• Seguridad

Inseguridad arrasó con líderes sindicales; van 9 asesinatos en el gobierno de Yunes

  • Fernanda Castillo
El sindicato más atacado ha sido el CTM, sin embargo, hasta líderes cañeros fueron víctimas de la violencia

Xalapa, Ver. -Nueve líderes sindicales, o sus hijos, han sido asesinados en el último año y medio en Veracruz, el caso más reciente fue el de Marjorie Oropeza Núñez, dirigente de la Alianza Sindical ASTRAC-CTM del municipio de Agua Dulce, al sur de Veracruz.

Los líderes de trabajadores, en su mayoría afiliados al Partido Revolucionario Institucional (PRI), fueron ultimados durante el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares, sin que a la fecha la Fiscalía General del Estado (FGE) de cuenta de los avances de las investigaciones.

Reportes de la prensa, confirman que es la agrupación Alianza Sindical, de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) la más golpeada, pues tres de sus líderes, entre ellos Marjorie Oropeza -quien alertó amenazas en su contra-, perdieron la vida de manera violenta.

[relativa1]

Líderes de la CTM principales blancos de la delincuencia

La ola de violencia inició el 28 de septiembre del 2017, en la comunidad de Villa Cuichapa, en el municipio de Moloacán. Allí sujetos que viajaban en motocicletas atacaron con tres balazos a Raquel Ramírez Rodríguez, en las inmediaciones de las oficinas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Raquel Rodríguez Ramírez, creó el sindicato de Trabajadores de la Construcción General (ASTRACG), que peleaba con la Coalición de Sindicatos integrada por la CROC, CTM y FATEV, por los contratos con la empresa Servicios de Extracción Petrolera Lifting de México.

Una semana antes de su asesinato se confrontó con el líder de la coalición de obreros denominada “Mártires de Chicago”, que representa Albino Luis Jiménez, quien también peleaba por la asignación de contratos petroleros.

El 4 de octubre del 2017, en Agua Dulce, fue asesinado Samuel Calderón Córdoba en el interior de su domicilio de varios impactos de bala; quien en 2014 habría sido acusado del asesinato del joven Antonio Gómez Salaya.

El trabajador de la CTM era yerno de Marjorie Oropeza, acribillada este 27 de agosto, quien subió a redes sociales un mensaje en el que alertaba al gobierno de Veracruz de la violencia en la región sur. “Nos matan como a perros”, recriminó en su cuenta de Facebook.

En el vídeo que subió a su red social, lamentó la muerte de su yerno y de Raquel Ramírez Rodríguez, “tengo miedo, señor gobernador, tengo miedo de que la siguiente asesinada sea yo”, dijo.

[relativa2]

La líder planteó que los asesinatos a dirigentes estaban vinculados al arribo de nuevas inversiones al sur de Veracruz, intereses muy fuertes, dijo, que buscan quedarse “con la franja de oro del empleo”, denunció.

El mensaje fue ignorado, y ella fue acribillada mientras sostenía una reunión con algunos obreros cerca de su domicilio, en una caseta de vigilancia que ella misma había colocado por amenazas en su contra. Sujetos a bordo de motocicletas dispararon contra ella hasta en 11 ocasiones.

En marzo de este 2018, fue ejecutado el líder transportista José Luis F. N., de 36 años de edad, quien radicaba en Villahermosa, Tabasco, pero era afiliado a la CTM, organización priista. Su ejecución se dio al interior de un restaurante en donde se desarrollaba una reunión de la Confederación de Trabajadores.

Hijo de líder de la CTM también fue acribillado

En febrero de 2018, fue ejecutado Édgar Bumas, hijo del líder sindical de la CTM de Nanchital, Jorge Bumas, en el municipio de Coatzacoalcos, Veracruz.

El vehículo en el que viajaba el joven se impactó contra un muro en la calle de Abraham Zabludovsky, frente al estacionamiento de la Plaza 104, en la colonia Fovissste, donde los sujetos lo alcanzaron y le dispararon. Un hombre y una mujer que estaban cerca del lugar resultaron heridos y fueron trasladados en ambulancia de la Cruz Roja a un hospital.

FATEV también perdió dos líderes

Dos Integrantes de la Federación Auténtica de Trabajadores del Estado de Veracruz (FATEV), en el sur del Estado, también fueron asesinados.  El pasado 16 de julio de 2018, murió en el municipio de Las Choapas, Filadelfo Espinosa Hernández, quien fue ultimado en sus oficinas ubicadas a un costado de la carretera Las Choapas–Cuichapa. El líder fue asesinado por sujetos que viajaban en motocicletas.

[relativa3]

Apenas una semana atrás, el 6 de junio, el dirigente del sindicato de taxistas adheridos a la FATEV de Acayucan, Claudio Gómez Waldestrand, fue asesinado. Los hechos ocurrieron afuera de su domicilio, ubicado en la carretera Transístmica, donde hombres fuertemente armados lo atacaron delante de su familia.

Líderes cañeros, más víctimas

El 14 de julio del 2017, en el municipio de Yanga, ejecutaron al dirigente de la Unión Cañera Democrática del ingenio San José de abajo, Jesús Ramos Velázquez, quien fue privado de la vida por desconocidos armados en el camino de terracería a la altura de la comunidad Los Mangos. Tres de sus hijos resultaron lesionados durante la emboscada del líder cañero.

Cabe mencionar que en marzo de ese mismo año, murió el comunicador Ricardo Monrui, quien fue jefe de prensa de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar CNC. Fue ejecutado por dos personas desconocidas cuando abordaba su vehículo.

En ese mismo año, durante el mes de febrero, murió Norberto Echavarría Ortiz, dirigente de la CNPR del ingenio Central Motzorongo, esposo de la expresidenta municipal de Tezonapa, Adanery Medina Guerrero, y quien aspiraba a la alcaldía.

 

Versión para impresión