• Seguridad

Veracruz: otra semana roja para Miguel Ángel Yunes Linares

  • E-consulta Veracruz
En una semana, el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares no pudo frenar el alza en ejecuciones y violaciones a los derechos humanos.

La semana que concluye representa para el gobierno de Veracruz un retroceso, no sólo por el alza en las estadísticas de personas ejecutadas, sino por la violación de derechos humanos y la falta de sensibilidad para atender temas como el asesinato del periodista de Leobardo Vázquez Atzin, o el desalojo violento de manifestantes de Misantla.

Y es que la respuesta oficial del Gobierno, ante los hechos de violencia, fue pedir a los medios de comunicación “no exagerar” y desmentir que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública agredieran con piedras a supuestos militantes de Morena en Misantla, entre los que había niños y adultos mayores.

Una balacera entre elementos de la SSP encubiertos y elementos de la Fuerza Civil en Jáltipan, la ejecución del delegado de la policía en Rodríguez Clara y un narcomensaje al Gobernador Miguel Ángel Yunes, tras la ejecución de dos mujeres, es parte del “saldo rojo” en los últimos días.

[relativa1]

El pasado miércoles 21 de marzo se reportó el asesinato de Leobardo Vázquez Atzin, comunicador de Gutiérrez Zamora, quien fue asesinado por desconocidos en las inmediaciones de su vivienda, mientras realizaba la venta de comida preparada.

Tras la muerte del periodista, propietario del portal Enlace Informativo Regional, se emitió un comunicado de la Fiscalía General en el que se informó que el ataque se dio mientras realizaba una actividad comercial.

Ese hecho generó reacciones de comunicadores de la región de Papantla, que se manifestaron para exigir que se incluyera como línea de investigación el periodismo, dado que Vázquez Atzin fue amenazado por denunciar la invasión de predios en Tecolutla.

En respuesta el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pidió a los medios “no exagerar” por el boletín emitido por la Fiscalía, y aclaró que el periodismo era considerado una línea de investigación.

“Primero se está investigando, segundo de inmediato se dio protección a la familia y la propia familia ya lo reconoció; tercero, el hecho de dar a conocer que el señor se dedicaba a un negocio de comida no tiene nada de malo, yo no sé porque han querido satanizar ahora el hecho de que el señor se dedicará atender una taquería” afirmó en entrevista en Boca del Rio, en el marco del banderazo de inicio de la construcción de la avenida Urano.

Ese mismo día se reportó que un operativo “encubierto” fue frustrado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en el municipio de Jáltipan, lo que dejó como saldo tres policías heridos.

La versión oficial, detalla que tres policías actuaban de manera encubierta porque investigaban al chofer de un taxi, quien al percatarse que lo seguían opto por refugiarse en el Palacio Municipal, y pedir apoyo a los elementos locales, bajo el argumento de que "lo querían matar".

El hecho alertó a los policías, pues se pensó que se trataba de un intento de levantón o secuestro, por lo que abrieron fuego contra la fuerza especial, resultando tres heridos.

Un día después, se dio un desalojo violento de manifestantes quienes tomaron en puente Palchan, que comunica a Misantla con la carretera a Xalapa.

[relativa2]

Después de cuatro horas de mantener cerrada la vialidad como medida de protesta, ante la privatización del agua, arribaron al lugar granaderos que al intentar desalojar el espacio recibieron pedradas.

Los policías usaron los toletes, escudos y las piedras para contratacar a los manifestantes dejando a varias personas heridas.

A través de un comunicado el gobierno del Estado señaló que tras agotar el diálogo se liberó la carretera Misantla-Xalapa, y responsabilizó a militantes de Morena, encabezados por el excandidato a presidente municipal Álvaro Jiménez García, del cierre de la vialidad.

Fotografías y videos que se hicieron circular en redes sociales, tomados durante el enfrentamiento, muestran a los policías antimotines atacando a los manifestantes.

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, negó que los oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado agredieran a pedradas a los manifestantes que bloquearon el jueves la carretera que va de Xalapa a Misantla.

Los policías, dijo, recibieron los golpes de los manifestantes que, reiteró, militan en el partido Morena.

Este viernes se reportó la muerte de cuatro personas, que se desempeñaban como obreros y elementos de seguridad privada que fueron asesinados en el interior de una bodega del fraccionamiento Valle Real.

Dos trabajadores de la constructora Casas Carpín, fueron ultimados a golpes y posteriormente envueltos en cobijas.  Javier Dorante Córdoba y Alfonso Carmona González, trabajadores de la empresa de seguridad Corporativo Adcover S.A. de C.V. se percataron de la agresión, por lo que también les quitaron la vida.

Por la noche del mismo día se reportó la muerte de Gregorio Agustín Cruz, subdelegado de la SSP, con base en Juan Rodríguez Clara, quien fue emboscado en el  municipio de José Azueta.

Información oficial revela que los hechos se registraron sobre la carretera Estatal Cujuliapan – Tesechoacan donde fueron atacados por un comando que ya los esperaba en la vía de comunicación.

Durante la madrugada de este sábado se reportó el hallazgo de los cuerpos de dos mujeres, en la colonia Nueva Imagen de Coatzacoalcos, junto a los cadáveres fue hallado un mensaje escrito en cartulina en que se amenaza al Gobernador.

El mensaje reta al gobierno a subir la recompensa para localizar a Sergio Enrique Calderón Quintanilla, presunto líder de los Zetas en Veracruz, además de que amenaza con seguir ejecutando a integrante de otros grupos criminales.

[relativa3]

Versión para impresión