• Estado

Con Yunes, empresarios terminaron en casas de empeño

  • Miguel Ángel León Carmona
“Nunca nos habían tratado así. Yo solo peleo mi trabajo”, reclama Rosaura, proveedora de gobierno, desde un plantón en la oficina de Yunes

Xalapa, Ver. – Desde 1998, Rosaura Clotilde Montes rentó vehículos al gobierno de Veracruz y nunca -asegura- tuvo adeudos hasta el “desorden” en la administración de Javier Duarte. “Miguel Ángel Yunes nos prometió en campaña que eso quedaría saldado, pero solo jugó con nosotros. Hoy mis casas, carros y joyas pararon en casas de empeño”, se lamenta.

La mujer xalapeña es miembro de la sociedad de empresarios SOS que -cansados por adeudos estatales que rebasan los 500 millones de pesos- montaron un plantón en la oficina del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Ahí se quedarán, advierten, “hasta que alguien venga con nuestros cheques y nos paguen”.

Rosaura y su grupo compraron refrescos y tortas de jamón para acomodarse en el suelo hasta recibir una respuesta oficial. La última escena similar se dio en noviembre de 2016, cuando el hijo del gobernador, Miguel Ángel Yunes Márquez, tomó esas instalaciones acompañado de alcaldes panistas-perredistas que exigían el pago de recursos estatales.

En 2016, el entonces mandatario interino Flavino Ríos desapareció de las instalaciones de gobierno. Este 16 de julio, la protesta de los empresarios coincidió cuando Yunes Linares se asomaba en el balcón junto con su secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. Pero al ser vistos por los inconformes ambos se resguardaron en las oficinas estatales.

[relativa1]

La acción de Yunes y Franco provocó que los proveedores subieran hasta la oficina del gobernador -en el segundo piso – para pedir una respuesta. Personal de esa dependencia propuso a los manifestantes una cita para el 19 de julio, pero ellos la rechazaron.

“No nos vamos a ir. Como vimos que alguien hizo esto, tomó palacio y durmió aquí, creemos que también podemos quedarnos aquí en la que es la casa de los veracruzanos”, señalaron los empresarios, en alusión a la protesta de 2016, que fue respaldada por el excandidato a la presidencia, Ricardo Anaya Cortés.

“No somos empresarios fantasmas, gobierno reconoce nuestra deuda, pero no paga”

Desde la sala de la oficina de Yunes, Rosaura Montes o “Cotty” como le llaman sus compañeros explica que a inicios de la presente administración ellos se reunieron con el mandatario estatal y reajustaron la deuda institucional, que pasó de los 11 a 5 mil millones de pesos, luego de que fueran descartadas las empresas llamadas fantasma o fachada.

“Respaldamos la decisión del gobierno, pero nosotros no somos dueños de empresas fantasma”, sostiene Rosaura y explica que desde la administración de Miguel Alemán Velasco (1998-2004) rentó flotillas de vehículos para el traslado de personal y nómina en diferentes dependencias de gobierno.

La dueña de “Montes renta de autos” refiere que en 2015 el gobierno de Veracruz dejó de pagar por los servicios de su empresa y en consecuencia, interpuso tres demandas por casi 4 millones de pesos, que ganó en la administración de Miguel Ángel Yunes Linares.

[relativa2]

“En 2016, estando Yunes en campaña, muchos proveedores nos manifestamos y nos citó a un desayuno en el hotel Fiesta Inn, en Xalapa. Nos dijo que él iba a pagar y que los que demandaran íbamos a ser los primeros porque él no se iba a apartar de la orden de un juez. Yo continué con mis procesos, gané y desde entonces las dependencias que me deben recurren a amparos para evadir su responsabilidad”, criticó.

En entrevista con el abogado de “Montes rentas de autos” Noé Velasco González, explicó que en los tres procesos legales ha habido sentencias condenatorias en favor de su cliente. Sin embargo, las dependencias involucradas, Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y de Turismo (SECTUR) han recurrido a la promoción de amparos para, “darle largas al pago”.

“Tenemos un proceso por de 600 mil pesos, que realmente no es una suma fuerte de dinero, y ni si quiera eso quieren pagar”. A juicio del jurista, la administración de Yunes pretendería heredar la deuda al gobierno del morenista, Cuitláhuac García Jiménez.

 “Aquí el detalle es que la deuda sigue aumentando y esto sería un prejuicio para el patrimonio del estado, porque ese recurso saldrá de nuestros impuestos. Al final los pagos del gobernador se quedaron como una promesa de campaña”, expresó.

Rosaura agrega que mientras su deuda se encuentra en litigio, tampoco ha sido considerada en nuevas licitaciones en la administración de Yunes Linares. “A nosotros ya nos contratan, nos descalificaron de manera automática. El trabajo está monopolizado en unas cuantas empresas que ni son de Veracruz. Y los que son de aquí son seleccionados”.

“Estamos ahogados financieramente, mis bienes fueron a dar a casas de empeño”

Rosaura comparte que durante sus litigios para recuperar el dinero que espera del gobierno estatal, ella montó un restaurante-bar en el centro de Xalapa, mismo que -debido a deudas con financiadoras- terminó por vender a bajo precio.

[relativa3]

“Estamos en ahogados financieramente; en las casas de empeño he dejado joyas, carros, casas y maquinaria y lo que sea para sobrevivir. Con todo eso se ha ido pagando, pero todo se va en intereses.

Son las 20:30 horas y Rosaura ni sus compañeros han recibido una respuesta de parte del ejecutivo estatal. Yunes Linares no ha figurado en plazas públicas ni en transmisiones de Facebook Live, como era en él habitual hasta antes de las elecciones del 01 de julio.

Rosalba desde la oficina de Yunes Linares se lamenta.  “Tengo un hijo de 16 años que le ha afectado terriblemente. Porque era un niño que estaba acostumbrado a lo que toda la vida yo le di y de la noche a la mañana lo tengo que restringir. Hay niños que no están en esta situación, pero no es su culpa yo lo acostumbré a algo que ahora no puedo darle”, concluye.

Versión para impresión