• Estado

Por falta de pago, empresarios montan plantón en oficina del gobernador

  • Arantxa Atl
Los empresarios montaron guardia en la sala de la oficina del gobernador, de donde -dijeron- "sólo nos vamos si nos pagan"

Xalapa, Ver.- Empresarios veracruzanos determinaron realizar un plantón en la salsa de la oficina del gobernador en el Palacio de Gobierno, de donde no se retirarán –sentenciaron- hasta que les paguen el adeudo que el Estado arrastra desde la administración de Javier Duarte de Ochoa, y que generó en la nueva administración.

“No nos vamos a ir, créanme que no hubiéramos visto que alguien hizo esto y tomó palacio y durmió aquí, y como ya vimos que sí se puede, creemos que podemos quedarnos aquí en la que es la casa de los veracruzanos”, refirió el constructor Jesús Castañeda Nevaréz.

[relativa1]

A la sala ingresaron comida, agua y refrescos; incluso, añadieron que mandarían a traer hasta las cobijas de ser necesario, y aclararon que se entrevistarán “de frente con el que traiga el cheque”, para poderse ir “tan tranquilos y tan amigos como siempre”.

Los empresarios resaltaron que no quieren salir de ahí porque afuera están los acreedores listos para cobrarles, y ya no pueden seguir dando largas a quienes también confiaron en ellos y ahora no tienen con qué pagarles.

Además criticaron que mientras los medios de comunicación los entrevistaban en las afueras del Palacio de Gobierno, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se asomó al balcón con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, sin embargo, no hubo espacio para audiencia.

[relativa2]

"Nos hace sentir mal, porque pareciera que no existimos, nos sentimos incoloros, insípidos, ignorados completamente, y nos afecta porque por lo menos habernos recibido habría sido un aliciente de sentirnos escuchados, pero si ni a eso tuvimos derecho pues nos quedamos aquí”.

Por ello reiteraron que tampoco exigirán una reunión con Yunes, pues podría interpretarse como un capricho por entrevistarse exclusivamente con él.

Finalmente reiteraron que no se moverán de la sala porque podrían arriesgarse a que los saquen del inmueble, y la consigna es "sólo nos vamos si nos pagan, ni siquiera que nos reciban, que nos paguen".

Foto de portada: Alan González

Versión para impresión