• Estado

La abundancia de los Duarte, del romance a la distancia y la desgracia

  • La Silla Rota
¿Cómo se cosechó esta historia de amor que terminó en uno de los casos de desvío de recursos públicos más grandes del que se tenga registro?

Rodrigo Gutiérrez | La Silla Rota

La ex primera dama de Veracruz, Karime Macías Tubilla podría tener en meses próximos el mismo destino que su esposo, Javier Duarte, exgobernador, una vez que sea Emitida la ficha de la Interpol y con la ubicación exacta de su residencia actual conocida.

A Karime se le señala como una de las principales cómplices de Duarte en la red de corrupción que desfalcó al estado de Veracruz, entre otras maneras, a través de empresas fantasma.

Pero, ¿cómo se cosechó esta historia de amor que terminó en una de los casos de desvió de recursos públicos más grandes del que se tenga registro?

[relativa1]

El romance universitario

Hija de Antonio Macías Yasegey y María Virgina Yazmín Tubilla, Karime conoció a Javier Duarte cuando estudiaban la licenciatura de Derecho en la Universidad Iberoamericana, según datos del Registro Nacional de Profesionistas.

El encuentro entre Karime y Javier fue mediado por Moisés Mansur Cysneiros, uno de los entrañables compañeros de universidad de Javier y quien ahora es acusado de ser uno de sus prestanombres.

En las instalaciones de dicha universidad habría sido donde Macías y Duarte comenzarían su historia juntos.

En 2001, Karime consiguió su cédula profesional, mientras que Duarte de Ochoa lo hizo un año después en 2002.

La pareja se casó cuando Duarte fungía como subsecretario de finanzas en la administración estatal de Fidel Herrera.

Tras contraer matrimonio, Karime y Javier procrearon tres hijos: Javier, Carolina y Emilio.

Después de ser diputado federal y al ganar las elecciones como gobernador de Veracruz en 2010, la pareja, ya con los ojos de la opinión pública sobre ellos, siempre se mostraron cercanos y sonrientes.

[relativa2]

La distancia

Sin embargo, a mitad de su sexenio y ante el declive de su administración, se percibió un distanciamiento entre ambos.

Incluso, en una fotografía que data de noviembre del 2014 se observa que cada uno está con su celular y en lo suyo, retirados uno del otro, durante un vuelo en el estado que gobernó Duarte de Ochoa.

Ya al final de su administración y con las acusaciones hasta el cuello, varios medios locales señalaban la relación de Duarte y Macías únicamente como socios y no como esposos.

Tras la huida de Javier de Veracruz, la persecución en su contra y la captura en Guatemala el distanciamiento fue evidente.

Días después de la detención de Duarte, Karime fue vista en el aeropuerto El Dorado, de Colombia, rumbo a Londres, en un vuelo de la aerolínea Avianca.

Macías nunca fue a visitar a Duarte en la prisión guatemalteca, incluso le han cuestionado sobre la ausencia de su esposa como un apoyo moral, pero Javier no responde nada al respecto.

El rumor de su separación se dio luego de su captura en Guatemala, pues en un programa de radiofónico, en Radio Fórmula, se dijo que Macías Tubilla presuntamente comenzó con las gestiones de divorcio del ex gobernador.

Sin embargo, dicha ruptura nunca se hizo realidad de forma legal.

Hoy, Macías se encuentra en Londres, Inglaterra, gastando un millón 600 mil pesos mensuales, viviendo a un kilómetro del Palacio de Buckingham en un departamento de 120 millones de pesos, asistiendo a gimnasios, tiendas de ropa exclusivas y mandando a sus hijos a las mejores escuelas de Reino Unido.

Mientras su esposo, Javier Duarte espera que avance su juicio desde el Reclusorio Norte, en la Ciudad de México.

[relativa3]

Versión para impresión