• Congreso

La máquina de escribir que hizo enojar a Maryjose Gamboa

  • Miguel Ángel León Carmona
Asistentes a la audiencia se cuestionaron durante casi una hora por la presencia de una máquina de escribir -utilizada por prisioneros-.

Xalapa, Ver.- La cita fue en punto de las 12:15 horas en el Palacio Legislativo. La comparecencia de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), desde su comienzo, reavivó una confrontación mediática que se desató en los últimos meses entre la diputada María Josefina Gamboa Torales y los titulares esa dependencia.

Asistentes a la audiencia se cuestionaron durante casi una hora por la presencia de una máquina de escribir -utilizada por prisioneros- que fue colocada frente a la diputada panista.

El artefacto valorado en los 11 mil pesos terminó por recordar el pasado de la legisladora como reportera, y a su vez como beneficiaria de la dependencia que este jueves 01 de enero criticó por la presunta entrega de dádivas a reporteros jarochos.

De acuerdo con el protocolo del evento los diputados podían cuestionar a la Comisión en tres rondas; Gamboa Torales, sonriente, mientras daba sorbos de agua decidió inscribirse en los tres momentos permitidos. Cargaba consigo documentos y preguntas delineadas en una hoja tamaño carta.

Del lado de la Comisión tampoco hubo apertura al debate; desde el inicio colocaron dicha máquina de escribir que terminaría por dar espacio a una revelación.

La primera ronda dio inicio y Gamboa Torales, ex presentadora de noticias, pidió la palabra. Retadora, cuestionó presuntos apoyos al gremio periodístico “celulares y computadoras portátiles” que a su juicio fueron entregados de manera selectiva y sin una reglamentación clara para poder acceder a ellos como beneficiario.

La respuesta llegó inmediata de la presidenta de la CEAPP, Ana Laura Mendoza Pérez, pero antes fue informada de que para hacerlo tenía que esperar los tiempos y no arrebatar la palabra a la legisladora; algo similar en una entrevista de cualquier reportero con cualquier funcionario.

La presidenta aclaró que los equipos electrónicos fueron dados a reporteros que los perdieron en coberturas de trabajo y que debido a sus condiciones laborales no podían acceder a uno nuevo.

“Queda satisfecha con la respuesta”, preguntó el diputado Rogelio Arturo Rodríguez García a su compañera. “Obviamente no”, respondió Gamboa Torales y su sonrisa fue desapareciendo de su rostro.

En su segunda participación insistió en los “apoyos discrecionales” y exhibió necesidades de reporteros como el apoyo en gastos de estudios de posgrado; de una intervención quirúrgica, pero también el pago de un Coffee Break, valuado en los 3 mil 200 pesos.

La pregunta de la legisladora provocó entonces la revelación. Después de casi una hora, Ana Laura Mendoza apagó la incógnita de los asistentes intrigados por la máquina de escribir, que contrastaba entre computadores portátiles y equipos inteligentes que servían de apoyo a los comparecientes.

La comisionada informó que dicha máquina marca Swintec 2600 cc Spanish Clear Typewriter fue importada de los Estados Unidos y entregada a Gamboa Torales en 2014, cuando estuvo presa en el penal de Tuxpan por homicidio doloso; para que ella pudiera escribir su columna periodística.

“Nos preguntaba que qué equipo se compra, usted fue una de las beneficiadas de esta comisión, usted recordará esta máquina que se le proporcionó, que es de importación y especializada con un valor de varios miles de pesos.

“En ese sentido, ese es el esfuerzo que se hace porque lo que más nos importa es que se respete el Derecho a la información y libertad de expresión”, espetó Ana Laura Pérez, provocando un bullicio en la sala Sebastián Lerdo de Tejada que debió ser apaciguada por la autoridad legislativa.

El debate concluyó y dio paso a señalamientos personales, Gamboa Torales arrebató también la palabra para asegurar que dicha máquina es eléctrica y se la llevaron a un penal en donde jamás usó porque no había luz. Y calificó como “bajeza y vileza indescriptible”.

Justificación que ganó una nueva respuesta de parte de Pérez Mendoza: “Lo que le manifestó usted -durante una visita de la CEAPP al penal- es que las condiciones de atención por parte de la Comisión eran buenas”.

Gamboa Torales, negó haber firmado un documento donde aseguraba estar conforme con la atención de la CEAPP y exigió que en un término máximo de 48 horas deberán comprobarlo para no incurrir en una falta conforme al reglamento de comparecencias.

“Ese es uno de los claros ejemplos de cómo hasta dónde esta Comisión sirve nada más de simulación; me parece que está viciada y tendría que resurgir para poder entonces ayudar verdaderamente al gremio”, sentenció.

Con ello, la comparecencia concluyó. Gamboa Torales se levantó de su asiento para carearse con la titular de la CEAPP y con su equipo y los invitó a que salieran de la sala.

Aquí puedes ver la comparecencia completa:

Versión para impresión