• Estado

El Veracruz rojo de Yunes: enero cierra con 152 ejecuciones

  • Miguel Ángel León Carmona
El panorama compuesto por cifras oficiales contrasta con el discurso de estabilidad que ha reiterado Miguel Ángel Yunes Linares.

Xalapa, Ver. – 152 personas fueron asesinadas en Veracruz, en enero de 2018. Las víctimas aumentaron en un 25 por ciento, comparado con enero de 2017, que cerró con 115 muertos. El panorama compuesto por cifras oficiales contrasta con el discurso de estabilidad que ha reiterado Miguel Ángel Yunes Linares sobre los días más recientes de su gobierno.

Durante la reunión número 61 del Grupo de Coordinación Veracruz -donde semana a semana se informan avances en materia de seguridad- el ejecutivo destacó una disminución del 30.42 por ciento en incidencia delictiva “acumulada”, ese resultado, dijo, tras comparar los meses de enero de 2017 y 2018.

“Nos da mucho gusto informarle al pueblo de Veracruz que, en esta semana, por sexta semana consecutiva, hay un descenso relevante en el número total de delitos que se cometen en todo el estado”, señaló en conferencia el pasado 25 de febrero.

Si bien, la información referida por el mandatario es precisa, con base en registros del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), únicamente hizo alusión a la numeraria “acumulada”, es decir, aquella que incluye delitos de menor impacto como son robos y extorsiones, pasando por alto el rubro de homicidios dolosos.

[relativa1]

De acuerdo con el informe del SNSP, Veracruz volvió a ser castigado por los asesinatos, y en comparación con enero de 2017, los crímenes aumentaron en un 25 por ciento. 94 personas murieron por arma de fuego, 22 por arma blanca y 36 con otro elemento, es decir, a golpes, desmembrados o estrangulados.

La entidad del Golfo de México se ubicó en el séptimo lugar a nivel nacional con mayor número de víctimas por asesinato, solo por debajo de: Chihuahua, Michoacán, Guerrero, Estado de México, Guanajuato y Baja California; y superando a su vez a entidades como Sinaloa y Tamaulipas.

Dicha posición por homicidios dolosos, dista del lugar 13 que Yunes resaltó de Veracruz en la incidencia “acumulada”, que además de secuestros, incluyó robos a vehículos, a transeúntes, abigeato y extorsiones.

Masacres de enero: Arribo del Ejército Mexicano y retenes en la Capital

El fin de semana del 12, 13 y 14 de enero, se consolidó como el más sanguinario en Veracruz con 23 personas fueron ejecutadas. Xalapa vivió, quizá, las 24 horas más violentas en la presente administración con un saldo de diez muertos, nueve de ellos desmembrados y expuestos en un parque del fraccionamiento El Tejar. 

Durante ese fin de semana, los crímenes se distribuyeron en Sayula de Alemán (4), Coatzacoalcos (2), Pánuco (1), Soconusco (1), Acayucan (2), Tihuatlán (2) y Las Choapas (1). Las 23 víctimas fueron personas del sexo masculino.

En Xalapa, el sábado 13 de enero, el primer evento se registró en la calle Encanto, en las inmediaciones del Congreso del Estado. Allí, Luis Ángel Domínguez Márquez, su primo Rodolfo Viveros Morales y un tercer hombre fueron privados de su libertad para después ser ejecutados junto a otras siete personas en eventos diferentes.

A Luis Ángel Domínguez, quien era empleado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) sus victimarios lo ejecutaron de al menos 15 balazos frente a las instalaciones del Poder Judicial de Veracruz, tras un presunto intento por escapar.

Horas más tarde, en el fraccionamiento El Tejar, fue abandonada una camioneta color gris con los cuerpos cercenados de nueves personas, entre ellos el de Rodolfo Viveros. En medio de las extremidades, los responsables dejaron cartulinas con amenazas de muerte contra el titular de la SSP, Jaime Téllez Marié y el director de Operaciones “Gerardo Guzmán”.

Tras estos acontecimientos, el ejecutivo anunció el arribo del Ejército Mexicano a Xalapa, para coordinar un operativo integrado contra grupos de la delincuencia organizada, integrado por fuerzas estatales y federales.

Un día después, el 15 de enero, Jaime Téllez Marié, titular de la SSP informó sobre la creación de ocho retenes a lo largo de la capital veracruzana, llamados “puertos de seguridad y protección ciudadana”; estrategia que fue reprobada por Yunes Linares desde el 01 de febrero de 2017, al criticar su “ineficiencia”.

[relativa2]

Inseguridad, el lastre de Yunes; candidatos a gobernador se adueñan del tema 

La inseguridad y las ejecuciones han sido objeto de críticas a la administración de Miguel Ángel Yunes Linares por políticos de oposición que han hecho hincapié en el compromiso del gobernador, cuando aún era candidato, de resolver este problema en los primeros seis meses de su mandato.

Tan solo en 2017, Veracruz cerró con 1 mil 844 víctimas por asesinato, la cifra más elevada en 20 años que tiene registro en el SNSP. Es decir, los crímenes superaron a los peores años de los gobiernos anteriores, de Javier Duarte de Ochoa y Fidel Herrera Beltrán, respectivamente.

Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo el ejecutivo y precandidato a la gubernatura por la coalición PAN-PRD-MC, ha respondido a cuestionamientos de la prensa, que, en caso de ser gobernador, empleará una estrategia de seguridad distinta a la de su padre.

Cuitláhuac García Jiménez, candidato por la Coalición Morena-PT-PES, se refirió a Yunes Linares como “el gran charlatán”, por no cumplir la promesa de sanear a Veracruz de la inseguridad en 14 meses de su periodo. Aunque el catedrático de la Universidad Veracruzana no ha dejado en claro su plan para combatir este problema, sí ha manifestado que Yunes Márquez tampoco sabrá resolverlo de ser elegido como sucesor de su padre.

En tanto, José Yunes Zorrilla, abanderado de la coalición PRI-PVEM, mencionó los rubros de economía e inseguridad como el mayor problema de este gobierno. Aseguró que tras la llegada de Yunes Linares, la inseguridad “se desbordó”.

[relativa3]

Versión para impresión