que salía de gira, solía llamar por teléfono a sus gatos.

La historia detrás de Love of my life, ¿su verdadero amor?

Mercury mantuvo una estrecha relación desde su juventud con una mujer: Mary Austin, a quien conoció en una tienda donde trabajaron juntos. Al paso de los años lograron concretar una relación que terminó años después, pero ambos permanecieron juntos como amigos hasta el último momento.

Para 1973, Mercury confesó su bisexualidad, y Austin dijo haberlo cuestionado al respecto, pues creía firmemente que el cantante era gay. Después de su separación, la amistad se mantuvo, el rockero se convirtió en padrino de un hijo de su amiga, y ella se mudó cerca de la casa de Freddie.

La canción Love of my life y algunas otras, fueron compuestas especialmente para ella.

Rarezas

Freddie Mercury usó un piano como cabecera en su cama, por ello aprendió a tocar acostado o de lado, por si llegaba la inspiración para comenzar a crear música.

via GIPHY

El escape con la princesa Diana

De acuerdo con el periódico El País, la actriz Cleo Rocos describió una noche al lado de Freddie Mercury, la Princesa Diana y el showman británico Kenny Everett. El relato indica que todo comenzó mientras bebían champán mientras miraban la serie Las chicas de oro, a Diana le fue asignado un rol para interpretar a uno de los personajes y la noche fue cambiando de planes, entonces decidieron ir a un pub de ambiente en Londres.

Aunque sus amigos no estaban de acuerdo, Diana suplicó a Mercury hasta que este cedió, “dejemos que la chica se divierta”, sentenció.

Según Rocos, Diana se hizo pasar por un chico, y salió a divertirse.

[relativa2]

SIDA: la revelación

Freddie Mercury mantuvo en secreto que estaba enfermo de SIDA hasta el penúltimo día de su vida.

Un día antes de morir informó a través de un comunicado de prensa que era portador del virus.

El cantante entró en shock en 1987 cuando se enteró de la muerte de dos de sus antiguos amantes a causa de la enfermedad, por lo que pidió secrecía sobre su padecimiento y comenzó a cuidarse.

Su última voluntad

“Nadie más sacará un solo penique, excepto mis gatos Oscar y Tiffany. Aparte de ellos, no voy a regalar ninguna de mis cosas cuando esté muerto. Voy a acapararlo todo. Quiero que me entierren con todas mis cosas. Y aquel que quiera algo, puede venir conmigo. ¡Habrá muchísimo espacio!”, expresó el vocalista de Queen.

via GIPHY

Sin embargo, añadió que la mayor parte de su fortuna sería para el amor de su vida: Mary Austin.

“La única amiga de verdad que he tenido es Mary. Ella heredará la mayor parte de mi fortuna. ¿Qué mejor persona a quien dejarle mi herencia cuando me vaya? Naturalmente, mis padres están en mi testamento, igual que mis gatos, pero la mayor parte iría a parar a Mary”.

El reparto de la herencia se cumplió, Austin heredó el 50%, los padres de Mercury, su hermana, su pareja, asistente y cocinero, se repartieron la otra mitad.

[relativa3]

Versión para impresión